Sobre el Terremoto en Costa Rica ¿Milagro o prevención?

Un sismo de gran magnitud recibió Costa Rica el pasado 5 de setiembre del 2012 a las 8:42 de la mañana a una
profundidad de entre 15 y 40 kilómetros, el terremoto de 7,6 grados en la escala de Richter ocurrió en la península de
Nicoya a ocho kilómetros al noroeste de la comunidad de Sámara, al norte del país.

Este terremoto es el segundo más fuerte que ha soportado esta pequeña nación centroamericana y uno más de 15
terremotos de escalas mayores a los 6.2 grados que ha experimentado en los últimos 100 años.

El pueblo de Costa Rica sale airoso de esta calamidad natural, las consecuencias de este sismo no han sido mayores, se
han reportado 3 muertos, cerca de dos centenas de viviendas afectadas, dos rutas cerradas, 55 mil personas sin agua y
21.150 personas sin luz, más de 270 réplicas, 200 de ellas con escalas que van de 2 a 5 grados.

La Cancillería comunicó que el gobierno agradeció “las muestras de solidaridad y ofrecimientos”, pero dijo, que “De
momento, no ha sido activado el llamamiento de asistencia internacional, pues los daños son menores y la emergencia se
atiende por medio de los sistemas con los que el país cuenta.”
http://www.rree.go.cr/?sec=servicios%20al%20publico&cat=servicios%20de%20informacion&cont=593¬icia=1121

La pregunta que todos se hacen es si este sismo es el que se esperaba para esta zona, pues desde hace años científicos
costarricenses vienen elaborando estudios que indicaban que se podrían producir hechos semejantes, el experto de la Red
Sismológica Nacional, Lepold Linkimer afirmó: “Este movimiento presenta todas la características pronosticadas. Sin
embargo, somos conscientes que aún quedó energía y que, por las condiciones de suelo en Costa Rica, se podría presentar
otro sismo fuerte. Eso nadie lo puede determinar, hay que hacer estudios para analizar qué tantas posibilidades hay pero,
como siempre, hay que estar preparados” http://www.prensalibre.cr/lpl/nacional/70244-terremoto.html

El sentimiento general del pueblo costarricense es positivo, como se sabe en otros países con experiencias similares y con
terremotos de menor magnitud como el de Haití (2010) de 7 grados en la escala de Richter con más de 300.000 muertos
o el de Pakistán (2005) igual al de Costa Rica de 7.6 grados con mas de 80.000 muertos.

Costa Rica desde los años sesenta se empezó a preparar para estos eventos, el sitio en Internet Código Sísmico de Costa
Rica nos resume de la siguiente manera lo que estamos afirmando, veamos: “El diseño sismorresistente en Costa Rica se
puede dividir en dos etapas. La primera sería antes de 1974, cuando aún no se tenía un código sísmico para el país. En
la década del 60 y principios de los 70, la mayoría de los ingenieros utilizaban una traducción del llamado "Libro azul"
(Blue Book) de la Asociación de Ingenieros Estructurales de California (Structural Engineers Association of California,
SEAOC), cuya primera edición data de 1959, como referencia para el diseño sismorresistente.”

El mismo sitio más adelante nos dice que: “En 1973 dicha escuela y el Colegio Federado de Ingenieros y de Arquitectos
(CFIA) acordaron aunar esfuerzos para que Costa Rica contara con un código sísmico propio para atender las condiciones
específicas del país. Este esfuerzo era particularmente urgente después de la trágica experiencia del terremoto de Managua
en 1972 y del de Tilarán en 1973, de similar intensidad. La creación del código se le encargó a una comisión formada por
un grupo de cinco ingenieros estructurales, los cuales redactaron en 1973 y publicaron en 1974 el primer Código sísmico
de Costa Rica (CSCR-74).” http://www.codigosismico.or.cr/historia.htm

Gracias a estos visionarios, Costa Rica cuenta con construcciones de alta calidad que permiten soportar sismos de esta
magnitud. Para aquellos que piensan que fue un milagro no los vamos a contradecir, al fin de cuentas lo que importa es el
resultado, pero lo cierto es que si no se hubiera construido bajo normas antisísmicas como las que contempla este código
sísmico hubiésemos sufrido consecuencias catastróficas similares a las de Haití o Paquistán.

Deja un comentario