MADURO: SUS APOYOS

MADURO: SUS APOYOS

No han caído el régimen chavista de Nicolás Maduro y su Gobierno, por el apoyo de China, Rusia, Irán y Turquía, teniendo repercusiones tan distantes, como en Zimbabue. Ejercen toda su influencia, para contrarrestar cualquier presión internacional contra el Gobierno de Maduro y éste, utiliza la fuerza y amenaza de 2,250,000 hombres armados que internamente, sostienen su régimen. Los intereses de estos países son diversos, teniendo todos algo en común: la necesidad de que el Gobierno de Maduro se sostenga, despreciando la voluntad de la ciudadanía venezolana y la vocación democrática republicana, de todo el continente americano.

China ha prestado al Gobierno Venezolano, cerca de sesenta y siete mil millones de dólares. En China, esta inversión, es muy poco transparente y, puede presumirse que Venezuela aún debe, cerca de veinte mil millones de dólares que, el desarrollo de China, pretende que les sean pagados con petróleo, el cual es vital para su economía: su interés es estrictamente económico.

Diecisiete mil millones de dólares ha dado Rusia a Venezuela y ésta, sólo ha pagado la mitad; es muy probable que se tire a pérdidas la diferencia, pues el interés ruso es doble: geopolítico y económico. Considera Rusia que, para mantener su influencia en su área cercana, es forzoso contener la influencia de Estados Unidos, llevando inestabilidad al área de influencia cercana de éste. La influencia de Estados Unidos en Crimea, necesita una retaliación que se logra hoy, mostrando interés en Venezuela; por lo que, la pérdida parcial de sus inversiones es aceptable, en razón de la consolidación de su influencia.

Irán apoyará cualquier disposición que sea contraria a Estados Unidos; que garantice un punto de expansión: una amenaza contra Estados Unidos. La sanción al programa nuclear de Irán y su radicalismo islámico, obliga a éste, a buscar en cualquier campo, una retaliación contra Estados Unidos.   

Turquía ve un espejo en Maduro: un régimen que utiliza la fuerza para sostenerse y, en la medida que la presión internacional sea ineficaz para derrocarlo, en esa medida se sentirá cómodo Erdogan, en el ejercicio de la fuerza, para mantenerse en el poder. Luego se asegura que las minas de oro, recientemVenezuela, lleguen exclusivamente a Turquía, para mantener su industria de joyería.

Zimbabue, otrora próspero, pero hoy sumido en el caos político y una crisis económica que ya no le permite realizar operaciones en su moneda, ve su espejo en el Gobierno venezolano y espera que éste, resista la presión internacional, para que así, cuando sea su turno, poder resistir igual.

La política económica de Donald Trump ha fortalecido la economía interna de los Estados Unidos, pero a costa de su influencia mundial, lograda luego de la Segunda Guerra Mundial. Si el Gobierno de Nicolás Maduro, no cae a final de año y Estados Unidos, no ejerce presión militar directa, dará señales de debilidad y, la presencia de China y Rusia en el continente americano, serán más fuertes y evidentes. En la medida que el tiempo pasa, se consolida la opinión internacional de la no intervención militar en Venezuela.

La impresión es que los intereses rusos y chinos en Latinoamérica, se están definiendo, quedando Centroamérica, bajo una futura influencia China, reservándose Nicaragua, para Rusia, como antiguo “feudo soviético” en el área.

La invitación de China a diputados salvadoreños, es un mensaje: “mantenemos nuestro interés en El Salvador”. China debe considerar que Bukele, es un elemento transitorio en la política salvadoreña, o que puede cambiar de “posición”, en la medida que sus intereses cambien así, pone a disposición del nuevo Gobierno, ciento treinta millones de dólares.

Por: Lic. Fernán Camilo Álvarez Consuegra

Deja un comentario