• WhatsApp Image 2017-05-08 at 5.18.35 PM
  • LaMartinizing
  • van
  • whatsapp_image_20170131_at_4.46.59_pm

República vrs. Dictadura

Por
Lic. Fernán Camilo Álvarez Consuegra

Editor de PUBLICACIÓN ACCION http://publicacionaccion.blogspot.com
San Salvador, 14 de noviembre 2020.

Débese la polarización actual, a la empeñada lucha entre la República y la Dictadura, que supera la controversia ideológica tradicional, pero que se volvería irrelevante, si la República pereciese, para dar paso a una Dictadura.

Si el imperio de la Ley cede, ante los intereses ilegítimos del poder, la República entra en crisis, pues las instituciones interrelacionadas, no podrían cumplir su función política en beneficio de la sociedad y, cumplimiento constitucional, pues deberán actuar de manera conjunta y, si una institución se negase, impediría el funcionamiento de todas las otras.

Si leemos los encabezados periodísticos de un solo día: “Expresidente del BCR fue despedido por revelar cuentas del Gobierno”, “Ayuda a Nejapa tardará meses”, “MINSAL habría cambiado documentos oficiales para ocultar compra a empresa de familiares de Alabí”, “APES llama a Fiscalía a actuar ante amenazas de periodistas”, “Gobierno menosprecia el liderazgo comunal” y “La Asamblea autoriza iniciar el proceso de desafuero al Vice Ministro de Seguridad”, la Fiscalía, en rueda de prensa denuncia la obstaculización que sufrieron de la PNC para realizar los 22 allanamientos a instituciones de Gobierno, autorizado por un Juez de Paz, ante avisos reiterados de la CICIES y la Corte de Cuentas, reflejan la descomposición institucional existente, tendiente a la consolidación de una dictadura

La República se resiste a capitular ante la Dictadura: nació, luego de la lucha promovida por los intereses geopolíticos de Occidente y la URRSS, que se vieron enfrentados aquí, en una lucha de más de 25 años; 10 de los cuales, fueron armados. Finalizada la Guerra Fría y pactada la paz de Centroamérica, en Esquipulas, entramos en la fase de conciliación interna, que dio como resultado, la actual República: desde 1992, no ha habido un tan sólo asesinado o secuestrado, por cuestiones políticas, lo que prueba que, nuestra paz política, es duradera y que hoy, los antiguos antagonistas, entienden la importancia de preservar el sistema que promueve la República, pues permite u campo de lucha, a cualquier ideología, siempre, dentro del sistema democrático.

La Dictadura que promueve el Gobierno, ha hecho pacto con el crimen organizado, responsable de los muertos actuales, disputando el control territorial al Estado. La Dictadura, cierra cualquier espacio a la lucha ideológica, pues promueve sólo la voluntad, de quienes detentan el poder.

El ejercicio del poder, fuera del ámbito republicano, favorece el interés particular: es lo que hoy vemos, en los manejos de los fondos públicos. Hay advertencias en el extranjero, contra funcionarios públicos, que han lavado dinero, realizando manejos ilegales en sus instituciones. Para lograr la impunidad de estos funcionarios, será necesario, destruir la República y consolidar la Dictadura.

Por esta razón, es necesario que actúen conjuntamente, las fuerzas que conviven bajo la República, no en un “levantamiento popular”, como imploran los que promueven la Dictadura, sino dentro del imperio de la Ley, pues un levantamiento popular, fácilmente derivaría en una revolución que consolidaría el poder, en una Dictadura, aunque distinta de la actual, pero trayendo siempre, la destrucción de la República.

Si la Fuerza Armada, ya no opera como seguro último de la República, tendrá que ser la sociedad civil, junto a los partidos políticos, que acuerpe a las instituciones, no con twitter, memes o caricaturas, sino efectivamente, en una movilización nacional, que lleve a un retorno constitucional; sólo así, podrá continuarse con una lucha ideológica, que sea determinada por la voluntad y necesidades de la voluntad soberana del ciudadano; de lo contrario, sólo se tendrá la voluntad de quienes ejerzan el poder: los hoy soberanos, serán siervos, con el único deber de trabajar para el mantenimiento del Gobierno dictatorial.

Deja una respuesta