• WhatsApp Image 2017-05-08 at 5.18.35 PM
  • LaMartinizing
  • van
  • whatsapp_image_20170131_at_4.46.59_pm

ALEMANIA: “Blue cards” para el talento extranjero

Comparte Esta Noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Print this page
Print

Radicarse en Alemania será mucho más fácil que en el pasado para los profesionales no comunitarios altamente cualificados. Este miércoles (1.8.2012) entró en vigor una reforma legal para el otorgamiento de “blue cards”.

La reforma legal que busca facilitar la migración de profesionales no comunitarios altamente cualificados hacia Alemania y que entra en vigor este miércoles (1.8.2012) ha sido recibida con sentimientos encontrados. El otorgamiento de una “blue card” –el equivalente europeo de la “green card” estadounidense– al talento extranjero promete compensar la escasez de mano de obra en áreas claves para la economía alemana, pero algunos temen que esta medida también afecte negativamente a la fuerza laboral local.

Radicarse en Alemania será mucho más fácil para aquellas personas sin pasaporte comunitario cuyo salario ascienda a por lo menos 44.800 euros anuales. Para los profesionales de campos en donde abundan los puestos vacantes –como la medicina o la ingeniería–, el sueldo mínimo requerido con miras a obtener la “blue card” es de 35.000 euros al año. Hasta ahora, los trabajadores que venían desde fuera de la Unión Europea sólo podían residenciarse en Alemania si conseguían un empleo con un salario anual de al menos 66.000 euros.

Seduciendo al talento extranjero

El partido socialdemócrata y Los Verdes criticaron la política migratoria del Gobierno de coalición –integrado por democristianos, socialcristianos y liberales–, argumentando que reducir los ingresos mínimos requeridos para otorgarle la residencia a los trabajadores extranjeros puede propiciar un dumping de salarios en Alemania, haciendo hincapié en que es el clima social y político en la tierra de Goethe lo que debe cambiar para que el talento proveniente de otras latitudes se sienta atraído por este país.

Algunos empresarios se quejan de que Alemania sigue siendo vista en el exterior como un país demasiado burocrático e intolerante. Otros plantean que el otorgamiento de la “blue card” no cambiará nada en el este de Alemania porque, a dos décadas de la reunificación, esa región no está en capacidad de ofrecer los sueldos que pagan las empresas de Baviera o Baden-Wurtemberg, por ejemplo. El sueldo anual promedio pagado en Sajonia-Anhalt, que no llega a los 24.000 euros, no seduce a los menos desesperados entre los parados comunitarios.

La “blue card” en cuestión permite a los profesionales no comunitarios permanecer en territorio germano durante un tiempo determinado. Si el trabajador sigue teniendo un contrato laboral vigente tres años después de haber entrado al país, las autoridades migratorias le otorgarán un permiso de residencia ilimitado; quienes demuestren dominar el idioma alemán podrán acceder al permiso de residencia ilimitado un año antes.

Autor: Evan Romero-Castillo

Editora: Rosa Muñoz Lima

Comentar