• WhatsApp Image 2017-05-08 at 5.18.35 PM
  • LaMartinizing
  • van
  • whatsapp_image_20170131_at_4.46.59_pm

Organizaciones exponen sus posturas sobre reformas relativas al aborto

Durante el desarrollo del conversatorio organizado por la Comisión de Legislación y Puntos Constitucionales para conocer las posturas de distintas instituciones con respecto a propuestas de reformas al Código Penal relativas al aborto, este día fueron escuchadas 17 entidades que previamente solicitaron audiencia al referido colegiado.

En ese sentido, la representante de la Comisión Nacional de Bioética, Virginia Rodríguez, aseguró que un embarazo no siempre llega en un 100% a feliz término y “el problema de la legislación absoluta es que no se pueden atender adecuadamente a las mujeres que padecen complicaciones en los primeros 3 meses; estamos hablando del derecho a la vida [de la mujer] por lo tanto analizamos que la actual legislación no respeta la dignidad de las mujeres gestantes”.

Además, la procuradora para la Defensa de los Derechos Humanos, Raquel Caballero de Guevara, dijo que se debe analizar el tema desde el punto de vista científico y de acuerdo a la normativa salvadoreña. Por ello “el primer derecho que defiendo es el de la madre como el del no nacido. Debemos reforzar el presupuesto de salud, para que el Estado garantice la salud de ambos. La primera infancia comienza de los cero a los tres años. El Salvador es parte de la comunidad internacional, pero se debe respetar nuestra soberanía y el artículo 1 de la Constitución dice que la persona humana es desde el momento de la constitución”, manifestó.

En tanto, el obispo de la Iglesia Anglicana, Martín Barahona, consideró de suma trascendencia el tema. “Nosotros respetamos las opiniones, pero en este caso los obispos anglicanos consideraron que las únicas personas que tienen derecho a decidir son las mujeres que están en la condición del embarazo. Se trata de un tema de salud, de derechos humanos. En la Biblia no aparece este tema como tal y como creyentes nuestra postura es de acompañamiento a la persona que sufre (la mujer)”, subrayó.

Por su parte, el pastor evangélico Juan Carlos Hasbún compartió su historia de vida: Una monja, en 1967, fue abusada por un pariente y a pesar de las circunstancias y la presión social decidió no abortar. “Esa monja era mi madre. ¿Qué quiero decir con esto? La agenda nos ha llevado a arrinconarnos en este tema, pero la reflexión no solo debe ser médica y social, sino de fe, y cada uno debe tener conciencia. A este respecto, los que estamos leyendo la Biblia no somos obsoletos”.

La representante de la Asociación Colectiva Feminista, Morena Herrera, dijo que como ciudadana, como madre y abuela, solicitaba un análisis objetivo del problema. “En ustedes está la decisión para que los médicos puedan proteger la vida y la salud de la mujer”.

Para Regina Cardenal, representante de la Fundación Sí a la Vida, el aborto destruye a la mujer, tanto psicológica como físicamente, y recordó que “el artículo 27 del Código Penal dice que los médicos pueden actuar y es falso que tengan las manos atadas. No es cierto que el derecho a la vida valga más que otro”, finalizó.

Actualmente la comisión analiza dos propuestas relativas al aborto, propuestas por ARENA y el FMLN.

ARENA propone reformar el Código Penal para elevar la pena por el aborto consentido o propio, -actualmente oscila entre dos y ocho años- y que la nueva penalidad sea de 30 a 50 años para quien provoque un aborto con el consentimiento de la mujer. Igual pena piden para las mujeres que decidan por sí mismas provocar el aborto.

En el caso del FMLN, plantean la no punibilidad en casos de aborto en cuatro situaciones: cuando el aborto sea realizado con el propósito de salvar la vida de la mujer y preservar su salud; segundo, en casos en que el embarazo haya sido ocasionado producto de una violación sexual o trata de personas; tercero, cuando exista una malformación del feto que haga inviable la vida fuera del útero; y , cuarto, en los casos de violación o estupro, para ello deberá existir consentimiento de la menor de edad y autorización de sus padres o tutores legales.

 

Comentar