Pronunciamiento del Procurador para la Defensa de los Derechos Humanos Licenciado Oscar Humberto Luna en el marco de la celebración deñ “Día Internacional de la Juventud”

Como Procurador para la Defensa de los Derechos Humanos aprovecho este día 12 de
agosto, que se conmemora a nivel mundial el “Día Internacional de la Juventud” y
culmina el “Año Internacional de la Juventud”, para expresar un saludo a toda la juventud
salvadoreña, al mismo tiempo expreso mi preocupación ante la difícil situación que
atraviesan las y los jóvenes salvadoreños a causa de diversos factores estructurales y la
ausencia de un interés real para atender las demandas de este importante grupo de la
sociedad, que representa la franja más numerosa de nuestra población.

A la fecha, nuestra Juventud salvadoreña es víctima de innumerables problemas que,
sumados a la actual crisis económica que atraviesa el país, le impiden un desarrollo integral
y los cuales se caracterizan por la discriminación, la violencia, represión, indiferencia e
incriminaciones, en la mayoría de ocasiones resultado de estigmas sociales y falta de
conocimiento de la realidad en la que viven.

En ese sentido, consciente de la urgente necesidad de abrir los espacios adecuados y
generar las condiciones necesarias para que las y los jóvenes salvadoreños tengan la
oportunidad de construirse un mejor futuro considero oportuno reflexionar sobre algunos
aspectos relacionados con el tema en mención:

La juventud salvadoreña durante los últimos años, ha estado privada de derechos como: a
una vida sin violencia, a ser educados en valores, a ser protegida de abusos sexuales, a un
trato digno por parte de las autoridades, a la formación de su personalidad, a no ser
discriminada, a oportunidades de trabajo, a participar en política, a una educación integral y
de calidad, a educación sexual, al ocio y esparcimiento.

En cuanto a las responsabilidades de los Órganos del Estado, es necesario señalar que el
Gobierno salvadoreño hasta la fecha no se ha adherido – ni expuesto su posición oficial – a
la Convención Iberoamericana de Derechos de los Jóvenes, la cual es un instrumento que
garantiza una serie de derechos humanos de suma importancia para mejorar la vida y el
desarrollo integral de este sector. Dicha Convención ya ha sido ratificada por varios
Estados de nuestro continente, incluidos Honduras y Nicaragua a nivel de la región
centroamericana.

En este marco, desde el año 2008 como Procurador para la Defensa de los Derechos
Humanos me he pronunciado en diversas ocasiones por que nuestro país se adhiera y

ratifique la Convención; además, junto a las y los jóvenes miembros de las Unidades
Juveniles de Difusión de Derechos Humanos de la PDDH hemos impulsado diversas
actividades y cada año, hemos realizado diferentes acciones y gestiones para lograr su
adhesión y ratificación.

A la fecha, como institución garante del respeto y vigencia de los derechos humanos de
todas y todos los salvadoreños, conocemos de la existencia de la Política Nacional de
Juventud, pero no sabemos en qué grado la misma está siendo aplicada por las diferentes
instancias del Órgano Ejecutivo, y de qué manera será impulsada en lo que resta del actual
quinquenio, al tiempo que no se evidencian programas integrales y funcionales de
oportunidades para las juventudes ni de reinserción social para las y los jóvenes en
conflicto con la ley, incluyendo políticas adecuadas de reinserción de la juventud que se
encuentra en los Centros de Internamiento de Menores, al tiempo que hemos cuestionado la
iniciativa del servicio militar obligatorio para los y las jóvenes, como alternativa
preventiva.

Por otro lado, como PDDH, podemos señalar que somos la única institución del estado que
desde hace nueve años trabaja con la juventud nacional, con un enfoque de derechos por
medio de las Unidades Juveniles de Difusión de Derechos Humanos, las cuales contribuyen
al cumplimiento del mandato constitucional que tiene la Institución y lo hacen de una
manera innovadora, amigable, con metodologías participativas, promoviendo el liderazgo
de los y las jóvenes que participan e inciden a nivel local, en las comunidades, centros
educativos y universidades.

El esfuerzo que se realiza desde las Unidades Juveniles incluye las áreas educativa,
organizativa y en el auto crecimiento que fomente el protagonismo y liderazgo juvenil, para
el conocimiento y demanda de acciones dirigidas al cumplimiento de los Derechos
Humanos de la Juventud. Además, como Procuraduría respaldamos la Plataforma de la
Niñez y la Juventud 2009 – 2014 que es promovida por las Unidades Juveniles y cuyo
cumplimiento viene siendo evaluado por las mismas desde el año pasado, proceso que
continuará en los próximos meses.

Por ello, insto a los Órganos de Estado a tomar conciencia de esta situación y adoptar de
forma urgente y prioritaria todas las acciones necesarias que nos lleven a construir una
sociedad más justa, equitativa e incluyente para nuestra juventud, permitiendo además que
los hombres y mujeres del mañana tengan un panorama diferente al que le hemos heredado
a nuestros hijos e hijas.

A las y los miembros del Honorable Pleno Legislativo los insto a que promuevan un
proceso de análisis y discusión del contenido de la Convención Iberoamericana de
Derechos de los Jóvenes para ofrecer a las y los jóvenes un verdadero instrumento jurídico
que les permita realizarse como seres humanos y que dicha Convención sea la base para la
construcción de la Ley de Juventud que actualmente se estudia en el seno legislativo.

Finalmente, felicito a todas y todos los jóvenes de El Salvador por estar celebrando su día y
les reitero mi compromiso constitucional de mantenerme atento y buscar junto a las y los
miembros de las Unidades Juveniles de Difusión de Derechos Humanos los espacios
necesarios que nos lleven a lograr la garantía de los derechos fundamentales de la
Juventud.

San Salvador, 12 de agosto de 2011

Licenciado Oscar Humberto Luna

Procurador para la Defensa de los Derechos Humanos

Deja un comentario