• WhatsApp Image 2017-05-08 at 5.18.35 PM
  • LaMartinizing
  • van
  • whatsapp_image_20170131_at_4.46.59_pm

FUSADES PRESENTA INFORME DE COYUNTURA ECONOMICO DEL SEGUNDO TRIMESTRE DEL 2010

 

La  demanda  internacional  continúa  recuperándose,  aunque  de manera más lenta. La economía de Estados Unidos sigue creciendo pero más  despacio:  3.7%  y  2.4%  en  el primer  y  segundo  trimestre, respectivamente, esperándose que crezca 3.3%  en 2010.El  desempleo hispano  está  reduciéndose  ligeramente,  aunque aún es elevado (12.1%) y continuará así el resto del año. Existen  riesgos  para  las  perspectivas  económicas mundiales:  coyuntura  europea  y  tendencia  al  alza  en  la cotización internacional del petróleo.

La mejora en el entorno mundial sigue teniendo efectos positivos en el sector externo nacional, salvo por el  incremento en el precio del crudo. Los ingresos por remesas familiares presentan un modesto incremento  de  2.5%  a  julio  de  2010,  y  contrasta  con  la pronunciada reducción de 10.8% del año anterior. A fines de marzo, la inversión extranjera directa mostró un saldo acumulado de US$6,117 millones, levemente mayor que el nivel que había al cierre de 2009.Hubo  un  incremento  de  13.6%  en  las  exportaciones durante el período enero-junio de 2010; mientras que éstas decrecieron  16.5%  en el mismo período del  año pasado.

Asimismo,  se observa una  recuperación particularmente de las exportaciones no tradicionales. Las  importaciones  totales  han  aumentado  también  en 18.3%,  desempeño  opuesto  al  registrado  en  2009.  Las compras de bienes  intermedios  son  las que  crecen más aceleradamente,  y  no  se  debe  sólo  al  petróleo  y  sus derivados. Los bienes de capital reportan todavía una leve reducción acumulada de 2.6%.

La economía salvadoreña ha entrado en una fase de recuperación, la cual es aún débil.  El  análisis de  28  indicadores mensuales  relevantes de  la actividad económica en El Salvador muestra a 27 de ellos con una tendencia positiva: han aumentado su nivel por lo menos durante tres meses después de tocar fondo, y en promedio,  todas estas variables han crecido durante 6.4 meses. Lo anterior permite afirmar que la economía salvadoreña ya  salió  de  la  recesión  y  ha  entrado  en  la  fase  de recuperación.

Para  fortalecer  la  recuperación  económica  se  necesita  aumentar la confianza y una mayor  seguridad,  lo cual contribuiría a mejorar significativamente el clima de  inversión. Con base en  las encuestas de Fusades a las empresas y consumidores, se encontró que:

La confianza de los consumidores continuó con tendencia a la baja, llegando a niveles menores a las de hace un año; mientras que la confianza de los empresarios se mantiene baja, aunque a un nivel mayor que un año atrás. La percepción de los empresarios sobre el clima de inversión se mantiene desfavorable desde hace más de dos años y el indicador de inversión continúa siendo negativo.

La delincuencia e inseguridad es el factor que más afectó negativamente el clima de inversión en el segundo trimestre en 2010, y se mantiene en esta posición por tres trimestres consecutivos. Y  la  incertidumbre económica y política se mantiene como el  segundo  factor que más  influye en  la percepción desfavorable del clima de inversión.

Las restricciones fiscales son fuertes y el endeudamiento es creciente, de manera que la capacidad gubernamental para realizar estímulos a la economía es limitada.

El  endeudamiento  público  se  encuentra  en  su  posición  más alta desde 1993, alcanzando un 53% del PIB en 2009, o US$11,173.5 millones. Este  nivel  de  deuda  es  elevado  para  un  país  como  El  Salvador,  e  implicó  un  pago  de  intereses  de  US$531 millones para el Sector Público no  Financiero  (SPNF),  lo cual es superior, por ejemplo, a la ejecución del Ministerio de Salud que fue de US$422 millones.

A junio de 2010 se está logrando la meta de déficit fiscal establecida en el Acuerdo Stand By que el gobierno firmó con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El déficit fiscal al primer semestre pasó de US$472 millones en 2009 a US$301 millones en 2010. Esto ha sido posible por  un  incremento  en  los  ingresos  totales  del  SPNF en US$185.3 millones  y  un  incremento  de  sólo US$14.4 millones en el gasto público. Los ingresos tributarios netos crecieron US$141.3 millones, favorecido,  en  parte,  por  el  incremento  del  precio  del petróleo  y  por menores  devoluciones.  Las  donaciones subieron  US$43.8  millones,  en  buena  medida  por  la ejecución del proyecto Fomilenio.

El gasto corriente aumenta y el gasto de capital disminuye.  El gasto corriente, el cual  incluye subsidios como el gas y la electricidad, aumentó US$30.8 millones, mientras que el gasto de capital ha bajado en US$10.2 millones. Se estima que el subsidio al gas licuado se incrementó en US$35.7 millones, pero  los gastos  en  educación,  salud  y obras públicas bajaron US$27.2 millones, US$9.2 millones y US$20.5 millones, respectivamente.

El  sistema  bancario  continúa  solvente  y  con  amplia  liquidez  para apoyar una reactivación ordenada.

La solvencia medida por el coeficiente patrimonial alcanzó  17.2% en junio, superior al 12% requerido por Ley. La liquidez se amplió, estimada por el coeficiente de liquidez  neta alcanzó 42.9%, siendo mayor al parámetro 17%.La  mora  continuó  subiendo  a  4.1%,  concentrada  principalmente  en  los  sectores  consumo,  vivienda  y comercio. El  crédito  bancario  continuó  contraído  4.5%  al  primer  semestre.

En  suma,  la  economía  salvadoreña  ha  entrado  en  una  fase  de recuperación,  la  cual  es  aún  débil  y para  fortalecerla  es  necesario aumentar la confianza y mejorar la seguridad.

Comentar