Gobierno presenta ante comunidad internacional balance de daños por $840 millones | Periódico EL Pais
  • WhatsApp Image 2017-05-08 at 5.18.35 PM
  • LaMartinizing
  • van
  • whatsapp_image_20170131_at_4.46.59_pm

Gobierno presenta ante comunidad internacional balance de daños por $840 millones

El Gobierno de El Salvador presentó hoy, ante representantes de países y organismos internacionales, el balance de pérdidas y daños por las pasadas lluvias por un monto de $840 millones, un esfuerzo de las autoridades que busca atraer cooperación para hacerle frente a la etapa de rehabilitación y reconstrucción

Al inicio del acto, el Presidente de la República, Mauricio Funes, pidió a los representantes diplomáticos y de los organismos multilaterales que hagan llegar la “más sincera gratitud por la solidaridad que nos han expresado en esta nueva coyuntura dramática que atraviesa mi pueblo”.
 
“Quiero que informen que el pueblo y gobierno de El Salvador no olvidará nunca la mano fraterna que nos están dando”, expresó el jefe de Estado.

El Presidente Funes, al citar el informe finalizado el pasado fin de semana por el gobierno y la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), elevó a $840 millones la cifra de daños y pérdidas, lo que asciende a unos cuatro puntos del Producto Bruto Interno (PIB).

Una estimación preliminar del gobierno calculaba en unos 650 millones de dólares el monto de las afectaciones producidas por las lluvias, equivalente a unos 3 puntos de PIB.

El  balance contempla 260.5 millones de dólares en daños sufridos en infraestructura; 207,8 millones de dólares en sectores sociales, que contemplan daños en viviendas, centros educativos y de salud; 300 millones de dólares en sectores productivos; y más de 70 millones de dólares en daños medio ambientales.

“Es un informe que sigue siendo preliminar porque aún hay miles de personas que siguen en los albergues; aún hay miles de familias recién regresadas a sus casas que están evaluando las pérdidas”, afirmó el  mandatario salvadoreño.

Destacó que el impacto del desastre también se mide “en la pérdida del crecimiento económico que estaba previsto en un 2,1% para este año y que solo será del 1,4%, o sea, una caída de un tercio de lo esperado”.

Añadió que “el mayor impacto lo sufrimos en el sector agropecuario en el que habíamos puesto una enorme esperanza y, de hecho, estaba reaccionando muy positivamente”.

“Por primera vez en décadas el campo salvadoreño hubiera tenido una cosecha récord que habría cubierto la demanda local de maiz blanco y frijol. Pero más allá de las pérdidas materiales –ustedes bien lo comprenden- deberemos reconstruir el estado de ánimo de centenares de miles de hogares, la mayoría de ellos pequeños productores rurales a los que debemos apoyar de todas formas para que vuelvan a recuperar su vida normal”, dijo el presidente a la Comunidad Internacional.

Recordó que estas lluvias “acumularon casi el doble de agua que la que nos dejó el Huracán Mitch,  que en sólo 10 días cayeron más de 1.500 milímetros, cuando  se ha tenido un promedio de 1.800 milímetros al año”.

“Eso explica la magnitud inédita de daños y pérdidas provocadas por este sistema de baja presión que tan poca repercusión tuvo en el mundo”, señaló el mandatario.

Enfatizó que “al no ser un huracán o una tormenta con nombre propio, la prensa internacional no se ocupó de estas lluvias que, sin embargo, han afectado a unas 300 mil personas, provocaron casi 60 mil evacuaciones y anegaron el 10% del territorio nacional”, expresó el Presidente Funes.

El mandatario también destacó que la “labor coordinada y eficaz del Sistema de Protección Civil, en esta ocasión, ha sido un factor fundamental para que la pérdida de vidas humanas haya sido visiblemente menor que en otros fenómenos anteriores”.

En ese sentido, destacó que “La decisión –luego de la experiencia de la tormenta IDA (noviembre de 2009)- de fortalecer la labor de protección civil, de invertir en las estaciones de monitoreo de Medio Ambiente, de crear una reserva de fondos para emergencias de esta naturaleza, ha sido vital para que la tragedia en materia de pérdidas de vidas no haya sido tan grande”.

San Salvador, 31 de octubre de 2011.

Deja una respuesta