• WhatsApp Image 2017-05-08 at 5.18.35 PM
  • LaMartinizing
  • van
  • whatsapp_image_20170131_at_4.46.59_pm

Reconquistan los corazones de madres indigentes y que están en el abandono

La actividad se llevó a cabo dentro del Asilo de mujeres San Vicente de Paúl y en las calles de la Ciudad Morena.

El artista Salvadoreño Martín Magaña, en compañía de Miss International El Salvador 2018 Metzi Solano y un sólido equipo de padrinos y madrinas del proyecto, realizaron en la ciudad de Santa Ana el pasado 12 de mayo la entrega de una rosa, una carta y una serenata a capela  a más de cien mujeres que son madres y viven internas dentro de un asilo o son indigentes, bajo el proyecto: “Mi Madre es una Rosa”, el cual tuvo como propósito: reconquistar con ternura los corazones que el olvido y la tristeza han borrado el significado de la palabra amor en ellas

El director del proyecto, Martín Magaña, encabezó la organización y recaudación de las rosas y cartas para lograr el fin concreto de la actividad. “Este regalo que me han traído ha venido del cielo, tenía más de veinte años que nadie me enamoraba, hoy he vuelto a sentir lo bonito que es ser amada, me han venido a alimentar el alma”, expresó María Gómez, una de las madres indigentes de Santa Ana.

Por su parte, Magaña,  resaltó la importancia de llevar el amor de Dios de forma palpable a los que en medio de la violencia, la soledad o el abandono pierden la certeza de ser amados.“Nuestra gente necesita saber que es amada, debemos ser embajadores de esperanza y motivar a las generaciones en hacer crecer la labor altruista de la que carece nuestro contexto actual” expresó.

< Donación > La recolección de rosas y cartas, fue realizada durante 15 días. Más de veinticinco  personas fueron parte de los padrinos y madrinas del proyecto para reconquistar los corazones de las mujeres Santanecas.

“Realizar este tipo proyectos me incentiva como Salvadoreño a dejar un antecedente positivo ante nuestra población, y crear una noticia que anime a multiplicar el amor que hoy día se ve escaso, solo intento contagiar del amor de Dios a otros y llevarlo al hecho, en beneficio de los que están en el olvido”  agregó el director del proyecto.

Por: Martín Magaña

Comentar