• WhatsApp Image 2017-05-08 at 5.18.35 PM
  • van
  • whatsapp_image_20170131_at_4.46.59_pm

Señorita Carmen Salazar: “lo único que cae del cielo es la lluvia”

En la actualidad, gran parte de las nuevas generaciones, que viven en El Salvador, deciden dejar sus estudios para dedicarse a trabajar en determinada empresa o simplemente descansar del estudio.

Sin embargo existen jóvenes y señoritas que deciden enfrentar nuevos retos y lograr destacarse en las metas que se proponen, este es el caso de la señorita Carmen Irene Salazar de 22 años de edad, egresada de la carrera de licenciatura en Mercadeo y Negocios Internacionales.

Carmen Salazar, fue desde pequeña, una niña muy inquieta; su bachillerato lo estudió en el Complejo Educativo San Miguelito, apadrinado por Holcim, y como siempre se apasiono por los negocios, no fue muy difícil elegir una carrera de estudios superiores. “Desde muy corta edad me han gustado los negocios, recuerdo que hacía limonada y se la vendía a los vecinos, para mí era divertido. Por mi carisma y que siempre me ha gustado estar activa me enamore de mi profesión; mamá me dijo elige una carrera que te guste, que te desenvuelvas y que te dé de comer y cuando leí las materias de la licenciatura en Mercadeo y Negocios Internacionales, me empape de ella fue cuando dije esto es lo que quiero para mi vida” añadió la joven.

A lo largo de su carrera como estudiante, se ha destacado por ser una alumna integral. “Cuando nos referimos a una alumna destacada cabe mencionar que no obtuve el mejor cum; sin embargo siempre cumplí con lo que debí, siempre estuve con la mejor disposición en ayudar y participar no sólo en mi carrera sino en todos mis estudios, siendo exonerada varías veces de parciales por mis notas en algunas materias; en mis vacaciones siempre estuve en cursos de verano: Informática, natación, inglés, cursos básicos como repujado, pintura en tela, bisutería, velas aromáticas, tejas decoradas, y creo que cada día se aprende algo nuevo” dijo.

Según Carmen, todo lo positivo que se aprende a diario, se debe poner en práctica, a través de la dedicación y ser impulsado por el deseo de superarse y demostrar a sí mismo y/o a las demás personas que todo aquello que el ser humano se propone, lo puede lograr, siempre tomados de la mano de Dios.

La familia, es una parte fundamental para todas las personas, ya que en muchas ocasiones se vuelve un motor para seguir luchando. “Yo cada mañana que me levanto, encomiendo mi día a Dios y siempre llevo conmigo la mejor actitud, eso y muchísimo más lo he aprendido de mi maestra de vida (mi mamá). Siempre me propongo cosas nuevas y es que nunca se termina de aprender, tengo un carácter muy fuerte que trato de controlar, pero la sonrisa y amabilidad van de la mano. Lucho por lo que quiero pues lo único que cae del cielo es la lluvia, aprendí a valorar todo y a todos, a disfrutar cada cosa que hago y a dar todo lo mejor de mí en todo” detalló Salazar.

No obstante, como toda meta, no ha sido fácil alcanzarla; “creo que lo más difícil fue el último año (5° año), estuve trabajando y estudiando, siempre me he exigido mucho a mí misma y quiero que todo salga lo más perfecto posible” comentó la fuera profesional del mercadeo, quien se encuentra en su proceso de tesis, pero sigue realizando un doble esfuerzo para culminar su propósito, ya que actualmente, Carmen Salazar, labora como encargada de mercadeo y veras en TEDCAL S. A. de C. V. y sus sueños, son graduarse de su carrera, estudiar una maestría mientras trabaja hasta poder formar su propia empresa, y en un futuro formar una familia.

En nuestro país, existen muchas historias como la de Carmen, que merecen ser publicadas, para que más jóvenes se motiven a continuar con sus estudios y así obtener grandes logros.

Por: Victoria Cabrera

Comentar