PRESENTAN ESTUDIO SOBRE LAS CONDICIONES DE COMPETENCIA DE LA BANCA EN EL MERCADO DE TARJETAS DE PAGO

 

            Los resultados del estudio “Una aproximación del  mercado de tarjetas de pago  para El Salvador desde la perspectiva de la economía industrial” fue presentado este día por su autor, el Doctor Oscar Ovidio Cabrera, jefe del Departamento de Investigación Económica y Financiera del Banco Central de Reserva, como parte de las actividades que organiza la Red de Investigadores del Banco Central, REDIBACEN, para sus miembros.

         El estudio tuvo como objetivo, investigar las condiciones de competencia en la industria bancaria de las tarjetas de pago, indicó la fuente.

         En la investigación realizada se hizo una evaluación del mercado de tarjetas de pago, analizando la oferta y la demanda, y se presenta una caracterización de la estructura de mercado de las tarjetas de pago en El Salvador.

         Entre los hallazgos principales del Doctor Cabrera en su estudio, están las barreras regulatorias que pueden inhibir la competencia, como la suficiencia de capital por encima de la media regional y la falta de condiciones objetivas y transparentes de la divulgación de las tasas de intercambio y de adquisición o descuento que debería ser retomada como una función de vigilancia de los sistemas de pagos por el Banco Central. Además, la falta de información sobre estas tasas, puede constituir una barrera a la entrada de potenciales competidores en el mercado.

         El mercado de tarjetas de crédito está muy concentrado.   La industria presenta las mayores tasas de intercambio de los países analizados y dichas tasas provienen de acuerdos multilaterales, que incrementan los costos de aceptación de las tarjetas de pago, elevando el precio minorista de los bienes y servicios en los comercios, por la alta tasa de descuento cobradas por cada transacción.

         Por otra parte, se encontró que las entidades bancarias han adoptado estructuras de precios para propiciar que sus tarjetahabientes usen solo cajeros de su propia red, cobrando comisiones muy altas por el uso de cajeros de otras redes.    Estas condiciones pueden conformar una posición de dominio o propiciar condiciones favorables para que se presenten conductas anticompetitivas en el mercado, manifiesta el Doctor Cabrera.

         Asimismo, el estudio encontró que la excesiva diferenciación de productos hace que los consumidores no puedan elegir por precios, paquetes de productos o infraestructura.  Por tanto, se debe evaluar las estrategias empresariales de diferenciación de productos y medir el efecto en los consumidores.    El consumidor no puede estimar un costo anual total de su tarjeta de crédito, junto a 166 tarjetas de crédito bancario existentes en el mercado, que hacen difícil la selección por precios.

 

            El Doctor Cabrera encontró en su investigación una ineficiencia bancaria en costos del 47% entre 2001 y 2009.    Afirma que resulta contundente cómo los cuatro mayores bancos, en activos, han alcanzado eficiencia en costos muy por encima de la media del sistema y se esperaría que, las ganancias obtenidas en eficiencia de costos se transmitan en términos y condiciones más favorables para los consumidores.

         Finalmente, el Doctor Cabrera expresa que por el lado de la oferta de servicios, la estructura del mercado de tarjetas de pago tiene una estructura altamente concentrada de tipo oligopólica y existe un acceso diferenciado a las infraestructuras tecnológicas (uso de redes de cajeros para obtener fondos).  Por el lado de la demanda, los precios son altos, la diferenciación de las tarjetas de crédito es excesiva (hay un gran número de tarjetas diferentes en el mercado) y los costos de cambio de entidad son altos.  En conclusión, el diagnóstico apunta hacia una ineficiencia de mercado y la afectación al consumidor

Deja un comentario