• WhatsApp Image 2017-05-08 at 5.18.35 PM
  • LaMartinizing
  • van
  • whatsapp_image_20170131_at_4.46.59_pm

Nivel de laguna El Jocotal subió cinco metros

San Miguel 20 de octubre de 2001. El desbordamiento del Río Grande de San Miguel corrió en dirección de la Laguna El Jocotal, ubicada en el municipio del Tránsito y elevó el nivel del agua de la misma provocando la inundación de unas 80 viviendas del sector bajo del cantón El Borbollón.
Esta mañana, la viceministra del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN), Lina Pohl, junto a técnicos del Ministerio de Obras Públicas (MOP), visitaron el lugar para evaluar las afectaciones en la infraestructura y  para ver qué se puede hacer para acelerar la disminución del nivel  del agua.
Guardas del lugar informaron que el desbordamiento del Río Grande penetró  a la laguna por el lado este y sureste el pasado sábado. A esas aguas se sumó el desbordamiento del Río El Brazo, que nace al sur de la carretera El Litoral.
El nivel del agua subió aproximadamente cinco metros, lo que alcanzó a cubrir hasta los techos de las casas. 352 adultos, 59 niños y 49 niñas buscaron refugio en la parte más alta del lugar. Por fortuna no se reportaron fallecidos.
Los seis guarda recursos del MARN y los dos técnicos  designados en el lugar ayudaron a evacuar a los damnificados. La oficina del Ministerio en la laguna sirve como centro de salud, donde médicos brindan asistencia a los pobladores.
“En esta semana nuestra prioridad es la emergencia y a partir de la próxima vamos a comenzar con la evaluación de daños”, dijo Pohl quien realizó un recorrido en lancha sobre la calle principal de la  comunidad en la que solo destacan los techos de las viviendas.
Durante el recorrido, técnicos del MARN tomaron muestras de agua para verificar la contaminación del agua, ya que el caudal de Río Grande es uno de los más contaminados en la zona oriental.
El agua inundó la parte baja de la zona afectando los pozos de agua, las fosas sépticas  y los inmuebles.
El Dr. Enrique Barraza, jefe de la Unidad de Humedales explicó que los posibles efectos ambientales asociados a la reciente inundación son el incremento de la sedimentación que puede causar azolvamiento, reducción de los niveles de oxígeno a corto y mediano plazo, la perdida de fauna del fondo de la laguna, como por ejemplo las almejas de agua dulce -únicas en Jocotal y Olomega- pérdida de fauna silvestre por ahogamiento y migraciones forzadas entre otros aspectos.
La lagua es uno de los cinco humedales con categoría Ramsar que existen en el país. El MARN tragaba en el Progama de recuperación de Humedales y a finales de este mes estaba programado el taller en el que daría a conocer el catálogo de zonas críticas en humedales Ramsar del El Salvador

San Miguel 20 de octubre de 2001. El desbordamiento del Río Grande de San Miguel corrió en dirección de la Laguna El Jocotal, ubicada en el municipio del Tránsito y elevó el nivel del agua de la misma provocando la inundación de unas 80 viviendas del sector bajo del cantón El Borbollón.
Esta mañana, la viceministra del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN), Lina Pohl, junto a técnicos del Ministerio de Obras Públicas (MOP), visitaron el lugar para evaluar las afectaciones en la infraestructura y  para ver qué se puede hacer para acelerar la disminución del nivel  del agua.
Guardas del lugar informaron que el desbordamiento del Río Grande penetró  a la laguna por el lado este y sureste el pasado sábado. A esas aguas se sumó el desbordamiento del Río El Brazo, que nace al sur de la carretera El Litoral.
El nivel del agua subió aproximadamente cinco metros, lo que alcanzó a cubrir hasta los techos de las casas. 352 adultos, 59 niños y 49 niñas buscaron refugio en la parte más alta del lugar. Por fortuna no se reportaron fallecidos.
Los seis guarda recursos del MARN y los dos técnicos  designados en el lugar ayudaron a evacuar a los damnificados. La oficina del Ministerio en la laguna sirve como centro de salud, donde médicos brindan asistencia a los pobladores.
“En esta semana nuestra prioridad es la emergencia y a partir de la próxima vamos a comenzar con la evaluación de daños”, dijo Pohl quien realizó un recorrido en lancha sobre la calle principal de la  comunidad en la que solo destacan los techos de las viviendas.
Durante el recorrido, técnicos del MARN tomaron muestras de agua para verificar la contaminación del agua, ya que el caudal de Río Grande es uno de los más contaminados en la zona oriental.
El agua inundó la parte baja de la zona afectando los pozos de agua, las fosas sépticas  y los inmuebles.
El Dr. Enrique Barraza, jefe de la Unidad de Humedales explicó que los posibles efectos ambientales asociados a la reciente inundación son el incremento de la sedimentación que puede causar azolvamiento, reducción de los niveles de oxígeno a corto y mediano plazo, la perdida de fauna del fondo de la laguna, como por ejemplo las almejas de agua dulce -únicas en Jocotal y Olomega- pérdida de fauna silvestre por ahogamiento y migraciones forzadas entre otros aspectos.
La lagua es uno de los cinco humedales con categoría Ramsar que existen en el país. El MARN tragaba en el Progama de recuperación de Humedales y a finales de este mes estaba programado el taller en el que daría a conocer el catálogo de zonas críticas en humedales Ramsar del El Salvador

Deja un comentario