• WhatsApp Image 2017-05-08 at 5.18.35 PM
  • LaMartinizing
  • van
  • whatsapp_image_20170131_at_4.46.59_pm

El día que FAS perdió y ganó el amor

Juan Pablo Saint Girons y Aida el día de su boda.

Por: Karen Iveth Cabrera

Juan Pablo Saint Girons y Aida el día de su boda.

Juan Pablo Saint Girons y Aida el día de su boda.

El 14 de octubre de 1940, en Rosario, Argentina, nace Juan Pablo Saint Girons, hijo de padre francés y madre argentina. Un niño que con tan sólo 7 años empieza a jugar fútbol y no tarda en destacarse en las ligas menores. Tiempo después juega 3 años en el equipo Newell’s Old Boys (el equipo de sus amores), en la ciudad de Rosario, en el cual demostró su talento para el balompié hasta sus 18 años.

Con tan sólo 19 años (1960), llega a El Salvador a unirse a la plantilla de Club Deportivo FAS como delantero, siendo éste, el jugador extranjero más joven fichado por un equipo en la historia del fútbol nacional.

Fue El Salvador el único país donde jugó en las ligas mayores como profesional; dos temporadas en las cuales logró dos sub campeonatos con el equipo tigrillo.

Su carrera recién arrancaba y parecía indicar que el delantero argentino tendría un éxito rotundo en las canchas de futbol profesional; y así fue, aunque con un desenlace completamente distinto al que muchos imaginan, ya que su carrera profesional duró solamente dos años y la hizo en El Salvador.

A los 22 años,  deja las ligas mayores y se regresa a Argentina, donde trabaja como empleado de la banca.

Conoce a su gran amor por azares del destino, ya que necesitaba de un doctor, al llegar a casa de éste, y es recibido por una señorita (hija del doctor) que le robó el corazón inmediatamente. Tiempo después se la encuentra, conversan y posteriormente decide visitarla a su casa; tiempo después decide que quiere formalizar la relación con ella y casarse, es justo en ese momento donde por parte del ahora suegro escucha la interrogante que le cambiaría la vida por completo, ¿Mi hija o el fútbol?, es por esa razón que se regresa a trabajar a su natal país.

“Mi suegro me mató, prácticamente me obligó a dejar el fútbol a los 21 años y buscarme otro trabajo si quería casarme con su hija”.

Acepta las condiciones de su suegro y se regresa a Argentina a buscar empleo y se destaca como empleado de la banca, regresa a El salvador y le dice al suegro que cumplió lo que había prometido y que era el momento en que debía él cumplir; y es así como Juan Pablo Saint Girons, se casa con la santaneca de nombre Aida.

Juan Pablo siguió practicando el fútbol de manera aficionada “arrepentido de haber dejado el fútbol estoy desde el primer día” dijo.

Es en Santa Ana, dónde conoce a la mujer que le cambió la vida por completo y por la cual dejó para siempre el fútbol profesional como jugador y con la que después de 53 años de matrimonio, comparte y disfruta de 4 hijos y 7 nietos.

Comentar