Irán y China: Una relación sólida y multifacética

El presidente de Irán, Mahmoud Ahmadinejad, visitará Beijing esta semana tras la invitación de su homólogo chino para asistir a la cumbre económica anual de la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS). [1] En los últimos años, China ha reemplazado a la Unión Europea como el principal socio comercial de Irán y un inversionista clave en la economía iraní. [2] A pesar del aumento de presión por parte de Occidente, que ha resultado en los recortes en las compras de petróleo de China, la importación de petróleo crudo siguen siendo un factor esencial en la relación económica entre ambos países. Las acciones de China, como uno de los principales compradores mundiales de petróleo iraní, podrían determinar el éxito de las sanciones occidentales dirigidas a reducir los ingresos de petróleo para que Irán detenga su programa de armas nucleares. Además, Pekín continua apoyando la posición de Irán en el contexto de los esfuerzos diplomáticos de la comunidad internacional para resolver la disputa nuclear con Teherán. [3] Las relaciones económicas El comercio entre ambas naciones en los primeros 10 meses del 2011 creció a más de $39 mil millones, de los cuales $6 mil millones no estan relacionados con la venta de petróleo, según la Cámara de Comercio Irán-China. [4] China continua siendo uno de los principales compradores de crudo iraní, a pesar de la disminución reciente en la importación de Bejín tras los esfuerzos estadounidenses para persuadir a los compradores de Asia a cumplir con las sanciones de Washington contra Irán. [5] Las tres principales petroleras y compañías de gas de China  – CNPC, CNOOC y Sinopec – realizan negocios con Irán. [6] Una potencial grieta en las relaciones comerciales se expuso a principios del verano de 2012, cuando los medios estatales de ambos países publicaron informes de la cancelación de Teherán de un contrato con un valor de $ 2 mil millones para una presa china que sería construida en una de las provincias occidentales de Irán. [9] Más tarde, la firma china negó la historia y dijo que “no había recibido ninguna notificación por escrito de los propietarios para cancelar el proyecto de la presa Bakhtiary”[10] La resistencia de China a las sanciones: “el facilitador clave de Irán” A raíz de  las sanciones por parte de los Estados Unidos y la Unión Europea en contra de los sectores energéticos y financieros de Irán en diciembre de 2011 y enero de 2012, varios países importadores de petróleo iraní solicitaron y recibieron exenciones de los EE.UU. Esto les permite reducir progresivamente la importación del crudo iraní, más allá del final de la fecha límite de junio, sin ser impedidos de tratar con las empresas estadounidenses. China, al menos públicamente, no ha solicitado dicha exención. [11] El experto David Albright, del Instituto de Ciencia y Seguridad Internacional (ICSI) hace hincapié en que si “China no implementa y hacer cumplir sus controles sobre el comercio o su legislación de sanciones adecuadamente”, China se convertirá en el “facilitador clave de Irán, suministrando gran parte del equipo que Teherán necesita para mantener su esfuerzo nuclear en funcionamiento frente a las sanciones internacionales”, como señaló el New York Times [12]. Los analistas vieron el texto diluido de las sanciones de las Naciones Unidas en junio de 2010 debido a la negativa china de imponer medidas más duras contra la República Islámica. [13] Del mismo modo, la AP informó el año pasado que China y Rusia estaban presionando para evitar sanciones adicionales después de la publicación del informe del OIEA en noviembre de 2011, [14] que los expertos describieron como una “acusación irrefutable” de la existencia del programa nuclear iraní. [15] La cooperación militar y nuclear Existen fuertes lazos de cooperación militar y venta de armas entre Pekín y Teherán, ya que China ha prestado asistencia a Irán en el desarrollo de su programa de misiles y su programa nuclear. Los observadores señalan que China se hizo la vista gorda durante la adquisición iraní de tecnología sensible y material destinado a su controvertido programa nuclear. [16] China ha vendido a Irán misiles balísticos de corto alcance y combustible sólido, así como la tecnología para misiles crucero. [17] De acuerdo con documentos clasificados filtrados, EE.UU. trató el tema con el viceministro de Relaciones Exteriores, Yafei He, en el verano de 2008, pero Pekín no se refirió directamente a la denuncia. [18] Patricia McNerney del Bureau de Seguridad Internacional y No Proliferación de los EE.UU., expresó la preocupación de su gobierno en 2011: “Algunas entidades estatales chinas y las empresas privadas continúan exportando o transbordando los elementos clave y/o la tecnología de doble uso necesaria para desarrollar armas de destrucción masiva o sus medios de lanzamiento, así como armas convencionales a Irán”. [19] Relaciones diplomáticas Irán y China retratan su relación actual como una relación arraigada en el hecho de que ambos países han estado en contacto entre sí a través de la Ruta de la Seda durante miles de años. [20] En vísperas del 40 aniversario de las relaciones diplomáticas entre China e Irán en 2011, Guoqiang He, un alto funcionario chino dijo que los dos países deben aprovechar la oportunidad para avanzar en la confianza política y expandir su cooperación. [21] Un ejemplo de esto es la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS), donde Irán tiene estatus de observador. La OCS fue fundada por China, Rusia y otros cuatro países de Eurasia, y busca incrementar las relaciones financieras, culturales, políticas y diplomáticas entre los países miembros y los Estados observadores. [22] Los analistas concluyen que “hay algunos indicadores que apuntan a la intención de China de tomar la OCS de una trayectoria de organización de seguridad de una alianza militar en el futuro”. [23] Fuente:  Realite EU

Deja un comentario