• WhatsApp Image 2017-05-08 at 5.18.35 PM
  • LaMartinizing
  • van
  • whatsapp_image_20170131_at_4.46.59_pm

Rastros de selva tropical en la Antártida

Cálidas corrientes marinas y un exceso de gas carbónico propiciaron el crecimiento de una selva tropical en la Antártida hace 52 millones de años. ¿Se puede leer el futuro del clima terrestre en el pasado del planeta?

Según un estudio publicado este miércoles (1.8.2012) por la revista Nature, buena parte de las costas del continente antártico estuvieron pobladas por frondosos árboles hace 52 millones de años; cálidas corrientes marinas y un exceso de gas carbónico propiciaron el crecimiento de los mismos. Los autores del estudio, científicos de la Universidad de Fráncfort y del Centro de Investigación de la Biodiversidad y del Clima (BiK), informaron que habían encontrado esporas y polen propios de las selvas tropicales al analizar el suelo marino de la Antártida a mil metros de profundidad.

Pese a la difusión que se le ha dado al conocimiento acumulado sobre la historia geológica y climática del planeta, este tipo de hallazgos sigue siendo motivo de asombro para muchos; el pasado 10 de julio, otro grupo de investigadores alemanes acaparó titulares cuando anunció que había descubierto gigantescas reservas de agua dulce bajo las áridas tierras del norte de Namibia. Mientras tanto, los menos impresionables se preguntan: ¿qué relevancia tienen estas revelaciones para la ciencia?

 

 

 

¿Un hallazgo con lecciones para el futuro?

En el caso de la selva bajo el hielo antártico, el climatólogo de la alma máter de Fráncfort Jörg Pross sostiene que el análisis del pasado le permite a los especialistas elaborar un pronóstico sobre el futuro comportamiento del clima en la Tierra. “Si la actual cantidad de emisiones de anhídrido carbónico no se reduce, la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera alcanzará en pocos siglos los niveles que tenía hace 52 millones de años”, advirtió Pross. Otros expertos en la materia disienten.

“Aunque hoy somos testigos de fenómenos climáticos que se desarrollan más rápidamente que en otras épocas, hace 52 millones de años había una concentración de gas carbónico en la atmósfera mucho mayor que la que podríamos llegar a tener en los siglos venideros”, asegura Mojib Latif en entrevista con Deutsche Welle. Latif es especialista en meteorología marítima, circulación oceánica y dinámicas del clima, en el Instituto Leibniz para las Ciencias Marítimas de la Universidad de Kiel (IFM-GEOMAR).

“Uno no puede decir que las condiciones climáticas que reinaban en aquella era volverán a presentarse en los próximos siglos debido al calentamiento global que experimentamos hoy. Desde luego, mientras más datos tengamos sobre el pasado del planeta, mejor podremos conocer el mundo en el que vivimos”, acota Latif, poco sorprendido por los hallazgos más recientes de sus colegas en el Antártico y en África. “Después de todo”, dice este experto de Kiel, “ya sabíamos que hace 6.000 años el desierto del Sahara era una superficie verde surcada por ríos”.

Autor: Evan Romero-Castillo

Editora: Rosa Muñoz Lima

Fuente:   http://www.dw.de/dw/article/0,,16138676,00.html

Comentar