• WhatsApp Image 2017-05-08 at 5.18.35 PM
  • LaMartinizing
  • van
  • whatsapp_image_20170131_at_4.46.59_pm

PROFESIONALES DEL MINSAL FORTALECEN CONOCIMIENTOS EN MUSEO ENTOMOLÓGICO PARA PREVENIR Y CONTROLAR VECTORES

PROFESIONALES DEL MINSAL FORTALECEN CONOCIMIENTOS EN MUSEO ENTOMOLÓGICO PARA PREVENIR Y CONTROLAR VECTORES

38 profesionales del Ministerio de Salud (MINSAL) -6 mujeres entre ellos- visitaron el museo entomológico que posee el laboratorio de Parasitología Vegetal del Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal “Enrique Álvarez Córdova” (CENTA), a fin de reforzar sus conocimientos en lo relacionado con los insectos, acción contemplada en el diplomado “Entomología para la prevención y control de vectores” que cursan.

La capacitación tuvo énfasis en aquellos insectos que son dañinos para la salud humana, siendo uno de ellos la chinche besucona del género Triatoma, más conocida como chinche asesina, transmisora del mal de Chagas.

En el laboratorio se cuenta con la colección más antigua de insectos, desde 1951, que contiene más de 70 especímenes, organizados en 14 órdenes y 142 familias. “Es la colección más antigua y la más importante desde el punto de vista taxonómico, cuya principal representación corresponde a la entomofauna de importancia económica de los cultivos en El Salvador”, destacó el entomólogo, Mario Parada Jaco.

Agregó que en el CENTA, “como entomólogos estamos más relacionados con lo agrícola, es decir que somos más conocedores de los insectos que dañan a las plantas, pero también en el museo tenemos colección de insectos que perjudican a los seres humanos, a algunos animales y los enemigos naturales de los mismos insectos”.

Prueba de ello es que los profesionales, además de la chinche asesina observaron e identificaron otros insectos que se alimentan de la sangre de los humanos (hematófagos) como las pulgas, piojos, zancudos; y los insectos que se alimentan de las plantas, llamados fitófagos; además de insectos benéficos como parasitoides y depredadores.

Llamó la atención de lo asistentes los insectos que aparentemente son perjudiciales como es el caso de los tipúlidos, parecido a los zancudos pero de mayor tamaño, y que no son dañinos a los humanos, ya que se alimentan de néctares.

Al referirse a la identificación de los insectos, Claudia González, médica de profesión, está familiarizada con el mal que produce la chinche asesina, por lo que, conocer más de la chinche y otros insectos, le pareció “muy interesante, y me gustó la explicación que dio el doctor (entomólogo) de cómo se transmite el Tripasonoma cruzi y cómo llega a complicar el corazón; nunca había visto tanto insecto, apenas alguna mariposa o un escarabajo de los que llegan a las casas, pero identificarlos, nunca, porque siempre los vemos como cosas feas”.

De igual forma, a Fernando Lima, quien trabaja en el control de vectores, le pareció muy provechosa la oportunidad de visitar el museo, pues “pudimos ver todas las especies de insectos de interés médico y otras de interés agropecuario, que solo las habíamos visto en libros, es un museo muy enriquecido. Es agradable saber la colección de esa chinche (besucona) que tienen a nivel del país, hoy conocí muchas especies”, externó.

La colección entomológica del CENTA, ahora museo entomológico, fue iniciativa de un distinguido entomólogo norteamericano, Paul A. Berry. Fue gracias a su colaboración e interés que se iniciaron labores de entrenamiento y adiestramiento del personal y los trabajos de investigación sobre los insectos que afectaban los cultivos del país.

Desde esa fecha hasta hoy, la colección entomológica ha dado contribuciones al desarrollo de la agricultura del país, estudiando y prescribiendo métodos de control eficaces para la mayoría de insectos en los cultivos.

 

Por: CENTA

Deja un comentario