FMI PRESENTA INFORME “PERSPECTIVAS ECONÓMICAS PARA LAS AMÉRICAS” EN EL BCR | Periódico EL Pais
  • WhatsApp Image 2017-05-08 at 5.18.35 PM
  • LaMartinizing
  • van
  • whatsapp_image_20170131_at_4.46.59_pm

FMI PRESENTA INFORME “PERSPECTIVAS ECONÓMICAS PARA LAS AMÉRICAS” EN EL BCR

Este día, funcionarios del Fondo Monetario Internacional –FMI, presentaron el informe “Perspectivas Económicas para Las Américas”, haciendo un resumen del comportamiento económico reciente y de las perspectivas de los países del continente americano, informaron voceros del Banco Central de Reserva de El Salvador.

La presentación estuvo a cargo de los señores Fernando L. Delgado, Representante Regional para Centroamérica, Panamá y la República Dominicana y Mario Garza, Subdirector de la División de Centroamérica y Jefe de la Misión para El Salvador, ambos del Fondo Monetario Internacional.

El Informe indica que la economía mundial continúa expandiéndose de forma desigual, pues las economías emergentes crecen a un ritmo más rápido que las avanzadas, por lo que enfrentan desafíos y riesgos diferentes. En América Latina la recuperación ha sido mucho más rápida y en algunos países ahora la tarea consiste en evitar el sobrecalentamiento. Por el contrario, en los Estados Unidos, el producto está muy por debajo de su nivel potencial.

El FMI prevé que continuará la recuperación mundial, con los mercados emergentes a la cabeza y en un entorno de precios altos de las materias primas y de favorables condiciones de financiamiento externo. Existe incertidumbre con respecto al suministro de petróleo, acentuando el alza de precios. Este factor desaceleraría el crecimiento mundial y haría descender los precios de otras materias primas, entre ellas las que exporta América Latina.

Se advierte que las economías que mantienen vínculos más estrechos con Estados Unidos y otras economías avanzadas mejorarán sus condiciones, solo gradualmente. Es el caso de los países dependientes del turismo y las remesas, que están vinculados a los mercados laborales y de vivienda en las economías avanzadas, que permanecen débiles.

Muchos países, entre ellos, algunos de América Central, deben enfocar la política fiscal en reconstruir los espacios de política que se utilizaron durante la crisis mundial. En otros, especialmente en el Caribe, donde la deuda pública es muy alta, la política fiscal tendrá que consolidarse para garantizar la estabilidad macroeconómica y sentar las bases para un crecimiento más dinámico.

En la región centroamericana, la recuperación cobró impulso en 2010, gracias a un repunte de la demanda interna en un entorno de políticas macroeconómicas expansivas. Las exportaciones y las remesas han aumentado, aunque éstas últimas aún se sitúan en niveles inferiores a los observados antes de la crisis, debido a las magras condiciones de empleo en Estados Unidos.

El crecimiento ha sido especialmente vigoroso en Panamá y República Dominicana, que se benefician de la dinámica inversión extranjera directa y de la demanda privada. En cambio, en El Salvador, el crecimiento ha sido más flojo debido a su estrecha vinculación con la economía estadounidense. Se proyecta que el producto centroamericano crecerá alrededor de 4% en promedio en 2011, pero la tendencia al alza de los precios de energía son un riesgo a la baja para el crecimiento, dado que la región depende de las importaciones de petróleo.

El Informe recomienda a los países de América Central restablecer los márgenes de maniobra para la aplicación de políticas contracíclicas en el futuro; en particular, mediante la desaceleración del ritmo de crecimiento del gasto público, que en muchos países se mantiene por encima del crecimiento potencial del producto. Sugiere también la adopción de medidas para proteger a los pobres frente al alza precios de los alimentos y energía; pero esas medidas deberían estar encuadradas dentro de la asignación presupuestaria total establecida. En estos países, para estimular el crecimiento a mediano plazo se deberían priorizar aquellas políticas de oferta que mejoren el clima de negocios y fomenten la competitividad y no políticas del lado de la demanda.

Los altos precios de las materias primas plantean un desafío para la política monetaria. La inflación general ha repuntado desde octubre de 2010, dadas las altas ponderaciones de alimentos y combustibles en las canastas de los índices de precios al consumidor. Hasta el momento, la inflación subyacente ha estado contenida, pero debe vigilarse el riesgo de una aceleración. Asimismo, en los países con una flexibilidad cambiaria limitada, la carga recae sobre la política fiscal y deberían además establecerse políticas salariales prudentes, señala el Informe.

Deja una respuesta