• WhatsApp Image 2017-05-08 at 5.18.35 PM
  • LaMartinizing
  • van
  • whatsapp_image_20170131_at_4.46.59_pm

INDEPENDENCIA JUDICIAL BAJO UNA INMINENTE DICTADURA.

INDEPENDENCIA JUDICIAL BAJO UNA INMINENTE DICTADURA.

Por Mario Duarte.

    En este artículo trataré de ser lo más breve posible, pero no por ello escueto.  De igual manera, trataré de darme explicar con términos muy sencillos para que estas líneas sean entendidas también por personas no versadas en conceptos y definiciones jurídicas y políticas.

     Como las personas que han logrado valerse por sí mismos y ser INDEPENDIENTES en cuanto a la dirección de sus vidas y destinos, las instituciones estatales son INDEPENDIENTES en el ejercicio de sus funciones o deberes que les asigna la Constitución como orden jurídico que estructura al Estado.  

      Se entiende por INDEPENDENCIA el obrar, actuar y hacer libremente un trabajo, función o deber, es decir, sin la intervención de nadie más y sin presiones, amenazas o acciones delictivas de ningún tipo.

      Cuando una institución estatal no puede realizar de manera LIBRE sus funciones, pierde su INDEPENDENCIA y por lo tanto se somete a la BRUTAL IMPOCISIÓN del ente agresor que constriñe a efectuar lo que éste desee por medio de su PODER ILEGAL E ILEGÍTIMO.

        La BRUTAL IMPOSICIÓN puede ser realizada por cualquier sujeto o colectivo capaz de torcer la institucionalidad debido a su poder fáctico, ya sea político, económico o de otro tipo.  Dicha acción ilegal e ilegítima se agrava aún más cuando es el mismo ESTADO que la auto ejecuta, es decir, cuando uno de los PODERES DEL ESTADO obliga a otro o a otras instituciones a efectuar ciertas acciones que le favorecen por “x” o “y” motivos.  Pero esto se agrava todavía más, cuando es el PODER EJECUTIVO quien realiza las acciones en comento, ya que por regla muy general, en los sistemas presidencialistas, o sea donde el presidente del Poder Ejecutivo tiene muchas facultades y funciones y preside las políticas de la nación, las FUERZAS ARMADAS y POLICIALES están bajo su administración y dirección, como sucede en nuestro tribulado país.  Ello se conoce como TERRORISMO DE ESTADO como ya lo mencionara en otro artículo.

        Si las FUERZAS ARMADAS y POLICIALES se someten a las órdenes ILEGALES e ILEGÍTIMAS del Poder Ejecutivo, y no a la Constitución, estamos ante una INMINENTE DICTADURA, y ello es así, porque se destruye la interdependencia de los TRES PODERES DEL ESTADO en beneficio de la imposición arbitraria de uno, en este caso, del PODER EJECUTIVO que puede amedrentar, amenazar y actuar literalmente CÓMO SE LE PEGUE LA REAL GANA, ya que tiene el MONOPOLIO DE LA FUERZA MATERIAL que se ha rendido a sus designios, sea por beneficios políticos y económicos, o, por una malsana e ignara comprensión del ORDEN JERÁRQUICO.

          Si ya el PODER EJECUTIVO no acata las resoluciones de los otros DOS PODERES DEL ESTADO y actúa CON UNA INDEPENDENCIA ILEGAL E ILEGÍTIMA, el paso para disolver a los otros poderes está cerca.  De tal manera se liquidaría el sistema democrático representativo que según nuestra Constitución, NO puede ser reformado bajo ninguna forma JURÍDICA y por ende CIVILIZADA, más que por la VIOLENCIA BESTIAL del agresor o agresores que estén ocupando las riendas del gobierno de la nación.

           Ante dichos AXIOMAS o verdades evidentes e incontrovertibles, no se debe apoyar por parte del PUEBLO las desobediencias e insultos a los mandatos judiciales, ya que es EXCLUSIVAMENTE EL PODER JUDICIAL el que tiene el MONOPOLIO DEL DEBER DE JUZGAR Y DE VELAR QUE SE EJECUTE LO JUZGADO a través del integro respeto a la Constitución y leyes de la Repúblic. Nos parezcan o no ilegales o injustos, ya que para ello en todas las NACIONES RACIONALES Y CIVILIZADAS existen recursos internacionales para cambiar dichas decisiones, pero de manera humana y no haciendo uso ILEGAL e ILEGÍTIMO de la BRUTALIDAD fruto del egotismo, irracionalidad y corrupción del PODER DOMINANTE.

Deja una respuesta