Jóvenes del Caserío Marginales El Progreso 1 y 2 tienen escuela nueva | Periódico EL Pais
  • WhatsApp Image 2017-05-08 at 5.18.35 PM
  • LaMartinizing
  • van
  • whatsapp_image_20170131_at_4.46.59_pm

Jóvenes del Caserío Marginales El Progreso 1 y 2 tienen escuela nueva

La Embajada del Japón y el programa FORTAS de Fusades inauguraron este 3 de mayo el
proyecto de Traslado de la Infraestructura del Centro Escolar del Caserío Marginales El
Progreso 1 y 2.

Los alumnos del CE Caserío Marginales El Progreso 1 y 2, ya no recibirán clases en instalaciones
provisionales. Gracias al apoyo del Programa de Asistencia Financiera No-Reembolsable para
Proyectos Comunitarios de Seguridad Humana (APCS), de la Embajada del Japón, y al programa de
FORTAS de Fusades, hoy cuentan con seis aulas, dirección, cocina y bodega.

Este centro de estudios, del municipio y departamento de Sonsonate, comenzó en una galera
construida por la comunidad en 1991. La iniciativa surgió con el objetivo de disminuir los
riesgos y costos económicos. “Para poder estudiar, los niños tenían que viajar hasta Sonsonate.
Algunos no tenían para el pasaje y varios habían sufrido accidentes porque tenían atravesarse la
carretera para ir a otras escuelas. Por eso decidimos construir el centro escolar”, explicó Roxana
Barillas, presidente de la Asociación Comunal para la Educación (ACE) del Caserío Marginales
El Progreso 1 y 2.

Pero la infraestructura con la que contaban estaba en mal estado y no era suficiente para cubrir
la demanda de la población estudiantil de la zona. Por eso, la directiva del centro escolar buscó
el apoyo del programa FORTAS/Fusades y de la cooperación japonesa.

La inversión total de la obra fue de US$142,963 de los cuales un 73% (US$104,257) fue aporte
del gobierno japonés. La municipalidad contribuyó con US$33,000 y la comunidad construyó
una bodega para los materiales y brindó la mano de obra no calificada. La realización de este
proyecto también contó con una contraparte del programa FORTAS/Fusades por US$14,296 en
asistencia técnica.

“Es bonito saber que todavía hay gente como los japoneses y el personal de Fusades que se
preocupa por ayudar a las comunidades y a los niños. Les agradecemos mucho, porque esta
nueva infraestructura le va a dar más tranquilidad a los padres, porque los niños corren menos
peligro hoy que no tienen que viajar hasta las escuelas del propio municipio”, agregó Barillas.

A través de este proyecto, Japón y FORTAS/Fusades contribuyen a que más de 400 alumnos
cuenten con un espacio digno para estudiar y no deban emigrar a escuelas lejanas para
continuar sus estudios. Al mismo tiempo, Japón se complace en fortalecer la amistad entre
ambas naciones.

Deja una respuesta