LA VULNERABILIDAD DE NUESTRA TIERRA ANTE LOS ESTRAGOS DE LA NATURALEZA.

Tragico es el escenario que está viviendo El Salvador y otros países afectados por la tormenta 12E y que todavía no termina, ya que en algunas zonas sigue lloviendo, aunque con menos intensidad.  Esto al Viernes, todavía falta Sábado, Domingo y Lunes donde se pronostican lluvias.

El escenario es triste considerando que esto pasa año con año y así ha sido siempre y continuará siendo ya que el cambio climático como ha sido pronosticado por los expertos incrementará la fuerza de los inviernos y los veranos serán calientes, lo que pondrá en riesgo la seguridad alimentaria de los países, especialmente aquellos más vulnerables como El Salvador.

Sin embargo hablar de El Salvador es hablar de Centro América, ya que somos un área muy pequeña en extensión.

Guatemala a la fecha reporta unos 72 mil afectados por lluvias  y perdidas millonarias en los cultivos, especialmente de maíz, ajonjolí y plátano.

Honduras está por el momento en alerta amarilla, con ríos desbordados, cultivos inunddos etc.

La ayuda se vuelve insuficiente y los recursos que deberían utilizarse en proyectos de  prevención permanentes, ahora serán solamente servirán para paliar la angustia de grupos familiares, pero que después, de esos recursos solamente quedará el buen recuerdo de haber proveído albergue a esos grupos familiares.

La fuerza de la naturaleza es impresionante y nuestros países llamados “Emergentes” se están lavando.

Los gobiernos deberían impulsar programas y proyectos de prevención ante los desastres naturales de otra manera el próximo año estaremos nuevamente acongojados viendo como sufre nuestro pueblo.  Y eso no es todo  “Lo que viene después, puede ser más trágico”, Como mencionó el Secretario General de la ONU, el día de ayer Jueves 13 de Octubre en su mensaje como DIA DE LA PREVENCION DE LOS DESASTRES NATURALES,

La reducción de los riesgos de desastres debe pasar a ser, para todos nosotros, una preocupación y una causa permanentes.

Invirtamos hoy en un futuro más seguro.

Norma Estela Aguirre de Francia

Deja un comentario