Facultar a empresarios es nuevo pilar de política exterior de EE.UU.

Steven R. Koltai, asesor empresarial principal del Departamento de Estado de Estados Unidos, da su reconocimiento a la Semana Mundial del Empresariado con este ensayo sobre la función del empresariado en la política exterior de Estados Unidos. Washington – El antiguo proverbio, con frecuencia atribuido a Lao Tzu, nos dice que cuando se le da a un hombre un pescado, se le alimenta por un día, pero cuando se le enseña a pescar, se le alimenta por el resto de su vida. Si bien no es común que se cite al proverbio como la base para la política exterior, estas palabras con sentido común capturan el espíritu de convicción del presidente Obama del empresariado como un componente central de las iniciativas de Estados Unidos para impulsar el desarrollo económico en todo el mundo. Este enfoque es especialmente oportuno cuando millones de personas alrededor del mundo celebran la Semana Mundial del Empresariado a partir del 15 de noviembre, y Estados Unidos celebra el inicio del Programa Mundial del Empresariado en Yakarta con uno de nuestros socios comerciales de más rápido crecimiento, Indonesia. El nuevo hincapié en el empresariado se origina en la convicción estadounidense de larga data en el poder de los individuos y sus ideas. Los empresarios, y las nuevas empresas ellos que crean, son las máquinas del crecimiento económico y la creación de empleos que, a su vez, son las bases de la estabilidad y la oportunidad. Aplicado en un contexto internacional, como la secretaria de Estado Hillary Clinton lo ha explicado, es una estrategia ?basada en inversión, no en ayuda; en apoyar a dirigentes locales e ideas en vez de imponer las nuestras?. En el ánimo de cumplir una promesa que el presidente Obama hizo en El Cairo en junio de 2009, la administración busca estimular un esfuerzo de cooperación internacional por parte de gobiernos, organizaciones no gubernamentales (ONG) y participantes del sector privado para mejorar el entorno necesario que permita a los  empresarios prosperar. Este pasado mes de abril, el presidente auspició la primera Cumbre Presidencial del Empresariado, donde se reunieron 250 empresarios de 55 países en Washington. Uno de los delegados a esta Cumbre Presidencial del Empresariado comparó la experiencia con ?obtener una Maestría en Administración Empresarial (MBA) en la mejor universidad en el mundo?. La cumbre ha generado muchas conferencias de seguimiento, y el primer ministro turco Recep Tayyip Erdogan auspiciará la próxima cumbre mundial en Turquía en 2011. La iniciativa empresarial internacional de la administración es encabezada por el Departamento de Estado mediante el Programa Mundial del Empresariado (GEP). Este programa, anunciado por la secretaria Clinton en sus declaraciones de clausura de la Cumbre Presidencial del Empresariado, aprovecha diversos mecanismos e instrumentos que apoyan y facultan a posibles empresarios de alto impacto en el extranjero. El programa cataliza, coordina y consulta con socios privados y agencias gubernamentales en Estados Unidos y en los países a los que se dirige. Steven R. Koltai en Yakarta con jóvenes indonesios Las seis áreas de enfoque serán identificar, capacitar, conectar y facilitar financiación para empresarios, a medida que se trabaje para proporcionar un mejor apoyo en el sector de política pública, y se celebre públicamente su éxito. En cada una de estas áreas, el programa busca generar alianzas que expandan lo que ya se ha logrado. Por ejemplo, para encontrar a muchos empresarios nuevos, es posible que un socio realice un concurso de ideas sobre planes de negocio mientras que otro proporcione capacitación a aspirantes a empresarios para mejorar su probabilidad de atraer financiación. Ambos programas serán reforzados por medio de la coordinación de sus iniciativas. Algunas áreas del programa aportan nuevos mecanismos a mercados en surgimiento, como la red de ángeles inversionistas. Según la Asociación Angel Capital (Angel Capital Association), los ángeles inversionistas suman 90 por ciento del capital externo en firmas recién creadas. En contraste, menos de 20 por ciento de las compañías recién creadas recibe el tradicional respaldo de capital de riesgo. La iniciativa GEP está extendiendo este modelo desde Estados Unidos al ayudar a crear grupos de ángeles inversionistas en varios de los países donde opera. En algunos países, el programa es conducido por empresarios residentes (Entrepreneurs in Residence, o EIR) y oficinas locales del programa. Los empresarios residentes ayudan a coordinar y expandir programas asociados en el terreno y actúan también como modelo de conducta y mentores con base en su experiencia empresarial en Estados Unidos y en su país anfitrión. Si bien los empresarios residentes han existido por mucho tiempo en firmas de capital de riesgo y universidades, son nuevos en el mundo del desarrollo económico internacional. Se recluta a los socios del programa de cinco sectores principales: ONG (muchos son miembros de la Red Aspen para Empresarios de Desarrollo (Aspen Network of Development Entrepreneurs, o ANDE), corporaciones (incluyendo a algunas que son parte del grupo Socios para un nuevo comienzo (Partners for a New Beginning), universidades, fundaciones e instituciones financieras (en especial de capital privado, de capital de riesgo y otras firmas de capital de inversión). Estos socios colaborarán con agencias estadounidenses –en especial con la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), la Corporación de Inversiones Privadas en el Extranjero (OPIC) y la Corporación del Desafío del Milenio (MCC)– junto con otras instituciones clave en los países a los que se dirige el programa. Esta nueva metodología es una dramática desviación de las estrategias tomadas en el pasado, al involucrar al sector privado en una forma de liderazgo e innovadora. El apoyo a la iniciativa empresarial no sólo ayuda a las economías en surgimiento en las que colaboramos, sino que es positivo para las empresas e inversionistas estadounidenses. Asimismo, desarrolla nuevos clientes en nuevos mercados y permite que los inversionistas estadounidenses participen en el crecimiento de estos países. Como el presidente Obama lo indicó, el fomento de la iniciativa empresarial tiene que ver con ayudar a que ?hombres y mujeres puedan atreverse a soñar: tomar una idea que se concibe en torno a la mesa de la cocina o en un garaje y convertirla en un nuevo negocio y hasta en nuevas industrias que pueden cambiar el mundo?. El enfoque de la administración con respecto a la promoción de la iniciativa empresarial, liderado por el Programa Mundial del Empresariado, es una iniciativa nueva y audaz que esperamos se convierta en parte permanente de la política exterior, económica y de desarrollo de Estados Unidos.

 Para comunicarse con Steven R. Koltai, puede escribir al la dirección de correo electrónico entrepreneurship@state.gov

Deja un comentario