• WhatsApp Image 2017-05-08 at 5.18.35 PM
  • LaMartinizing
  • van
  • whatsapp_image_20170131_at_4.46.59_pm

Un frente contra nuevas amenazas

BUENOS AIRES, 4 mar (IPS) – Medio centenar de organizaciones no gubernamentales de América Latina crearon una coalición para combatir la incidencia de dolencias cardiovasculares y respiratorias, diabetes y cáncer, que conforman la principal amenaza para la vida de los habitantes de la región.

Así lo advirtieron este viernes 4 en Buenos Aires representantes de esas entidades, la mayoría integradas por profesionales de la salud, que resolvieron crear la Coalición Latinoamérica Saludable (CLAS).

Los principales factores de riesgo de las llamadas enfermedades crónicas no transmisibles (ENT) son el tabaquismo, la dieta escasa en frutas y vegetales y el sedentarismo, entre otros comportamientos poco saludables.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las ENT causan hoy 60 por ciento de las defunciones en el mundo y 44 por ciento de las muertes prematuras. Pero además, 80 por ciento de esas muertes se registran en países en desarrollo.

“Es erróneo creer que estos males son de los ancianos”, dijo a IPS el médico Jesús González Roldán, director de la Sociedad Mexicana de Salud Pública y delegado de la Unión Internacional contra la Tuberculosos y Enfermedades Respiratorias.

“En México la esperanza de vida es de 75 años, pero de cada cinco muertes, tres se dan antes de esa edad por enfermedades no transmisibles y aun en edades productivas”, alertó.

En su país estas enfermedades ocasionan ocho de cada 10 fallecimientos, dijo González Roldán. Si hace 50 años la principal causa de muerte era una enfermedad infecciosa, hoy esos males fueron desplazados por las ENT, aseguró.

La preocupación por el incremento de la prevalencia y la mortalidad de estas enfermedades se discutió en febrero en México en una reunión de ministros de Salud de las Américas convocada para analizar los nuevos retos.

Allí el ministro mexicano José Córdova Villalobos remarcó que en 1960 las ENT eran responsables de siete por ciento de las muertes en las Américas y que ahora ese indicador saltó por encima de 70 por ciento.

Más aún, la diabetes mellitus asociada a la obesidad es hoy la principal causa de muerte en el país azteca. La segunda la constituyen las enfermedades cardiovasculares relacionadas con las malas condiciones de vida, dijo el funcionario.

Los ministros acordaron trabajar en una posición común de cara a la cumbre de la Organización de Naciones Unidas (ONU) sobre ENT que se celebrará en septiembre en Nueva York, y lo mismo hicieron las entidades de la sociedad civil.

La cita fue convocada por la ONU, a iniciativa de la Comunidad de Naciones del Caribe, una región que soporta los peores indicadores de muerte por estas dolencias.

En diálogo con IPS, el médico Eduardo Cazap, presidente de la Unión Internacional para el Control del Cáncer (en inglés UICC), advirtió que esta enfermedad está en aumento. En el mundo hay 12 millones de nuevos casos por año y en América Latina 1,2 millón.

“Para la década de 2020 a 2030, en países centrales la cantidad de casos de cáncer se va a estabilizar con un leve incremento, pero en América Latina, Asia, África y algunos países de Medio Oriente se va a triplicar”, alertó.

Esas regiones en desarrollo soportarían una carga mayor de enfermedad que se suman a otras problemáticas sanitarias propias de los países pobres.

Cazap explicó que los factores genéticos explican apenas ocho por ciento de los casos. En cambio las causas principales se relacionan con el tabaco, la exposición al sol, la obesidad, el sedentarismo y la contaminación ambiental.

Sin embargo, “la cura está en aumento”, celebró. Si en 1950 solo 20 por ciento de los cánceres se curaba ahora esa proporción subió a 50 por ciento. Pero el problema “no es de salud pública”, advirtió, sino “de desarrollo humano”.

Para combatir la enfermedad, Cazap señaló educar a la población, hacer prevención primaria y diagnóstico precoz.

La población debe llevar “un estilo de vida saludable”. Esto significa mantener el peso, aumentar el consumo de frutas, verduras y pescado, hacer actividad física, exponerse al sol con moderación y, sin dudas, no fumar, remarcó.

Verónica Schoj, de la Fundación Interamericana del Corazón, dijo a IPS que en América Latina el consumo de tabaco es muy alto y el de algunos países, como Argentina, Chile o Cuba, está “entre los más altos del mundo”.

Dentro de una epidemia muy grave, hay tendencias nuevas que preocupan, como el incremento del consumo en mujeres y niños. “Hay países donde la edad de inicio es 12 años y otros donde arranca de ocho”, dijo Schoj.

La médica sostuvo que en Argentina el cáncer de pulmón se duplicó en las mujeres en los últimos 20 años a causa del tabaco y que si la tendencia se sostiene sigue en la región en poco tiempo estos casos superarán al cáncer de mama.

Por Marcela Valente

Comentar