• WhatsApp Image 2017-05-08 at 5.18.35 PM
  • LaMartinizing
  • van
  • whatsapp_image_20170131_at_4.46.59_pm

Nicolás Maduro sinónimo de Caos

Buena referencia hace aquel famoso adagio que dice “quién no conoce la historia está condenado a repetirla…” Antonio de Oliveira Salazar en Portugal, Joseph Stalin en la Unión Soviética, Hitler, Mussolini y la lista sigue de ex gobernantes que tuvieron una fascinación particular por las dictaduras.

Latinoamérica no ha sido la excepción en cuanto a políticos que han hecho de sus mandatos empresas personales, han manipulado a su antojo para beneficio propio y de sus congéneres. Fidel Castro en Cuba, Daniel Ortega en Nicaragua, Evo Morales en Bolivia, Hugo Chávez en Venezuela y su fatídico sucesor Nicolás Maduro, quien tiene en ruinas a la republica venezolana, siendo este el protagonista de mi artículo de hoy.

Maduro llegó al poder luego que falleciera Hugo Chávez y en posteriores elecciones tras una reñida Victoria asumió la presidencia en Abril del 2013. Aquí iniciaba un rumbo político para Venezuela que cambiaría aún más la democracia alterada previamente por Chávez. Un artículo de febrero de 2014 en The Economist afirmaba que el gobierno venezolano, a partir de esa fecha, se estaba quedando sin divisas para pagar compromisos contraídos, Muchas aerolíneas, incluidas Air Canada, Air Europa, American Airlines, Copa Airlines y otras más, suspendieron los vuelos internacionales que operan en Venezuela debido a que el gobierno había estado restringiendo el acceso al dólar de Estados Unidos.

Muchas agencias de calificación, al iniciar la presidencia de Maduro, rebajaron a “territorio basura” las calificaciones crediticias venezolanas. Estos ejemplos brindan una referencia de la debacle de Maduro, la incompetencia de un presidente y sus funcionarios de gobierno por no poder sacar a flote a un país vasto en riqueza petrolera, deja estupefacto a cualquiera.

Todo el apoyo económico que Hugo Chávez brindó a varios países alineados a su política, incluyendo a El Salvador, ahora le pasa factura al país sudamericano, todas las dádivas realizadas en el pasado, son la ruina económica del presente.

Pelearse continuamente con su principal socio comercial y el único que paga por el petróleo Venezolano como lo es EEUU, es de las absurdas acciones que realiza Maduro constantemente. Esto es muy común en los gobiernos alineados al Socialismo del siglo XXI, tildar de “entrometidos yanquis imperialistas ” a un gobierno que los ayuda económicamente.

Al desempeñarse en sus funciones gubernamentales, Nicolás Maduro se ha caracterizado más por ser un bufón que un presidente, ha sobresalido más por ser un payaso que un mandatario, con innumerables comentarios y frases para el olvido, nos ha dejado evidenciada su alta incapacidad para conducir los hilos de una nación.  Es muy triste como esta perniciosa ideología socialista que pregona el gobierno de Maduro, se fundamente en ofensas a la oposición, en burdos insultos a EEUU, en mítines donde se dan monólogos de Maduro que al escucharlos dan ganas de morirse…

Esta ideología se ha caracterizado por coartar la libertad de expresión, por reprimir violentamente manifestaciones de personas que disienten de las políticas gubernamentales, el gobierno de Maduro tiene presos políticos, que la OEA ha solicitado se pongan en libertad. Sin embargo, estos intentos han sido fallidos, estas dictaduras modernas se manejan políticamente a conveniencia, utilizan a los organismos supranacionales cuando les conviene y cuando les afecta, los acusan de injerencistas.

Estos días fuimos testigos de como  el Tribunal Supremo venezolano ha retirado los poderes a la Asamblea Nacional, controlada por la oposición. Realmente es un atropello a la democracia. Venezuela vive una de las crisis políticas más grandes de su historia, pero como ha sucedido siempre, a todo dictador  se le acaba la fiesta, Maduro se ha quedado ya hasta sin los músicos, que amenizaban su verbena política.

Luis Enrique Contreras Reyes

Analista Político

Comentar