Honduras: ¿a un paso de ser “narcoestado”?

Honduras: ¿a un paso de ser “narcoestado”?

La Conferencia Episcopal dijo haber constatado que las instituciones y los políticos fueron infiltrados por los carteles del narcotráfico.

Las redes del narcotráfico siguen sumiendo Honduras en una profunda crisis que pone en peligro su desarrollo, debido a que sus “tentáculos” penetraron las instituciones del Estado y a la clase política, según afirman diferentes sectores de la sociedad.

Recientemente, la Conferencia Episcopal de Honduras emitió un fuerte pronunciamiento en el que critica esa situación y cuestiona a los políticos que por ambición se han vinculado a redes criminales, olvidándose de la ética y de velar por el bien común.

“Con profundo dolor constatamos cómo la lacra del narcotráfico (…) ha permeado las instituciones de nuestro país”, establece el documento que fue leído por el portavoz de la conferencia, el sacerdote Juan Ángel López. En el documento se cuestiona a la clase política, acusándola de tener un pacto con los narcos, que cobran centenares de vidas inocentes y continúan “sembrando” el terror en esa pequeña nación situada en el centro de Centroamérica.

En comunicación con DW, el padre López sostuvo que es una realidad que una buena parte de la clase política está coludida con el narcotráfico, el crimen organizado y la corrupción.

Un informe emitido por el Consejo Nacional Anticorrupción (CNA), un organismo de la sociedad civil independiente del Gobierno hondureño expresó la misma postura que la Iglesia. Según la CNA, gracias a  la colaboración de políticos e instituciones de Estado el 80 por ciento de la droga proveniente de Sudamérica pasa por Honduras antes de llegar a Estados Unidos.

Soborno a funcionarios 

Los señalamientos de la Iglesia se realizan en un momento en que el Gobierno del presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, se vio duramente golpeado por la condena de su hermano, Juan Antonio “Tony” Hernándezen la Corte del Distrito Sur de Nueva York, por delitos de narcotráfico.

Honduras Tegucigalpa 2017 | Juan Antonio Hernandez, Bruder von Präsident Hernandez (picture-alliance/AP Photo/F. Antonio)Juan Antonio Hernández, hermano del mandatario hondureño

El fiscal al cargo del caso, Emil Bove, declaró que el gobernante también recibió dinero de los traficantespara sus campañas políticas y calificó a Honduras como un “narcoestado”, lo cual fuerechazado por el presidente Hernández.

Las investigaciones de la Administración para el Control de Drogas de EE. UU. (DEA, por sus siglas en inglés), señalan que entre 2004 y 2016 varios carteles de narcotráfico en Honduras trabajaron juntos con el apoyo de ciertas personas públicas y privadas prominentes. De acuerdo con estas informaciones, entre ellos se incluyeron a políticos hondureños y funcionarios encargados de hacer cumplir la ley, que recibieron varias toneladas de cocaína enviadas a Honduras desde, entre otros lugares, Colombia, a través de rutas aéreas y marítimas.

La droga era transportada hacia el oeste en Honduras en la frontera con Guatemala y eventualmente llevada hacia los Estados Unidos. Para protegerse de la interferencia oficial y para facilitar el paso seguro a través de Honduras, los narcotraficantes pagaron sobornos a funcionarios públicos, incluidos ciertos miembros del Congreso Nacional de Honduras, según la investigación de la DEA.

Primera jornada del proceso judicial contra Juan Antonio Hernández

La familia presidencial a la fecha sostiene que “Tony” Hernández es inocente y que las acusaciones en su contra vienen de traficantes de drogas, a los que el mandatario Hernández afectó quitándoles bienes y enviándolos extraditados a EE. UU. En sus informes, el Gobierno asegura que el tráfico de drogas en Honduras se ha reducido considerablemente en los últimos seis años, al grado que sólo el 2 por ciento de la droga que se fabrica en América del Sur pasa por territorio hondureño.

“Las instituciones son cómplices del narcotráfico”

Al respecto, el capitán Santos Rodríguez Orellana, un exmilitar de la unidad de inteligencia de las Fuerzas Armadas de Honduras (FF. AA.), separado por ser el primero que mencionó a “Tony” Hernández en actividades del narcotráfico, dijo a la DW que los “narcos” en Honduras siguen trabajando en total impunidad.

“Las instituciones son cómplices del narcotráfico; en las Fuerzas Armadas hay oficiales vinculados y hasta la fecha no hay una investigación. La droga continúa y va a continuar pasando por nuestro país; el gobierno se ha dedicado a mentir, porque las cúpulas de poder manejan esas actividades ilícitas”, enfatizó.

Fuente DW

Deja un comentario