• WhatsApp Image 2017-05-08 at 5.18.35 PM
  • LaMartinizing
  • van
  • whatsapp_image_20170131_at_4.46.59_pm

Uso electoral de Monseñor Romero

La figura de Monseñor Romero, el reciente nombramiento de cinco  Cardenales y el cambio del Prefecto de la Doctrina de la Fe, marcan claramente la línea de expansión de la Iglesia Católica. Y dicha expansión, en el caso de Latinoamérica va muy de la mano de la participación política de la Iglesia: ya se vislumbra en El Salvador, cómo puede aprovecharse electoralmente, esta nueva posición del Catolicismo.

Walter Araujo, seguidor del ex Presidente Saca y, actual agente del FMLN, ha propuesto responsabilizar a ARENA, del martirio de Monseñor Romero y atribuirle una relación totalmente anticlerical y contraria a los principios cristianos. Su filiación – encubierta con el FMLN -, le permite proponer lo que no puede hacer su nuevo partido: llamar a la insurrección contra la Sala de lo Constitucional, Trata de que esta nueva posición católica antiliberal, se vuelque contra su principal opositor: ARENA, atrayendo hacia el FMLN, el voto católico por rechazo a d’Aubuisson y su partido.

Monseñor Romero es figura clave en la expansión del catolicismo latinoamericano: se considera su doctrina teológica, dentro del catolicismo de la Iglesia, pero  en  delgada línea gris, con la herejía de la Teología de la Liberación,  pues su ortopraxis (la acción o  el privilegio del carácter de la acción, por sobre el valor de los principios doctrinales) era coincidente, con las acciones revolucionarias y marxistas de su época, por lo cual, su proceso, fue detenido (considerando su muerte acto político y no religioso, según criterio de San Juan Pablo II y Benedicto XVI) y sufrió gran oposición de la feligresía y clero católico salvadoreños, según lo explicó Monseñor Vincenzo Paglia, postulador de Monseñor Romero.

Hoy la Iglesia Católica tiene como objetivo,  promover la imagen y doctrina de Monseñor Romero, como un mártir de la Iglesia, pues su asesinato,  según Decreto papal, es por  odium fidei,  o por odio a la Fe. De tal manera que, su ortopraxis (aplicación de la doctrina de la Fe) fue contraria a los criterios expresados por ARENA y la de su de fundador, el Mayor  Roberto d’Aubuisson Arrieta. Colócase la Iglesia, en contra del pensamiento político de ARENA.

Los efectos sobre el nuevo culto a Monseñor Romero, pueden apreciarse en la presentación, de Juan Pablo Cárdenas, director de Radio Universidad de Chile, quien recordó el modelo de pastor  de la Iglesia católica que representaba Monseñor Romero, enfatizando  la importancia de su legado para “la lucha del pueblo salvadoreño y latinoamericano”, en alusión a una lucha política, basada en los nuevos valores religiosos, congruentes con el socialismo y nuestro Embajador, fue parte de dicho evento.  Este fenómeno se está replicando en Argentina, México y Colombia, al igual que en todas las parroquias de El Salvador.

En El Salvador, el 50.4% de la población se declara católica, el resto, sin religión o evangélica. ARENA, es el único partido político que se declara cristiano, apegado a los valores occidentales y a la ortodoxia católica, pero el giro que  ha dado el actual Papa, exige participación política de la Iglesia, bajo la bandera de un activismo revolucionario, que no será coincidente totalmente con el FMLN, pero sí, con la izquierda tradicional.

Si comparamos la apatía política (63%) con el activismo que desea la nueva Iglesia católica, tendremos un 31.75% de la población que puede ser influida contra ARENA. Ya sea por abstención o voto de castigo, suficiente para romper el equilibrio político del país, en un sentido favorable a la izquierda, aunque no necesariamente, en favor del FMLN, lo cual ya se vislumbra y quiere aprovecharse, además explica el alejamiento político de la UCA, del FMLN.

Por: Lic. Fernán Camilo Álvarez Consuegra

Comentar