El poder floral de Taiwán

Desde noviembre de 2010, Taipei está siendo anfitrión de la Exposición Internacional de Flores de Taipei, un evento que es responsabilidad de uno de los principales organismos de horticultura del mundo, la Asociación Internacional de Productores de Horticultura (AIPH, siglas en inglés). En la exposición se exhiben más de 1.600 especies de plantas y 3.300 cultivos, y durante los seis meses de duración del evento está previsto utilizar unos 30 millones de plantas, incluyendo miles de flores autóctonas y de origen local.

No obstante, tal y como están descubriendo los visitantes tanto de Taiwán como del resto del mundo, hay algo más que flores en esta exposición. La belleza de la cultura taiwanesa se pone de relieve a través de la celebración de miles de espectáculos culturales, y también se pueden apreciar los logros locales en horticultura, ciencia y protección medioambiental.

Cada una de las cuatro áreas de exposición y los 14 pabellones individuales, por ejemplo, están basados en el principio verde de “reducir, reutilizar y reciclar.” Ocho edificios ya existentes han sido reutilizados para el evento, mientras que las nuevas estructuras están comprometidas con los estándares de edificación verde y de diseño innovador. En el caso del EcoArk, o Pabellón de Nueva Moda, la ingeniería autóctona de vanguardia ha transformado 1,5 millones de botellas de plástico en lo que es el primer edificio de plástico reciclado a gran escala. Con la intención de reducir el consumo de electricidad, el EcoArk también cuenta con el uso de ventilación natural, luz diaria y sistema de iluminación LED, así como con sistemas solares y de energía eólica para generar su propia electricidad.

Delicadeza y éxito

Los interiores de los pabellones no resultan menos impresionantes. El muy popular Pabellón de los Sueños, por ejemplo, presenta más de dos docenas de tecnologías pioneras propias de Taiwán, entre las que se incluyen altavoces de papel fino, pantallas con tecnología 3D sin necesidad de gafas especiales y un teatro circular de 360 grados. El secreto del éxito de este pabellón reside, sin embargo, en que la tecnología proporciona una visión artística impresionante.

Estos contenidos resultan emocionantes en parte porque han superado todas las expectativas. Todos y cada uno, los diseñadores locales, los planificadores, los horticultores, los ingenieros y los investigadores, han contribuido a realizar la que quizás sea la exposición más avanzada de todas las impulsadas por la AIPH hasta la fecha.

La respuesta del público a estos esfuerzos ya lo dice todo. A principios de marzo, la exposición ya había sido vista por unos 5,4 millones de visitantes y la fiebre por la expo está extendiéndose mucho más allá de la capital.

Desarrollo cultural y poder suave

Este tipo de éxito no se obtiene fácilmente o por casualidad. Es el resultado de una cuidadosa planificación, habilidad y trabajo duro por parte de los organizadores del evento, pero también representa algo mucho mayor. Es el legado para el desarrollo cultural de la sociedad de Taiwán, muy conocida por su sector de alta tecnología y por su progreso económico, pero no tanto por sus cualidades sociales y artísticas. Sin embargo, estas características son esenciales para el éxito de todo evento de alto perfil.

Como tal, esta exposición es un buen ejemplo del poder suave de Taiwán en la comunidad internacional, porque constituye también una muestra de una sociedad libre y abierta en la que se valoran el progreso social, la libertad individual y el respeto por el estado de derecho. El desarrollo artístico y cultural florece en un ambiente de apertura y tolerancia, en plena prosperidad económica y de altos niveles de educación y de respeto por los derechos humanos. Todo ello es fácilmente observable en la actual República de China, la primera democracia china del mundo, valores que son hábilmente compartidos con el mundo mediante este tipo de eventos internacionales de alto perfil.

Taiwán en plena floración

Toda esta innovación y este éxito no han pasado desapercibidos. A mediados de febrero, un informe de la Unidad de Inteligencia Económica situó a Taipei como una de las ciudades más verdes de Asia. El presidente de la AIPH, Doeke Faber, también ha elogiado la exposición, calificándola como “verdaderamente única” por su énfasis en las cuestiones medioambientales.

El pueblo de la República de China (Taiwán) debe estar orgulloso de los logros del país al llevar adelante otro evento de nivel internacional con experiencia y aplomo. Junto al mar de flores primaverales, parece que el arte, la tecnología y la cultura están floreciendo en Taiwán.

Johnny C. Chiang

Ministro

Oficina de Información del Gobierno

República de China (Taiwán)

6 de marzo de 2011

Deja un comentario