• WhatsApp Image 2017-05-08 at 5.18.35 PM
  • LaMartinizing
  • van
  • whatsapp_image_20170131_at_4.46.59_pm

Manipulación Política

Por
Lic. Fernán Camilo Álvarez
San Salvador, 16 de noviembre de 2019.

Es manipulación política el aviso contra el Presidente de ARENA Gustavo López. No tienen razón las voces que piden su renuncia o separación temporal de su cargo, mientras la Fiscalía investiga el caso presentado por el Ministerio de Defensa. Este, no es un caso normal, sino una manipulación política, que rompe la gobernabilidad

La gobernabilidad comprende las instituciones y los mecanismos con sus procesos que determinan cómo se ejerce el poder; cómo se toman las decisiones sobre temas de inquietud pública y, cómo los ciudadanos articulan sus intereses, ejercen sus derechos, cumplen sus obligaciones y median sus diferencias. Todo se logra mediante la articulación armónica de las diferentes fuerzas y actores sociales, y con la autonomía de cada uno de ellos, según su rol social.

Pero cuando desde la Presidencia de la República tratase de modificar alguno de éstos factores de poder, mediante la manipulación de un sector en particular, la natural articulación social, se entorpece. La presión que se ejerce para que Gustavo López renuncie, utilizando situaciones que nunca fueron mencionadas antes de ocupar su cargo, constituye una manipulación: la elección interna de un partido político, tiene el mismo valor de una elección política nacional, pues la naturaleza social del partido político y la exigencia de democracia, dentro del mismo, para preservar la naturaleza democrática del sistema constitucional, da plena legitimidad a su nombramiento.

Los señalamientos contra Gustavo López, han sido motivados por su cargo en el partido político, no fueron hechas antes de su nombramiento o vienen de la iniciativa Fiscal o del Ministerio de Defensa o Corte de la Cuentas, por valoraciones propias, si así fuese, sería pertinente su renuncia o distanciamiento de su cargo dentro del partido político. Pero siendo originado por su posición política, frente a la presidencia de la República, se vuelve político cualquier señalamiento, por lo cual no es pertinente su renuncia o separación del cargo.

Cualquier persona que ocupe la dirección de un partido político, empresarial, gremial o sindical, que no sea del agrado de Bukele será señalado o presionado y si le pidiésemos por tal motivo la renuncia, estaríamos alterando la gobernabilidad del país, pues lejos de facilitar las relaciones de gobierno, las estaríamos enmascarando, en una ficción de aprobación, por la exclusión de la disidencia, lo que a la larga, genera un clamor no escuchado, pero latente, que desemboca en insurrección, como en Bolivia o Venezuela.

La gobernabilidad no viene de un mero consenso social, sino del acomodo pacífico y armónico de las diferentes fuerzas sociales, según sea en estas, su magnitud e influencia dentro de la sociedad, conciliando los intereses de éstos grupos, para la satisfacción de los mismos.

Si Gustavo López renuncia, llegará otro en su lugar y si éste, no fuese del agrado del Presidente Bukele, sería él o su empresa señalados de algo, hasta que llegase alguien a gusto de Bukele.

El respeto a la autodeterminación de los pueblos, no se refiere sólo a la capacidad de un país de nombrar a sus gobernantes, sino también a la capacidad de cada una de sus instituciones a elegir a sus autoridades y proclamar sus fines, objetivos y principios dentro de la sociedad.

La vía para la elección de los funcionarios de primero y segundo grado, nace en el partido político y, si éste fuese manipulado, se estaría manipulando el sistema político desde su base, y en consecuencia, se estaría alterando la gobernabilidad.

Hemos visto como la manipulación interna de los partidos políticos mayoritarios ha provocado su caída, mediante el voto de rechazo, por la existencia de la “oposición silenciosa”, hoy vemos la misma oposición, actuando contra Bukele, luego de la manipulación de políticos, medios de comunicación, gremiales y empresarios.

Deja un comentario