CANGREJOS EN LA OLLA | Periódico EL Pais
  • WhatsApp Image 2017-05-08 at 5.18.35 PM
  • LaMartinizing
  • van
  • whatsapp_image_20170131_at_4.46.59_pm

CANGREJOS EN LA OLLA

Por

Lic. Fernán Camilo Álvarez Consuegra

Editor de PUBLICACIÓNACCION http://publicacionaccion.blogspot.com

San Salvador, 8 de marzo de 2020.

La fábula de los cangrejos en la olla o de las ranas en agua caliente, explican que no se advierte una situación que es muy peligrosa; la aplicamos aquí, a quienes no advierten el peligro, sino hasta que sea demasiado tarde, para poder evitarlo.

El 8 de febrero, Nayib Bukele no pudo consumar el golpe de Estado, gracias a la inconformidad de algunas unidades militares y, por la intervención de algunos diplomáticos. Pero ha iniciado hoy, un lento y planificado proceso, destinado a un cambio en la interpretación de la Constitución y confrontación social, con el fin de consolidar el repudio hacia la oposición; proceso muy peligroso, sin embargo,  pudiera volverse en su contra, si los errores en el manejo de su Gobierno persistiesen y, la inconformidad social que está latente, se desatase.

Hasta el momento, las grandes líneas estratégicas de los partidos políticos, han sido finalmente, su perdición, porque éstas, se han volteado en su contra, provocando su caída. ARENA creyó que era suficiente, realizar marketing electoral y, que el propio sistema capitalista, sería suficiente para contrarrestar la ideologización de izquierda. Olvidados sus fundamentos ideológicos, sólo ha quedado el quehacer de la izquierda, propiciando el desmoronamiento de ARENA.

Los señalamientos continuos de la corrupción de ARENA, no han sido probados, salvo el de Saca, y dicha campaña, iniciada por el FMLN, terminó destruyendo a este partido, por su propia corrupción. El encubrimiento político (Mauricio Funes y otros), propició el repudio de su base y el fortalecimiento de Bukele, quien ya había consolidado a muchos simpatizantes del FMLN, purgados del partido y quienes sienten un profundo resentimiento.

Hoy Bukele posee dos estructuras, la de Gobierno, que no ataca, pero colabora indirectamente con los ataques políticos que hace la segunda estructura, la de sus troles y allegados. Estos están realizando una campaña para enseñar a interpreta erróneamente la Constitución, afirmando que es constitucional el reclamo violento o, que es lícito reclamar con ánimo injuriante, a los funcionarios de oposición.

Esta forma de interpretación, posee la característica de la “glosa”, o interpretación actualizada del texto, el cual al final, termina en la práctica, siendo substituido por la glosa y así, tenemos un cambio en el sentido de la ley, sin cambiar el texto de la ley.

Cuando una parte de la sociedad, entiende la ley de cierto modo y, los juristas o aplicadores del Derecho, de otro, se da en la sociedad una confusión, que generalmente se resuelve mediante una revolución o, el sofocamiento de ésta, por vía de las armas: en definitiva, se genera violencia.

Inducir a la violencia contra los opositores, puede dar réditos políticos para el 2021, porque mantiene la efervescencia política, pero si el Gobierno realiza una mala gestión administrativa, ésta violencia, se volverá contra él. Ya vimos el repudio por el mal manejo de la crisis del agua y que está lejos de solucionarse: va incrementándose. El aumento de impuestos es inevitable al igual que su corrupción y, por más que se tenga control de medios, habrá descontento generalizado, que será muy difícil controlar.

Las investigaciones sobre el Ministro de Gobernación, Mario Edgardo Durán Gavidia, y el director de Reconstrucción del Tejido Social, Carlos Amílcar Marroquín Chicas, con cabecillas de la Mara Salvatrucha, es el inicio, pues estas investigaciones seguramente, llevarán hacia otros funcionarios de su Gobierno. Esto hará que su estrategia de ataque a la oposición, se vuelva contra él, en el momento en que coincida con sus malas gestiones gubernamentales y  por la indignación pública, sean superadas sus redes de troles.

La libertad es el bien más preciado que poseemos, hagamos uso de ella, y protejamosla con nuestro poder soberano.

Deja una respuesta