• WhatsApp Image 2017-05-08 at 5.18.35 PM
  • LaMartinizing
  • van
  • whatsapp_image_20170131_at_4.46.59_pm

SIMÁN, CALLEJAS, BUKELE

Simán, Callejas y Bukele proyectan respectivamente,  la imagen  del estadista, del político electoral y del dictador. Lo cual pudo apreciarse de sus presentaciones del 15 de septiembre que fueron  un reflejo de su perfil, que proyectado hacia su futuro, puede cambiar  el destino de este  país.

Javier Simán al discutir ante personeros de la OEA, los grandes temas de nación: el  fortalecimiento de la economía, combate a la corrupción, y lucha contra el crimen organizado, y tratando cada tema con asesores ad hoc,  proyecta la imagen de un estadista con personal de su gabinete, pues quienes le acompañaban, tienen esa talla. Sin embargo, su penetración dentro de la estructura votante del partido, ha sido modesta,  aunque va en aumento,  además de penetrar en los grupos cívicos que se encuentran desencantados con la política práctica de ARENA.

Carlos Callejas, al  aparecer en actos públicos oficiales y de partido, con Milagro Navas y otros funcionarios emblemáticos  de ARENA, se asegura el proyectar la imagen del candidato “ungido” por los jefes de las estructuras partidarias locales y que, su liderazgo acumulado, es superior al de la Comisión Política y al del COENA, imagen que le permite desafiar hasta la reglamentación electoral interna del partido.  Sin embargo, a poco más de un año, de haber lanzado su candidatura, no se conoce su posición política, aunque sí se presume, derivada de su posición económica. Sin embargo, sí es relevante su relación, con las ideas de grupos demócratas norteamericanos, en una línea que se podría definir, como centro derecha, pero que carece de la fuerza ideológica suficiente, para enfrentarse a la izquierda del Socialismo del Siglo XXI, pues tal línea política, mostró su fracaso en la época Carter en El Salvador.

Se ha quebrado el hermetismo del FMLN para revelar a un Nayib Bukele, autoritario, violento y vengativo, calificativos  propios de un dictador. Sus recientes discursos en Estados Unidos, han sido propios de una retórica populista y,  con buen tino, busca una separación del FMLN, en la medida que la comunidad internacional se plantea la necesidad de un cambio en El Salvador y, que su Gobierno, apoya a Maduro y sueña con el BREXIS. Hoy, su alejamiento del FMLN, es necesario para su liderazgo nacional,  pero tiene que lograr su victimización política por parte del FMLN, por la cual busca llevar  a un punto de quiebre de relación con el FMLN y, parece que este partido  está planificando la destrucción política de Bukele, revelando su falta de probidad en los manejos de los fondos públicos municipales.

Si Simán no consolida su poder interno dentro las bases de ARENA, no llegará a ser candidato o, el partido podría fraccionarse, como consecuencia de las heridas internas que se están incubando. La mera imagen de muchacho joven y un discurso indefinible, puede darle el triunfo dentro de ARENA a Callejas, pero quienes están ayudándole dentro del partido, reclamarían su cuota de poder nacional, cuando se impondrán los intereses locales a los de nación. Su Gobierno sería insostenible, frente a un FMLN bien estructurado y preparado para hacer una subversión política y además,  no sabemos qué  rumbo  tomarán las maras como estructuración política,  en parte manejadas ya por el FMLN.

El destino de la Derecha y la vida económica del país, dependerá de las candidaturas de Simán y Callejas. Un triunfo del FMLN aún es posible, si hay una división de la Derecha Sin embargo, la supervivencia como Estado democrático, dependerá del ascenso o no, al poder de Nayib Bukele, pues si el FMLN no le destruye políticamente ahora, tendremos a un dictador en puertas y, al mayor verdugo del FMLN.

Por: Lic. Fernán Camilo Álvarez Consuegra

 

Comentar