• WhatsApp Image 2017-05-08 at 5.18.35 PM
  • WhatsApp Image 2017-05-12 at 4.32.46 PM
  • van
  • whatsapp_image_20170131_at_4.46.59_pm

Jugadores de la selecta playera tendrán nuevas viviendas

El 15 de mayo de 2017, se llevó acabo el evento en el cual se colocó la primera palada que simboliza el inicio de la construcción de nuevas casas para dos de los seleccionados de futbol playa.

La oportunidad de contar con nuevos hogares para Elmer Robles y Rubén Batres está cerca de hacerse realidad, debido al apoyo brindado por un grupo de empresas.

El grupo de empresas que participa en este sueño se conoce bajo el nombre de “Empresas Unidas por el sueño de dos Guerreros”, quienes a su vez se trasladaron hasta costera Puerto Parada donde colocaron la primera palada de arena y piedra que marca el inicio de la construcción de las viviendas.

El evento se realizó en el lugar donde pronto será el hogar del seleccionado Rubén Batres, en isla La Pirraya, junto con los representantes que contribuirán con el material y el personal humano de obras están: Vidrí, Lemus, ECON, Multiventanas, Mancía Consulting Group, Socios Salón y Spa, SEVISAL, Sport Barber Shop, Megablock, Alcaldía San Dionisio y donantes anónimos.

Además, Rubén Batres, delantero de la selección playera, se mostró agradecido con Dios, esto debido a que le están cumpliendo el sueño de tener una nueva casa. Por su parte Elmer Robles expreso “es un sueño cumplido, agradezco primeramente a Dios y a las empresas por este regalo que nos hacen y lo recibimos de corazón, Dios los bendecirá a ellos”.

También, Nelson Solís, gerente de Megablock, quienes empezaron con la idea de la construcción afirmó, “nos sentimos agradecidos que Elmer y Rubén hayan confiado en nosotros para este proyecto; es un día de mucho gozo para las empresas que colaboramos que hacemos un esfuerzo para que la felicidad de estos dos personajes públicos salvadoreños, puedan ver que el pueblo los apoya y les agradece el esfuerzo que realizan en el fútbol playa”.

Se espera que el proyecto concluya en tres meses y los jugares cuentes nuevamente con un hogar.

Por: José Murillo

 

Comentar