• WhatsApp Image 2017-05-08 at 5.18.35 PM
  • LaMartinizing
  • van
  • whatsapp_image_20170131_at_4.46.59_pm

IMPOSIBILIDAD DE LA REFORMA CONSTITUCIONAL A LA ALTERNABILIDAD EN EL GOBIERNO

IMPOSIBILIDAD DE LA REFORMA CONSTITUCIONAL A LA ALTERNABILIDAD EN EL GOBIERNO

Por Mario Duarte.

   El artículo 248 de nuestra Carta Magna, establece el procedimiento para reformar la norma suprema en comento y a la vez CLARA, PRECISA E INEQUÍVOCAMENTE afirma que NO PODRÁN REFORMARSE EN NINGÚN CASO LOS ARTÍCULOS DE LA CONSTITUCIÓN QUE SE REFIEREN A LA FORMA Y SISTEMA DE GOBIERNO, AL TERRITORIO DE LA REPÚBLICA Y A LA ALTERNABILIDAD EN EL EJERCICIO DE LA PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA

   Partiendo del axioma antes expresado, es necesario aclarar que ni aún ganando la mayoría en la Asamblea Legislativa el oficialismo, sería procedente plantear una reforma a la alternabilidad en el ejercicio de la presidencia de la república. Y lo anterior es así, no sólo por la prohibición terminante e inmutable que establece la disposición arriba citada, sino que también obedece a razones históricas, políticas y democráticas que veremos a continuación.

    Hace ya dos siglos aproximadamente, el constitucionalista estadounidense, James Madison en The Federalist N° 10, creó el principio constitucional de la distinción, mediante el cual se protegía el sistema democrático de su nación al evitar que mayorías de facciosos y ciegos seguidores de políticos corruptos, por el mero hecho de ser mayoría en el congreso intentarán reformar los fundamentales valores y principios democráticos de la Constitución y así imponer su demagogia y tiranía. Dicho principio fue adoptado por otras constituciones occidentales, incluyendo la nuestra, al prohibir que se reformen el sistema democrático representativo que impera en nuestra república. 

     La democracia tiene muchos principios que la fundamentan y la integran, entre ellos el principio de alternabilidad en el gobierno, por lo tanto, el reformar o peor aún derogar dicho principio, es jurídica y civilizadamente IMPOSIBLE, ya que estaría destruyendo el sistema democrático al permitir la concentración del poder en una sola persona o institución y el ejercicio vitalicio en el gobierno o la PRESIDENCIA. La única forma en que las reformas constitucionales que pretende implementar el oficialismo se materializaran, sería imponerlas por la VIOLENCIA bestial propia de los traidores a la república que se instauran como DICTADORES..

Deja una respuesta