• WhatsApp Image 2017-05-08 at 5.18.35 PM
  • LaMartinizing
  • van
  • whatsapp_image_20170131_at_4.46.59_pm

El lado de Santa Ana que no todos ven.


La capital del mundo y sucursal del cielo alberga no sólo a personas, sino también a fantasmas, según algunos de sus pobladores.

La existencia de seres sobrenaturales siempre ha sido cuestionable. El eterno dilema sobre si son o no reales nunca acaba. Y es así en todos los lugares del mundo. Santa Ana no es la excepción, ya que 7 de cada 10 santanecos creen en la existencia de fantasmas. Sin embargo, de esos 7 sólo 4 aseguran haber tenido un encuentro paranormal.

Los que dicen haber vivido alguna situación relacionada con espectros, en su mayoría, apuntan que fue por medio de sonidos o siluetas. En cambio, una minoría afirma haber visto algún ser extraño. “Una vez, cuando manejaba sobre la carretera que conduce hacia Metapán, vi algo que parecía humano, era bien grande y no tenía rostro. La hora ya pasaba de las 12”, comenta un ciudadano, René Rivera. Él añade que la piel se le puso “de gallina”, en ese momento.

No cabe duda que anécdotas existen muchas, todos, cierta vez, han escuchado más de una. Mas en la ciudad hay algunos lugares muy representativos en este aspecto, tanto que al preguntar sobre el tema las personas los evocan rápidamente. La mayoría de estos lugares son casas viejas.

Entre la 5ta. Avenida Sur y la Calle Libertad, justamente en la esquina, se puede ver una casa muy antigua y grande. Este lugar tiene la fama de dar pie a presencias fantasmagóricas. Un habitante de la ciudad, Julio Quezada, señala que ha visto cosas anormales en esa casa. Además, dice no ser el único, ya que explica que muchos de sus conocidos han experimentado lo mismo al pasar de noche por allí.

De igual forma, el área quemada del Hospital San Juan de Dios, donde alguna vez estuvo la morgue, tiene su historia sobre inquilinos de ultratumba. “Ahí dicen que se ahorcó una monja. Supuestamente, sale a asustar en las noches”, expresa un joven estudiante universitario, Francisco Najarro.

Asimismo, se encuentra el lugar con mayor número de historias. Un edificio de esquina, situado sobre la 2da. Avenida Norte y 13 calle poniente. Éste posee la reputación de ser  “casa embrujada”.  “En esa casa sí asustan. A mí hasta miedo me da pasar por allí en la noche. Antes de estar abandonada, fue la escuela Humberto Quinteros”, narra la santaneca Norma Benítez.

La famosa “casa embrujada” es conocida como tal, por la mayoría de habitantes del casco urbano de Santa Ana. “Yo he andado por muchos lugares y no miento, he presenciado un sinfín  de ocasiones fantasmas y animas. Pero por esa casa no me gusta pasar, porque siempre me asustan”, testifica Gil Hernández, un vigilante nocturno que tiene más de 20 años de serlo.

El sereno que ha vigilado diferentes zonas de la ciudad, pero actualmente la colonia Jardines del Rocío y la Urbanización San Miguelito, asegura que nunca en toda su vida ha visto criaturas más terroríficas que las que deambulan en esa casa. “En ese lugar se miran cosas atroces. Yo no le recomiendo a nadie pasar por allí después de las 12”, concluye.

La apacibilidad que tiene lugar por las noches en la Ciudad Morena se presta para que los seres del más allá se manifiesten, o al menos, eso dicen algunos habitantes de ella. La veracidad no es comprobable, debido a la falta de pruebas contundentes, pero júzguelo usted mismo.

Deja un comentario