CENTA capacita el combate del pulgón

CENTA capacita el combate del pulgón

El sorgo es uno de los cultivos que siempre se ha caracterizado por ser resistente a las plagas, sin embargo, ante los efectos del cambio climático y la consecuente falta de lluvias, el pulgón amarillo del sorgo puede afectar al cultivo si no se utilizan medidas preventivas para su control.

Ante esta amenaza, la agencia del Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal “Enrique Álvarez Córdova” (CENTA) desarrolló una capacitación con pequeños agricultores del cantón La Perla, en el municipio de Jicalapa, en el uso de métodos de control biorracionales, como la tecnología elaborada con harina de pan, jabón líquido, sal común y aceite vegetal.

El coordinador de la agencia, Néstor Madrid, asegura que el pulgón amarillo del sorgo es una plaga de importancia económica en el cultivo, que al no controlarse puede ocasionar pérdidas hasta del 70 por ciento, “por ello estamos capacitando en la elaboración y aplicación de productos biorracionales para su control o prevención”, dijo.

Madrid les enfatizó en que no deben esperar a que el pulgón llegue al cultivo, pues tiene una elevada capacidad de reproducción: la hembra, sin necesidad de un macho, da origen a muchos individuos (50 a 100) y en una semana son capaces de dañar tallos, hojas y panojas, al succionar la savia; de ahí la importancia de muestrear constantemente el cultivo y realizar aplicaciones del biorracional, a partir de los 20 días de sembrado.

La metodología utilizada en la jornada fue de aprender haciendo, es decir, que los mismos agricultores prepararon el biorracional, utilizando 5 copas (de 25 cc) de harina de pan, 3 copas de sal común, 2 copas del jabón líquido y media copa de aceite. Todos estos ingredientes se disolvieron con agua, se colaron y fueron depositados en la bomba hasta alcanzar los 17 litros de su capacidad.

Además de las indicaciones de cómo preparar la tecnología biorracional, Madrid les indicó cómo debe aplicarse, iniciando al contorno del cultivo, rociando el envés de las hojas (de abajo hacia arriba), pues es ahí donde se aloja el pulgón. Este producto debe aplicarse cada ocho días hasta que inicia la floración, a partir de los 20 días de sembrado el cultivo.

Yoni Dagoberto Mejía comentó que es la primera vez que utiliza el biorracional en sus parcelas de maicillo (sorgo) CENTA RCV, “y con estas capacitaciones que nos están dando hemos logrado que el maicillo esté más aseado, pues además hemos aplicado el caldo ceniza que nos ha ayudado bastante”.

Agrega que “a partir de este año, con el apoyo del CENTA, hemos iniciado con productos orgánicos y he visto la diferencia en cuanto el desarrollo de los cultivos y en lo económico”, pues son productos que además del pulgón del sorgo, han controlado los trips y la mosca blanca en sandía, otro de los cultivos de importancia económica en la zona.

Esta tecnología biorracional es importante porque no mata los controladores biológicos del pulgón, tales como las mariquitas y el león de los áfidos; se puede utilizar en todo el ciclo del cultivo y en otros; no contamina el ambiente y está al alcance de las pequeñas familias productoras.

Deja un comentario