VENEZUELA Y LA CRISIS HEGEMONICA MUNDIAL

VENEZUELA Y LA CRISIS HEGEMONICA MUNDIAL

La presente crisis en Venezuela, ya no depende de las fuerzas internas, sino de las fuerzas ejercidas por los grandes bloques hegemónicos mundiales. Venezuela, bajo una tiranía manifiestamente impopular e ilegítima, sólo es mantenida por los intereses mundiales de Rusia, China e Irán y sus aliados, en disputa hegemónica con Estados Unidos, con la posibilidad de convertir a Venezuela en una región inestable como Siria lo es actualmente y, existiendo el riesgo de una diseminación del conflicto, a las áreas de influencia del ALBA.

Venezuela ha tejido una red de alianzas regionales con países pequeños, a partir de los proyectos ALBA y Petrocaribe. Y, con países hegemónicos gracias a su posición de país exportador de petróleo y su geografía, brindando bases y puntos de expansión geopolítica, contraria a los Estados Unidos y sus aliados. Si no fuera por todo este entramado internacional, Venezuela hubiera sido fácilmente condenada en el foro internacional, pero no lo ha sido. Cualquier sanción contra Venezuela en la ONU, se topará con el veto de Rusia y China. Y si es en la OEA, Venezuela tiene la mayoría, gracias a los países que están dentro del ALBA (incluyendo a El Salvador) aunque se le hayan retirado algunos ya.

Nicolás Maduro al desconocer la legitimidad del Congreso y nombrar una Constituyente, al ser electo sin la participación de la oposición, estableció su propia ilegitimidad, pues no cumplió los requisitos constitucionales para un nuevo período y, al juramentarse Juan Guaidó, éste no lo hizo frente al Congreso y de allí deriva su ilegitimidad, por lo que son dos situaciones de fuerza enfrentadas y sostenidos por potencias extranjeras.

Internamente Nicolás Maduro, está sostenido únicamente por la Fuerza Armada y las Milicias. Desde la muerte de Hugo Chávez, el pueblo venezolano, ha buscado un cambio a su crisis social, sin embargo, la mediación internacional, sólo le ha dado respiros al régimen, pues mientras se le afloja la presión internacional, el régimen cierra más los espacios internos a la oposición.

Los intereses de Rusia y China en Venezuela son geopolíticos, pues teniendo un aliado en Maduro, se aseguran un obstáculo en Latinoamérica a la influencia estadounidense, con las ventajas geoestratégicas que esto conlleva. Lo mismo Irán, que ve en ese país, su base para la expansión islamista en el continente americano.

Rusia, no tiene la capacidad de ayudar  económicamente a Venezuela, pero sí de apoyar política y diplomáticamente a ese país. Putin suele ser muy leal con sus aliados, como lo ha hecho con Bashar Háfez al-Ásadn en Siria y, de allí que se considere que Venezuela podría convertirse en la Siria de Latinoamérica. Rusia, para convertirse en la potencia que fue la Unión Soviética, debe de romper el cerco que se estableció sobre ella durante la Guerra Fría y de allí su interés en el medio oriente y hoy, en Venezuela. China, será más cauta y podría conformarse con salvaguardar sus intereses en la región.

El ultimátum que le han dado varios países europeos a Maduro, para la celebración de nuevas elecciones en Venezuela, es una salida a la actual crisis, sin embargo, parece que el régimen, no ha desarrollado todo su potencial de defensa, pues aún no ha hecho uso de todo su potencial militar y al parecer, aunque existen algunas disidencias, éste se mantiene cohesionado y esto es por la ideologización lograda por el chavismo.

La crisis venezolana, no será resuelta por los venezolanos, sino por los acuerdos a que puedan llegar las grandes potencias hegemónicas, los venezolanos sólo pondrán la sangre, que ya se derrama en las calles de Caracas, buscando sólo libertad y bienestar.

 

Por      Lic. Fernán Camilo Álvarez Consuegra

Deja un comentario