Reforma bancaria: un controvertido plan

Separar las “malas” inversiones bancarias de los “buenos” depósitos, este es el cometido central del reporte de Liikanen.

En el futuro, los bancos no deberán esperar que en caso de amenaza de bancarrota sean salvados con el dinero de los contribuyentes. Esta es la principal recomendación plasmada en el reporte de un grupo de asesores de la Unión Europea, liderado por el presidente del Banco de Finlandia, Erkki Liikanen. Según dicho estudio, los negocios tradicionales de depósitos privados deben estár legalmente separados de las actividades de mayor riesgo de la banca de inversiones.

Pero las cosas no parecen ser tan fáciles como las pintan los asesores europeos. Para Robert Priester, director de la influyente Asociación Europea de Bancos (EBA, por sus siglas en inglés), “no es nada fácil trazar una clara línea divisoria entre especulaciones riesgosas y cuentas privadas”. Según Priester, está aún por verse si la propuesta es “practicable, técnica y jurídicamente.”

Bancos demasiado grandes

En esto coincide Priester con Guntram Wolff, subdirector de la agencia consultora Bruegel, con sede en Bruselas. “Los bancos de hoy son demasiado grandes y complejos, en especial para algunos Estados”, es la advertencia de Wolff.

Priester señala que el mismo reporte Liikanen habla de una alternativa a la estricta división de negocios. Algunos expertos en torno al banquero finlandés creen que “también sería posible conservar la unidad de los negocios aumentando los controles.”

 

Sede del Banco Central Europeo, en Fráncfort del Meno. Sede del Banco Central Europeo, en Fráncfort del Meno.

 

Justamente, entre las reformas propuestas está la de una Agencia europea de Control Bancario, que debería empezar a funcionar en 2013. Sus trabajadores podrían tener la facultad de intervenir en los movimientos de 6.000 bancos de la eurozona. Examinarían balances, pero también retirarían las licencias a bancos que infrinjan las normas. La Agencia europea de Control Bancario sería una dependencia del Banco Central Europeo (BCE), con sede en Fráncfort.

Reforma bancaria es necesaria

Esta idea es criticada, toda vez que el BCE actuaría como abogado y juez a la vez. “Aquí existe el peligro de un conflicto de intereses”, advierte Jens Weidmann, presidente del Bundesbank, el banco emisor alemán.

Sea como sea, el sector bancario de Europa debe ser reformado, en buena parte. Pero primero que todo, las propuestas del grupo dirigido por Liikanen serán debatidas. Ya veremos lo que queda de la propuesta inicial.

Autor: Daphne Grathwohl / José Ospina-Valencia

Editora: Emilia Rojas

Deja un comentario