Taiwán: fresca vitalidad para la salud mundial

Chiu Wen-ta 
Ministro de Sanidad 
República de China (Taiwán)

Taiwán, situada en el nexo del noreste y el sureste de Asia, es la décimoctava economía del mundo, está llena de vitalidad y posee un fuerte espíritu humanitario de generosidad. Desde que fuera invitado a participar en la Asamblea Mundial de la Salud en el año 2009, Taiwán cuenta con mayores oportunidades para la cooperación internacional en asuntos sanitarios, y ha acatado sin reservas el  principio humanitario de que las enfermedades no conocen de fronteras, adhiriéndose con entusiasmo a los esfuerzos por salvaguardar la salud en el mundo. Taiwán lo hace no solo para cumplir con sus obligaciones como miembro de la comunidad internacional, sino también porque puede aportar fresca vitalidad a los esfuerzos por mantener la salud de nuestra aldea global.

Taiwán se ha mantenido firme en su apoyo a la ayuda humanitaria internacional y a la actividades sanitarias durante los últimos años. Tanto nuestro Gobierno como nuestro pueblo han tomado parte activa en diferentes intercambios de ayuda médica y sanitaria en todo el mundo. Por ejemplo, en los últimos años la organización Acción Sanitaria Internacional Taiwán (TaiwanIHA) ha viajado por el mundo para ofrecer rescate de emergencia y socorro a los países que han sufrido desastres naturales, como es el caso de Haití.

También hemos compartido con éxito nuestras experiencias y conocimientos a través de las delegaciones y brigadas médicas que atienden diferentes afecciones en países amigos, como es el caso de El Salvador, donde recientemente un grupo de médicos taiwaneses realizaron una jornada de operaciones oftalmológicas, y atención urológica y ortopédica.

Como miembro de la comunidad internacional, Taiwán ha acumulado una gran cantidad de experiencias exitosas y ha obtenido grandes ventajas en materias como el seguro nacional de salud, la tecnología sanitaria y la prevención y el control de epidemias. La Organización Mundial de la Salud, dependiente de las Naciones Unidas, eligió el “seguro nacional de salud” como tema para su Informe Sanitario Internacional 2010, lo cual indica la importancia de que la comunidad mundial de salud pública se haya unido recientemente para establecer un sistema de seguro sanitario bien desarrollado.

Desde su implementación en 1995, el sistema de seguro nacional de salud de Taiwán ha recurrido a la utilización de primas relativamente bajas para cubrir los servicios ambulatorios y de hospitalización. Con una tasa de asegurados de más del 95 por ciento, ha alcanzado el objetivo de dar cobertura a toda la población y de facilitar el acceso a la atención médica gratuita. Además, ha salvaguardado el derecho a recibir asistencia médica para los grupos minoritarios y los enfermos y heridos de gravedad.

Como principal fabricante de productos de información y comunicación para el mundo, Taiwán posee una base sólida para el desarrollo de la tecnología sanitaria. Hemos desarrollado una pericia de talla mundial en biochips, material biomédico, informática biomédica e ingeniería médica y farmacéutica. Ello nos ha permitido implementar la gestión de registros médicos electrónicos y la práctica de asistencia sanitaria a distancia, mejorando en gran medida las normas de seguridad y tratamiento para los pacientes, reduciendo al mismo tiempo los costes del seguro nacional de salud.  

Debido a que los Reglamentos Sanitarios Internacionales de 2005 están siendo implementados en todo el mundo, Taiwán es ahora capaz de recibir información oportuna sobre epidemias y seguridad alimentaria, de manera que puede contribuir a salvaguardar la salud pública en la región de Asia-Pacífico. Estamos dispuestos a compartir la responsabilidad conjunta con la comunidad internacional para ofrecer información rápida y contribuir con nuestros recursos y experiencia al establecimiento de una red de seguridad para la salud pública tanto en la región de Asia-Pacífico como en todo el mundo. 

En el futuro, continuaremos invirtiendo recursos, así como promoviendo y tomando parte en diferentes actividades sanitarias internacionales. Alentaremos también a nuestros estudiantes, a los profesionales de la medicina y a las ONGs para que forjen vínculos más estrechos con asociaciones y grupos académicos en sus respectivas áreas de especialización. Además, trabajaremos para promover los Objetivos de Desarrollo del Milenio para la cooperación sanitaria establecidos por las Naciones Unidas, con la intención de ocuparnos de la prevención y el control de enfermedades transnacionales contagiosas y no contagiosas. Ello demostrará el poder blando de Taiwán y la fresca vitalidad que aporta al esfuerzo en beneficio de la salud en todo el mundo.

Deja un comentario