• WhatsApp Image 2017-05-08 at 5.18.35 PM
  • LaMartinizing
  • van
  • whatsapp_image_20170131_at_4.46.59_pm

Playas y ríos bajo la lupa de Científicos de la Basura

Una red latinoamericana busca investigar el problema de la basura en ríos y mares, a través de un programa de ciencia ciudadana con escolares. La iniciativa comenzó en Chile y fue replicada también en Alemania.

Son los Científicos de la Basura. Un grupo de investigadores de la Universidad Católica del Norte (UCN), en Coquimbo, Chile, comenzó en 2007 un programa de ciencia ciudadana. Casi por casualidad, el alemán Martin Thiel, biólogo marino y profesor de esta universidad, se encontró con este preocupante tema.

“Como trabajábamos mucho en terreno a lo largo de la costa de Chile, siempre nos cruzábamos con basura, tanto flotando en el mar como en las playas. Era un tema que ya no podíamos eludir y del que nos dimos cuenta que no había mucha investigación científica. Todos sabían que había basura en la playa, pero no cuánta era, de qué tipo y, especialmente, de donde venía”, cuenta el director del programa en entrevista con DW.

La idea es investigar y generar información relevante para abordar el problema, llevar la ciencia a los colegios, y fomentar la conciencia ambiental. Partieron con alumnos de Coquimbo y pronto se extendieron a otras ciudades de Chile, con el apoyo de profesores e investigadores, haciendo estudios en el litoral y en los ríos.

Lluta (Susana Ruiz)Colegios desde México a Chile se han unido a la Red Latinomericana Científicos de la Basura. En la orilla del río Lluta, en Arica, una escolar analiza la basura acumulada.

“Rápidamente nos dimos cuenta de que lo más problable era que la basura no venía de otros países, sino que en su gran mayoría tenía fuentes locales. Y si viene de Chile, tenemos que hacer educación ambiental y generar información científica, trabajando con los colegios”, explica el director de Científicos de la Basura.

Unas 40 escuelas del país se han sumado al proyecto, en el que los alumnos aprenden de primera mano a hacer ciencia: formulan preguntas, aplican una metodología estandarizada y reúnen datos comparables. “¡Qué mejor forma de abordar este problema!”, destaca Thiel.

Ahora están formando la Red Latinoamericana, a la que se han unido representantes de 10 países de la costa del Pacífico. Además de 13 colegios chilenos, se han anotado otros 25 de Perú a México. Los datos permitirán hacer una radiografía comparativa de la situación en la región.

Del río al mar

Las investigaciones de los Científicos de la Basura han arrojado datos reveladores. El promedio de basura en playas es mayor a dos unidades por metro cuadrado; la gran mayoría, de 80 a 90 por ciento, es plástico. También registraron una alta acumulación de desechos en las riberas de los ríos.

“Esto es indicio de vertimientos ilegales de personas que intencionalmente van a los ríos a depositar su basura, principalmente domiciliaria. Esta no sólo se queda en la ribera, sino que además, por crecidas o temporales, llega al curso de agua y es transportada por el mismo río a la zona costera”, indica a DW la bióloga marina Daniela Honorato, coordinadora de la Red Latinoamericana Científicos de la Basura.

Aunque en Chile no se han observado aún situaciones como la playa saturada de residuos de República Dominicana, “hay ciertos lugares con condiciones parecidas, focos de mucha basura, lo que probablemente está relacionado con ríos. Cuando hay lluvias, crecidas o de un golpe con las primeras lluvias al final del verano el río bota toda la basura que se ha acumulado en el año, vemos fenómenos similares”, explica Thiel.

El problema se repite en muchos lugares del continente. “Es un recuerdo importante para quienes viven al interior del país, muchas veces lejos del mar, que también tienen una alta responsabilidad en lo que ocurre en el mar”, afirma el investigador.

 Forschungsprojekte zu Müll im Meer “Científicos de la Basura”El destino final de la basura de los ríos es el mar. Aquí, una triste imagen de la desembocadura del río Maule.

Plastik Piraten

Tras una investigación conjunta sobre desechos en las playas, entre científicos de la UCN y la Universidad de Kiel, los alemanes decidieron replicar el modelo de los Científicos de la Basura y trabajar con escolares bajo el nombre de Plastik Piraten (piratas del plástico), con apoyo de fondos del Ministerio de Educación.

“Hicimos un muestreo de las orillas de los ríos cuya metodología se basa en los Científicos de la Basura, con personas que viven en toda Alemania y no sólo en la costa”, cuenta a DW Tim Kießling, investigador de la Universidad de Kiel y coordinador del programa, al que se han unido unos 350 colegios.

Actualmente están analizando los datos de la campaña 2016-2017. Uno de los hallazgos inesperados fue que la mitad de las muestras de agua sacadas de ríos contenían microplástico. Asimismo, encontraron pellets que vienen de la industria. “Si bien en general Alemania se ve más limpio que Chile, si uno hace una investigación igualmente se encuentra basura. A mí me sorprendió el volumen de residuos y de microplástico. En la orilla encontramos en promedio 0,7 ítems por metro cuadrado. No suena mucho, pero al final, cada dos pasos uno encuentra basura. El 30 por ciento era plástico y el 22 por ciento  colillas de cigarro, que pueden flotar, contaminar el agua y llegar al mar”, alerta Kießling.

Ciencia y conciencia

“Una vez que tenemos los datos, los comparamos entre diferentes ciudades y regiones, y reflexionamos qué significan, de dónde surge este problema y qué podemos hacer cada uno, como curso y colegio, para mitigar el problema. Los incentivamos a pensar en forma crítica y proactiva, a tomar acciones”, indica Martin Thiel.

“Son oportunidades emocionantes. He visto cómo a estos chicos algo les ha cambiado la forma de pensar y realmente son ciudadanos más críticos”, agrega. Pero los adultos -instituciones, empresas, políticos y gobiernos- también tienen que poner de su parte, afirma Thiel: “Si estos niños que vienen con tanto entusiasmo después se enfrentan con un mundo lleno de plásticos desechables, se sienten impotentes porque no pueden hacer nada. Es crucial que como sociedad tomemos medidas para que esta pequeña semilla de conciencia ambiental que está naciendo pueda brotar”. Y junto con eso, contribuir a un planeta más limpio.

Victoria Dannemann (DZC)

Fuente: DW

Comentar