• WhatsApp Image 2017-05-08 at 5.18.35 PM
  • LaMartinizing
  • van
  • whatsapp_image_20170131_at_4.46.59_pm

FAS…TIDIO!

Fotografía : Club Deportivo FAS
Comparte Esta Noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Print this page
Print

Lo mismo de siempre, una y otra vez; la historia vuelve a repetirse una y otra vez, y otra, y otra, y así ha venido siendo, juego tras juego, torneo tras torneo, año tras año; hasta sumar ya más de mil días, SÍ…MÁS DE MIL DÍAS, que FAS no gana un clásico frente al Águila, su rival más acérrimo, su enemigo más enconado, con el que, desde 1959 ha protagonizado el duelo más comentado, desde entonces y hasta hoy, casi 6 décadas después.

 Y aunque este partido ha venido devaluándose con el tiempo y ya no es ni la sombra de épocas pasadas, continúa mereciendo el calificativo de “clásico”, por su trascendencia, su aureola de ser “diferente”, “distinto”, algo así como “especial”, a pesar de que de clase a veces no tenga nada, ni de alto o buen nivel, ni técnico ni de calidad, tampoco como espectáculo; pues en la mayoría de ocasiones se vuelve aburrido, tedioso, sin emoción, lo que lo convierte, a estas alturas, en un choque más del mediocre fútbol que se practica en este país, deporte mal llamado “profesional”, en el que a los jugadores (empleados) de los dizque “clubes”, no se les paga y cuando se les cancela su salario se hace “por abonos”, de a poco, faltándoles el respeto y maltratando la poca dignidad de los futbolistas, de los técnicos y otros dependientes de una plantilla que trabaja tanto dentro como fuera de las canchas.

 Pero ocupándonos del cuadro que representa a Santa Ana, nunca antes se había rebajado, arrastrado y ensuciado tanto el nombre, la imagen, el prestigio y el historial de los “asociados” como ha venido sucediendo en los últimos años y esto es vergonzoso, lamentable, triste, para la institución, lo mismo que para la afición y hasta para el pueblo santaneco, sectores que se ven negativamente influenciados por las pésimas actuaciones de un equipo manchado por señalamientos y acusaciones de amaños, venta de partidos (incluyendo finales) causándole pena, decepción, frustración a todos aquellos que se identifican con la divisa azulgrana.

 Solo eso sería factor, motivo para sentir vergüenza  y desazón a causa de tales sombras de duda, sospecha y desconfianza. Más, si esto fuera poco, FAS lleva ya 9 años de no darle a su ciudad, la satisfacción y alegría de otro título, luego del alcanzado en 2009, ante este rival que lo ha limitado a puros empates y derrotas en los torneos nacionales desde el año 2015.

 

Lo peor es la humillación, la burla, el escarnio sufridos por los “fastanecos”; simpatizantes, adeptos, seguidores, que son los que vibran por el equipo, lo apoyan y lo quisieran ver en otra condición, como el elenco grande, gallardo, jerárquico que FAS ha sido y al que los santanecos hemos estado acostumbrados… “El Tanquecito de bolsillo” campeón de los 50’s, el cuadro argentinizado de los 70’s, aun en los 80’s se consiguieron 2 coronas, la de 1981 con “pura cipotada” (Munguía, Moreira, Leiva, Lucero, Aldo, Soto.) que le ponían más coraje, bravura, actitud, carácter a la defensa de la camisa y los colores, cuando habían bastantes santanecos en las filas y los veteranos eran de estirpe, talento, calidad (Bou, Nicky, Cabrera, Manolo) un plantel que llenó de orgullo a los santanecos, pues no se esperaba mucho de ellos y a fuerza de pundonor, entrega, dedicación; le dieron al historial de los “Tigrillos” otra copa de las 17 que ostenta. Lástima que esos tiempos han quedado muy atrás, muy lejos, y hoy se añoran, se recuerdan con nostalgia, y más al ver al FAS de hoy, sin garra ni colmillo, sin contundencia, sin prestancia; perdiendo juegos sosos aquí mismo en el Quiteño, con un jueguito insulso, improductivo, de pasecitos cortos de lado a lado, sin avanzar, sin llegar, sin definir.

En los años 90’s se obtuvieron los galardones que acrecentaron el palmarés brillante, impresionante del “equipón” que hacía lucir y sentir ufanos a los fanáticos fasistas de aquí, de allá, de cualquier lugar donde hubiera alguien identificado con la franquicia de la localidad santaneca.

 En los años 2000 ya no se diga… 5 títulos en menos de 5 años, rematados con el de 2009 que convirtieron al “Fasito”, querido, mimado, consentido; en el más laureado, el máximo ganador de coronas, de preseas, de trofeos; acreditaciones y atestados suficientes como para situarlo, ubicarlo y consolidarlo en el tope, en el podio más alto en la historia del fútbol salvadoreño.

 Lo anterior no es del agrado de varios “periodistas” deportivos del país, gremio tendencioso, parcializado, desinformadores de la objetividad, la realidad y la verdad de nuestro fútbol, algunos de ellos serviles, lisonjeros y limosneros, distorsionadores que tergiversan todo aquello que no les conviene a sus intereses, a sus patrocinadores económicos y financieros; elementos de radio, prensa impresa y TV que son más parte del grave problema que aqueja al deporte, principalmente al fútbol, mismo que urge, necesita y demanda una pronta intervención; pero lamentablemente los medios y los comerciantes, mercaderes y negociantes enquistados en las comunicaciones especializadas en materia deportiva solo piensan en el dinero, prebendas, privilegios, dádivas, mentas y favores.

 ¿Por qué enfocamos este dañino mal que padece nuestro fútbol?

Es a raíz de que buena parte de este sector no es muy afecto a C.D. FAS y su grandeza, por el contrario, denigran, demeritan, ven con malos ojos que seamos los mejores. Por eso y por otras tantas razones, nos duele, nos cala que este FAS dirigido por “Pitufos” no le haga honor a la rica, brillante, envidiable trayectoria de algo muy nuestro, patrimonio de Santa Ana, que no merece ser tenido a menos por nadie. Lástima que gente incapaz lo administre, inaceptable e inadmisible que un cuerpo técnico no apto ni eficiente esté a cargo de una nómina que bajo la conducción de otros, funcionaría mejor y estaría más acorde a lo que este equipo representa y significa.

De verdad, da tristeza ver caer a FAS en forma tan lastimera, deplorable, desilusionante. La institución le queda muy grande a muchos, a algunos tan grande que no les cabe en la boca y por eso, sería preferible que callaran.

 Ojalá y pronto, la suerte, el curso, el destino, cambien para los “Futbolistas Asociados Santanecos”; por el bien de un legado y una herencia que son dignos de lo que realmente les corresponde, del verdadero lugar que le pertenece, del sitial de honor, distinción y respeto que merece; todo lo cual le asiste por derecho propio, pero que cierta gente no le da ni quiere reconocerle y, por lo tanto; somos, o seamos “NOSOTROS LOS SANTANECOS” quienes debamos valorar lo nuestro, dignificarlo y hacerlo permanecer en la posición cimera, preponderante y relevante donde tiene que estar.

Por: Victor Alvarez

 

 

 

 

 

Comentar