• WhatsApp Image 2017-05-08 at 5.18.35 PM
  • LaMartinizing
  • van
  • whatsapp_image_20170131_at_4.46.59_pm

Las buenas acciones deben ser compartidas

Consternada por las necesidades en las que viven muchas familias salvadoreñas, de diferentes sectores del país, Claudia Ávalos apoyada por su pequeña familia, decide ser una fuente de ayuda para aquellos que a diario,  pasan por penurias  o situaciones de escases.

La visión nace 11 años atrás, “esta era de auxiliar a viudas y ancianos que no tenían ayuda alguna. Todo se da, porque yo crecí con muchas necesidades, hija de una madre soltera, que le tocó muy difícil para darme lo necesario, recuerdo cuando íbamos a vender frutas al mercado de San Salvador, cuando tenía como 9 años, yo salía a vender pan dulce y chorizos en el cantón donde vivía, para mí era una gran aventura hacerlo, me gustaba mucho” menciona Ávalos, al explicar cómo nace la idea de entregar alimentos u otros materiales.

La señora aún recuerda que la primera familia a quien ayudó, se trataba de una pareja de ancianitos, “él se llamaba Candito, le decíamos así de cariño, porque ya falleció, a la esposa de él aún se le ayuda, ella se llama Candelaria, y la primera vez se les entregó una bolsa con víveres, de las cuales aún se reparten hoy en día”, dijo.

Sin embargo, el proyecto continuó, abriendo la posibilidad de aportar a más personas, a la fecha, alrededor de 13 familias del occidente del país, reciben una bolsa de víveres, dentro de las cuales contienen alimentos y cosas básicas para la higiene.

Al compartir las experiencias de entrega o dar a conocer las necesidad por las que atraviesan las personas que visita Avalos, algunas personas que han visto la labor de altruismo que lleva a cabo, deciden poner su granito de arena y reunir la donación.

Las redes sociales se vuelven fundamentales al momento de solicitar apoyo para las familias de escasos recursos, ya que muchos tienen el deseo de hacerlo, pero desconocen los miles de casos que existen.

“Dios es tan bueno, apenas pienso algo, por ejemplo; voy a visitar “x” lugar y me proyecto a futuro, en lo que se llevará, quizás: comida, ropa, lo comparto en mi perfil de Facebook y a veces a las horas cae un mensaje de alguien que me ayudará” detalló.

En muchas ocasiones, quienes se informan de la colaboración que Claudia Ávalos hace a quienes en verdad lo necesitan, deciden abocarse a la donante, para poder recibir colaboración.

Muchos de los beneficiados, viven en zonas abandonadas, que son conocidas como “línea férrea” o lugares recónditos.

Avalos, ha tenido la idea de solicitar la ayuda al Gobierno central, no obstante, sabe del largo proceso que se debe seguir, para poder compartir su proyecto benéfico, aunque no descarta cumplir su objetivo. “La ayuda fuese más, yo sueño con hacer viviendas; hemos logrado hacer dos de láminas y no sabe que satisfacción más linda” aseveró.

Llegar a un hogar y ver el recibimiento que niños y en muchas ocasiones sus padres o familiares la motivan a continuar luchando y solicitando ayuda para  reunir productos de canasta básica y compartir con quienes más lo necesitan.

Acciones de este tipo deben compartirse o darse a conocer para que puedan ser más quienes ayuden a los que más lo necesitan.

Por: Victoria Cabrera

 

Comentar