• WhatsApp Image 2017-05-08 at 5.18.35 PM
  • WhatsApp Image 2017-05-12 at 4.32.46 PM
  • van
  • whatsapp_image_20170131_at_4.46.59_pm

CENTA presenta resultados, sobre recientes estudios

Sobre la yuca se investigaron las principales plagas y enfermedades que le afectan

El Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal “Enrique Álvarez Córdova” (CENTA) en coordinación con el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) ejecutaron durante 5 años el  “Programa Regional e Innovación por Cadenas de Valor Agrícola (PRIICA)”, el cual dejó resultados sustanciales para la agricultura  nacional.

La iniciativa fue enfocada en la generación y transferencia tecnológica dirigida a pequeños agricultores, especialmente el fortalecimiento de las cadenas de valor de tomate, yuca, papa y aguacate, siendo el objetivo del PRIICA incrementar la disponibilidad y acceso de alimentos en Centroamérica a través de la producción nacional, el fortalecimiento agroempresarial y gestión de conocimientos.

Mario García, coordinador del proyecto CENTA/PRIICA, explicó durante la ceremonia de clausura del proyecto en un hotel capitalino que “uno de los requisitos para que  los productores y productoras participaran era que no tuvieran experiencia en la producción de tomate, yuca, papa y aguacate; tuvieran terrenos con potencial para la siembra de estos cuatro cultivos y por último que estuvieran en las áreas de intervención de las agencias del CENTA”.

Como parte de los logros  del proyecto se desarrolló  una semilla de tomate de polinización libre con tolerancia a Begomovirus para ser sembrada a campo abierto y que pronto se hará la promoción a nivel nacional. “La investigación se hizo con base a demanda  de los pequeños agricultores y agricultoras que no pueden costear la compra de un invernadero, es por ello que la variedad va orientada a este segmento”.

En cuanto al cultivo de la yuca García explicó que se investigaron las principales plagas y enfermedades que le afectan y se elaboró una guía técnica, elaboración de productos a base de harina de yuca, adquisición de  germoplasmas, entre los cuales se tienen materiales promisorios normales y biofortificados.

Entre otros resultados se evaluó en papa un método de producción hidropónica de semilla, así como una evaluación de germoplasma para conocer el comportamiento agronómico potencial de rendimiento y contenido nutricional.

En cuanto al cultivo del aguacate, CENTA ya cuenta con una técnica de injerto especializada, la actualización de las principales plagas que atacan al cultivo y el comportamiento agronómico de variedades que demanda el mercado.

Las actividades de campo fueron ejecutadas por los investigadores de los programas de Hortalizas,  Frutales y Cacao, también técnicos de las agencias de extensión de Tacuba, Cojutepeque, Las Pilas y Nueva Guadalupe y a su vez contaron con el apoyo de los Laboratorios del CENTA.

En el caso del Laboratorio de Tecnología de Alimentos capacitó a productores y productoras de yuca para la obtención de  harina y obtener productos como: snacks de yuca (palitos) espaguetis y quequitos, que contribuye a darle un valor agregado a este  cultivo.

Este proyecto fue ejecutado en los departamentos de Sonsonate, Usulután, Cuscatlán, San Miguel, Chalatenango y Ahuachapán, donde el proyecto PRIICA junto con CENTA logró establecer consorcios locales de tomate, yuca, papa y aguacate.

Miguel Altamirano, coordinador Regional del PRIICA, manifestó que en El Salvador también se trabajó unos recetarios de los 4 cultivos prioritarios, y que ya se cuenta con 32 tecnologías y prácticas generadas a nivel de Centroamérica por el PRIICA a fin de dar respuesta a las diferentes condiciones agroecológicas de los países de la región.

Asimismo agradeció a los productores salvadoreños que participaron y pusieron a disposición las fincas y sus conocimientos, también el trabajo del CENTA en la generación y transferencia de tecnología.

Nelson Murcia, productor de papa en el municipio de San Ignacio, departamento de Chalatenango y beneficiario, calificó la experiencia de gratificante pues pudo ampliar sus conocimientos y visionar mejores expectativas de ingresos a través del mejoramiento en los cultivos.  “Yo cultivo papa, pero no era con el sistema hidropónico bajo invernadero, esto ha sido una gran experiencia con el proyecto en el que recibimos capacitaciones, llegando al grado que vamos a producir semilla de calidad para el mercado”.

Rosa de Saldaña, productora de yuca del municipio de Tacuba y beneficiaria del proyecto, explicó como fue el proceso organizativo que ella tuvo y los beneficios alcanzados. “He aprendido a trabajar en equipo, procesar el cultivo, aprovechar los recursos, preparar el terreno y suelo, seleccionar material, fertilizar, controlar las plagas, entre otras enseñanzas que me facilitaron con el proyecto CENTA-PRIICA”.

Con los resultados de este proyecto queda de manifiesto el cumplimiento de uno de los ejes prioritarios de trabajo del CENTA, generar y validar tecnologías agropecuarias y forestales para contribuir al incremento de la producción y productividad de los agricultores nacionales

Comentar