Siembran para Dios | Periódico EL Pais
  • WhatsApp Image 2017-05-08 at 5.18.35 PM
  • LaMartinizing
  • van
  • whatsapp_image_20170131_at_4.46.59_pm

Siembran para Dios

Treinta niños y niñas de la Parroquia Inmaculada Concepción de María, de Santa Ana, se graduaron en estudio bíblico.

Con el objetivo de prevenir la violencia en los infantes de nuestra sociedad, la comunidad católica de la Parroquia Universitaria Inmaculada Concepción de María fundó una escuela de estudio bíblico, hace dos años. Los frutos se observaron el pasado domingo 15 de enero, cuando los niños obtuvieron el diploma que certifica la finalización satisfactoria del curso.

Según el pastor de la comunidad, padre Martín Ávalos, todo proyecto nace primero en el corazón, luego pasa a la mente y de la mente se hace realidad. De igual manera, el sacerdote manifestó que la iniciativa de concretar el proyecto se basa en el pasaje bíblico: “Dejad que los niños venga a mí, y no se lo impedirán porque de los que son como éstos es el Reino de los Cielos” Mt. 19, 14.

Bajo la temática “La historia de la salvación”, el curso se desarrolló de diciembre de 2010 a enero de 2012. Los temas comprendieron desde el Génesis hasta los relatos del Apocalipsis.

Cabe mencionar que la formación estuvo a cargo de un grupo de personas que donaron su tiempo a la obra y convencidos de que el mal es vencido a fuerza de bien. “Hay un equipo de docentes que trabajan con todo el empeño, con el amor a Dios para nuestros niños.

Tenemos muy estructurada la enseñanza en la escuela, pues ya poseemos la currícula que la rige”, comentó la directora de la escuela bíblica, Elizabeth de García.

“Sabemos que nuestros niños y jóvenes se ven amenazados por la violencia, delincuencia y muchas cosas más. Por eso, como comunidad queremos aportar positivamente a la sociedad. Más que ser un proyecto de fe, es un proyecto social para que los niños teman a Dios y le conozcan; para que puedan ser hombres y mujeres de bien”, manifestó el sacerdote Ávalos.

Además, se tiene previsto un proyecto de seguimiento a los niños graduados, para que puedan seguirse formando y puedan ser portadores de la Buena Nueva para más infantes, en los diferentes ámbitos de la sociedad.

Deja una respuesta