• WhatsApp Image 2017-05-08 at 5.18.35 PM
  • LaMartinizing
  • van
  • whatsapp_image_20170131_at_4.46.59_pm

PROBLEMA DEL AGUA Y POPULISMO

Lic. Fernán Camilo Álvarez Consuegra

Editor de PUBLICACIÓNACCION http://publicacionaccion.blogspot.com

San Salvador, 23 de enero de 2020.

 

El actual problema del agua en el gran San Salvador, puede analizarse, bajo los principios que rigen el populismo. La crisis actual del agua, es problema técnico, de carácter administrativo, pero está tratándose de manera populista, con graves consecuencias para la salud.

 Pueden distinguirse claramente, en este problema, cuatro etapas: 1) la aparición del problema, 2) el desvió o encubrimiento de la información, 3) la responsabilidad del problema y, 4) la corrección de su información. Son cuatro etapas del populismo, que permiten crear un mayor desorden administrativo, el cual facilista el descontrol y manipulación de los fondos públicos.

 La crisis actual del agua, es debida claramente, a la incapacidad de los funcionarios que dirigen dicha función: su competencia es sólo la sujeción al Presidente, que identifica tres círculos de confianza, de los cuales, el Presidente hace depender la responsabilidad que él asume o descargue, en un momento de crisis, como el actual. El primero es el de sus familiares, el segundo de sus amigos y el tercero, el de sus socios. En este sentido debemos de entender la función de su gabinete. Esto es, si los errores son de su círculo más cercano o de sus amigos, la responsabilidad recaerá sobre quien él tenga “menos confianza” o sea “menos cercano”. Tal hemos podido apreciar ahora, cuando se desdice de lo que han dicho varios de sus funcionarios.

 El problema del agua puede resolverse, pero a largo plazo, mediante inversiones planificadas, lo cual por ahora, no se ve;  se sólo se percibe  populismo:  soluciones improvisadas o sacadas de la manga, tal ha sido  el despliegue militar o distribuir botellas de agua.

 El impacto de la crisis del agua, ha sido impacto para más de millón y medio de personas, creando  en las redes sociales, una dinámica propia, que no han podido ser controladas por el Gobierno mediante sus troles que han señalado a ARENA y el FMLN, de culpables. Sin que esta acusación haya calado en el pueblo, pues evidente es, la incapacidad del Gobierno. cuya credibilidad, ya está bajando, pues el antagonismo “pueblo vs. FMLN –ARENA” que llevo a Bukele al poder, está ya agotado.

Esta crisis muestra que la realidad, está superando la ficción creada por el populismo; sin embargo, al ofrecer soluciones – por más utópicas que sean -, se crea una esperanza que segmenta la población en la percepción del problema: crea esperanza: el agua llegará pronto o tarde, pero sí llegará. Mientras tanto, el Gobierno gana tiempo para las próximas elecciones del 2021 y la definición de sus candidatos no sufrirán el peso de ninguno de los desaciertos o, la baja de popularidad del Gobierno de Bukele.

 La crisis del agua lleva años y no se solucionará sólo con repartir botellas de agua, cargarla de químicos o con un despliegue militar. Es necesario una planeación integral, que abarque tanto el uso doméstico, como el industrial, el agroindustrial y el agrícola. Además, con la preservación de los bosques cafeteros y las zonas de infiltración hídrica y una conveniente planificación urbanística. Las medidas populistas serán inútiles y sólo endeudarán más al país y enriquecerán más a los funcionarios públicos.

Deja un comentario