Ultima Hora
  • WhatsApp Image 2017-05-08 at 5.18.35 PM
  • LaMartinizing
  • van
  • whatsapp_image_20170131_at_4.46.59_pm

LUGARES MAS VULNERABLES PARA LA DELINCUENCIA EN SANTA ANA

Nuestro país está atravesando graves problemas de delincuencia, Santa Ana no está exenta, ya que los asaltos y asesinatos están a la orden del día.

La delincuencia se ha fortalecido día con día. Tanto colonias como rutas de autobuses se ven amenazadas por la presencia de pandilleros y ladrones.

En la Ciudad Morena hay ciertos puntos que los santanecos aseguran que son preferidos por los delincuentes para cometer sus crímenes. Uno de éstos es la parada de autobuses que se encuentra sobre el Boulevard Nicolás Salume y la carretera By Pass, la más próxima a la Universidad Católica de El Salvador.

“A mí ya me han asaltado 2 veces por estar esperando el bus” dijo un estudiante de derecho de la UNICAES.

El joven aseguró que no solo los estudiantes sufren este acoso, sino que cualquier transeúnte puede ser objeto de robo.

Así también, colonias como, Santa Ana Norte, Santa Lucía, Aldea Bolaños y los parques Colón y Anita Alvarado, son los más peligrosos debido a que en sus alrededores, se puede ver a jóvenes que se sospecha pertenecen a algún grupo delincuencial, según habitantes. “Por aquí, a veces se ve gente rara” comenta un habitante de uno de los sectores en mención.

Por otro lado, las rutas de buses no se salvan del acecho de la delincuencia, pues hay varias rutas que se han vuelto muy peligrosas. Una de ellas es la ruta 8, ya que reporta frecuentes asaltos y crímenes a mano armada según un trabajador de esa ruta.

“Para todos los que trabajamos en el transporte público está difícil, pero ni modo la necesidad, está primero” expresó un empleado del transporte público que prefirió permanecer en el anonimato. Así mismo, la ruta C, en algunos casos, ha sido interceptada por delincuentes, quienes han despojado de sus bienes a las personas que abordan dicha ruta.

Tanto los lugareños como los comerciantes de las zonas más afectadas esperan que la violencia y asaltos cesen y  puedan desarrollar sus actividades con normalidad y tranquilidad, tal y como lo hacían antes. ¨Yo extraño el pasado, porque antes no sufríamos tanto con esto de los ladrones. Ahora ya no se limitan a robar, lo peligroso es que también dañan la integridad física de las personas¨, afirmó una comerciante.

Comentar