Zona suroriental del país bajo sequía meteorológica

San Salvador, 25 de julio de 2012. La zona sur de La Unión se encuentra en situación de sequía meteorológica fuerte localizada, debido a que ya superó los 15 días consecutivos sin lluvia. Esta situación se registra en la zona costera y franja montañosa de ese departamento, donde hasta la fecha se han contabilizado hasta 38 días sin lluvias, de los cuales 18 han sido consecutivos.

Mientras que en los valles y zona sur del departamento de San Miguel, la sequía meteorológica se ha catalogado de “moderada” debido a que se han contabilizado entre 11 y 15 días consecutivos sin lluvias.

Para La Paz, San Vicente y Usulután, la sequía meteorológica registrada es catalogada como “débil” y esta se focaliza en algunas áreas de la parte sur de dichos departamentos, debido a que se ha registrado entre cinco y 10 días secos consecutivos.

Los registros meteorológicos indican que es esa área catalogada bajo sequía fuerte o severa, las lluvias acumuladas han alcanzado apenas 5 milímetros.  Esta situación es totalmente contraria a lo que pasa en el Occidental del territorio salvadoreño, donde el máximo acumulado de lluvias registradas en la estación de Juayua, Sonsonate, alcanza los 510 milímetros de lluvia.

Se debe de entender que la  SEQUÍA METEOROLÓGICA es aquella que marcada por el déficit de lluvia y esta se clasifica de la siguiente manera:
Débil:  5 a 10 días secos consecutivos
Moderada: 11 a 15 días secos consecutivos
Fuerte: Más de 15 días secos consecutivos

Existen otros tipos de sequías como: SEQUÍA AGRÍCOLA que se relación con la insuficiencia de humedad en el suelo para satisfacer las necesidades mínimas de las plantas y la SEQUÍA HIDROLÓGICA relacionada al déficit continuo de escorrentía e infiltración que reduce recarga de mantos acuíferos y los niveles de ríos, embalses y lagos. Esta suele ocurrir tras la sequía meteorológica y agrícola.

PERSPECTIVAS PARA AGOSTO-NOVIEMBRE

Esta situación de distribución desigual de lluvias y deficitarias en el territorio no parece mejorar en las  predicciones meteorológicas de los próximos  meses.  Para lo que resta de la época lluviosa, los expertos en meteorología pronostican reducción de lluvias y disminución del caudal de los ríos de hasta un 30% principalmente en la zona oriental y noroccidental del territorio salvadoreño.

Éstas son parte de las conclusiones a las que se llegó en el Foro del Clima de América Central, desarrollado la semana pasada en San José Costa Rica, donde se discutieron las perspectivas climáticas para el período comprendido en el trimestre agosto a octubre y noviembre (mes de transición) de 2012.

Para esta segunda etapa del período lluvioso (agosto- noviembre), los meteorólogos pronostican lo siguiente:

*Centroamérica se verá influenciado por el fenómeno del Niño, lo que traerá lluvias por debajo de lo normal en las costas pacificas desde del oriente de El Salvador hasta Panamá.

*Se esperan 9 huracanes) en el mar Caribe y golfo de México y siete en el océano pacífico oriental de un total de 13 huracanes pronosticados para el 2012

*Los escenarios normales pronosticados, representan promedios mensuales; sin embargo, pueden presentarse eventos extremos superiores o inferiores y de forma localizada.

* En noviembre se prevé escenarios predominantemente normales pero en segundo lugar escenarios arriba lo normal; durante este mes, en eventos como El Niño de 2009, aunque no tanto como el asociado al huracán IDA, se presentan eventos de lluvias significativas.

*La tabla 1 muestra las cantidades y las anomalías de lluvias esperadas mensualmente. De agosto a octubre se prevén anomalías de lluvia hasta 11% por debajo de la media durante octubre, mientras que en noviembre se espera 7% más de lluvia respecto a la media.

Canícula
Durante los meses de julio y agosto hay una reducción notable de las lluvias respecto a junio y septiembre, denominada canícula, caracterizada por períodos sin lluvias de cinco o más días consecutivos.

Esta vez y con la perspectiva una fase cálida de El Niño se prevé que haya un período seco de débil a moderado entre 5 y 15 días secos consecutivos en la segunda quincena del mes de agosto, principalmente en la franja costera, valles interiores y la zona oriental.

Término  de la Estación Lluviosa
Las condiciones son favorables para que en octubre termine la temporada de lluvias con tendencia a adelantarse ligeramente para la primera quincena del mes en las zonas occidental y central y para la segunda quincena del mismo mes en la zona oriental y parte de la franja costera.

Temporales de lluvia
Existen pocas probabilidades para que se presenten temporales de lluvia (lluvias de 100mm o más en 24 horas en áreas representativas).

Perspectivas Hidrológicas

Para el período agosto a octubre se estima que los caudales de los ríos presentarán un comportamiento irregular: disminuciones entre el 20 y 30% en la zona oriental y noroccidental. Mientras que de agosto y septiembre se prevén incrementos entre el 10 y 20% en la zona central.

En octubre se estima un comportamiento en el rango normal en los ríos que drenan de la cordillera volcánica y franja montañosa del norte del país, mientras que en los valles interiores los caudales podrían estar hasta 10% bajo el promedio. En el mes de noviembre se esperan condiciones normales en la zona central y oriental y hasta 20% arriba del promedio en el occidente, lo cual se explica por la posible ocurrencia de lluvias extemporáneas.

El escenario dominante para el periodo es normal y con tendencia a bajo lo normal, lo cual no significa que no se tendrán crecidas en los ríos, sino que estas serán de magnitud y frecuencia menor que en un año promedio, con moderada a baja probabilidad de ocasionar desbordamientos e inundaciones.

No obstante,  debido a la alta vulnerabilidad existente en el país, la degradación de cuencas y la ocurrencia de lluvias intensas,  la probabilidad de desbordamientos e inundaciones se ve incrementada, principalmente en áreas urbanas y en ríos de respuesta rápida que drenan desde la cordillera volcánica al océano Pacífico.

En el caso de los ríos con mayor caudal, como el Río Paz, Jiboa, Lempa, Grande de San Miguel y Goascorán, podrían esperarse crecidas entre 3.5 y 3.8 metros sobre los niveles de la época,  que podría significar una probabilidad baja a moderada de desbordamiento, específicamente en áreas donde las estructuras de protección o bordas se encuentran dañadas o debilitadas.

El déficit acumulado de la primera mitad de la época lluviosa junto con la distribución irregular y deficiente esperada para este periodo, podría repercutir en la disponibilidad de agua para los diferentes usos, especialmente durante la época seca e inicio de la siguiente estación lluviosa, por lo que se recomienda el uso racional del recurso.

Deja un comentario