Mujeres latinoamericanas enfrentan iniquidades en su acceso a activos, insumos y servicios agrícolas Recibidos X

Mujeres y agricultura:

Santiago de Chile, 7 de marzo de 2011 – Las mujeres latinoamericanas representan el 20 % de la fuerza laboral agrícola, pero enfrentan desigualdades en su acceso a activos, insumos y servicios agrícolas, los cuales son fundamentales para hacer crecer su producción de alimentos.

A nivel mundial, la participación de la mujer en la agricultura en los países en desarrollo es de un promedio de 43 %, señala la FAO en la edición 2011 del informe de la FAO “Estado de la Agricultura y la Alimentación: Mujeres y Agricultura: disminuyendo la brecha de género para el desarrollo”, lanzado hoy en el marco de las celebraciones del Día Internacional de la Mujer (8 de marzo).

De acuerdo a la FAO, la diferencia es el reflejo de unos niveles educativos femeninos relativamente altos en América Latina, la diversificación y el crecimiento económicos, así como unas normas culturales que favorecen que las mujeres emigren a las zonas urbanas para trabajar en el sector de servicios.

El informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) también destaca que las mujeres en todo el mundo enfrentan restricciones relacionadas con su género en términos del uso y acceso a los activos (como tierra, ganado y maquinaria), insumos (fertilizantes, pesticidas, y semillas mejoradas), y servicios (crédito agrícola y extensión), los cuales reducen su productividad y le generan un costo real a la sociedad.

Cierre de brecha de género clave para seguridad alimentaria

“Cerrar la brecha de género actual en la agricultura no se trata sólo de hacer justicia social; es un paso clave para aumentar la productividad, reducir la inseguridad alimentaria y promover el desarrollo sostenible en América Latina, tres factores claves para lidiar con el escenario global caracterizado por el alza de los precios de los alimentos”,  afirmó el Oficial a cargo de la Oficina Regional de la FAO para América Latina y el Caribe, Alan Bojanic.

A nivel mundial, el cierre de la brecha de género en la agricultura generaría beneficios considerables para el sector agrícola y la sociedad. Según la FAO, la producción agrícola total en los países en desarrollo podría aumentar a grosso modo en un 2,5 % a 4 %, lo que permitiría disminuir el número de personas que sufre hambre en el mundo entre 100 y 150 millones.

Las áreas prioritarias para la aplicación de políticas son: eliminar la discriminación de la mujer en el marco legal, en el acceso a los recursos agrícolas, la educación, los servicios de extensión y financieros así como los mercados de trabajo; invertir en tecnologías e infraestructura que permitan ahorrar el tiempo de trabajo y mejorar la productividad; y facilitar la participación de la mujer en mercados de trabajo rurales más flexibles, eficientes y justos.

Deja un comentario