FAO presenta casos ejemplares de manejo forestal sostenible en América Latina y el Caribe

Año Internacional de los Bosques:
FAO presenta casos ejemplares de manejo forestal sostenible en América Latina y el Caribe
Para implementar casos exitosos se requieren organizaciones sociales fuertes, diversificación productiva, investigación y apoyo del Estado.
 
Santiago de Chile, 1 de febrero de 2011 – Organizaciones de base comunitaria fuertes y debidamente organizadas son claves para implementar con éxito el manejo forestal sostenible, señaló hoy la FAO en una nueva publicación.
 
El libro Casos Ejemplares de Manejo Forestal Sostenible en América Latina y el Caribe recoge 35 experiencias de manejo forestal de diversa índole en 14 países de la región, rescatando sus aspectos positivos y sintetizando lecciones para llevar a cabo un manejo ejemplar del recurso forestal.
 
“El manejo forestal sostenible va mucho más allá de la problemática de la deforestación y reforestación. Tiene que ver con las sociedades y las personas, y la necesidad de que ellas mismas puedan mantener y aumentar los servicios, beneficios económicos y la salud de los bosques para su propio desarrollo y mejor calidad de vida”, señaló el Representación Regional Adjunto de la FAO para América Latina y el Caribe, Alan Bojanic.
 
La difusión del libro se inserta en el marco del lanzamiento del Año Internacional de los Bosques, que se realizará mañana miércoles 2 de febrero en Nueva York, durante la 9ª Sesión del Foro de Naciones Unidas sobre Bosques.
 
Casos ejemplares: comunidades indígenas, empresas y asociaciones productivas
La investigación de la FAO señala que no hay una sola formula de manejo forestal sostenible, sino una diversidad de formas de organización que están teniendo buenos resultados. A continuación destacamos algunos ejemplos manejados por organizaciones indígenas, comunidades y empresas privadas.
 
– Ejido San Diego de Tezains, Durango, México: con escaso apoyo externo, la mayor fortaleza de este caso es su madurez organizativa, basada en un esquema de desarrollo compatible con la idiosincrasia de la población indígena que lo maneja. Ha permitido reducir la pobreza valorando la diversidad cultural y diversificando el uso del bosque.
 
– Empresa privada Klabin S.A., Paraná, Brasil: lidera la producción, reciclaje y exportación de papel en Brasil. Implementa un uso múltiple del bosque con manejo de plantas medicinales y productos forestales no madereros. Busca minimizar los efectos del monocultivo mediante mosaicos con bosque nativo.
 
– Asociación Forestal Integral de San Andrés, Petén, Guatemala: esta concesión forestal entregada a comunidades organizadas destaca por la participación activa de sus miembros en la planificación, aprovechamiento y comercialización de sus productos y servicios. Ha contribuido al desarrollo local y se ha transformado en una barrera ante la expansión de la frontera agrícola y ganadera.
 
– Asociación de protección de los bosques secos, Lambayeque, Perú: a pesar de sus difíciles condiciones de vida, esta asociación colectiva de pobladores/productores locales ha alcanzado un alto grado de organización y eficiencia en la toma de decisiones, con mecanismos comunales de generación de ingresos, reinversión y un plan de manejo de 20 años para contribuir a la sostenibilidad de los bosques secos.
 
Principales lecciones aprendidas
– Organización de base es clave: donde no existe una organización fuerte, ni hay líderes comprometidos en el desarrollo de sus propias comunidades, es casi imposible implementar programas exitosos con equidad en la distribución de los beneficios.
 
– Papel integrador de las organizaciones de segundo piso: puede ser determinante contar con una organización de segundo piso que aglutine a otras organizaciones de base comunitaria, y que sirva de mecanismo para catalizar intereses y necesidades.
 
– Activa participación en las decisiones: el involucramiento de las comunidades se logra cuando ellas reciben un beneficio palpable del manejo forestal.
 
– Contribución del apoyo externo en el proceso: El apoyo técnico y/o financiero externo es especialmente importante en el proceso de implementación del manejo forestal. Debe darse en el momento oportuno y de forma coordinada.
 
– Papel del Estado y sus instituciones: se requiere de un apoyo decidido y sostenido del Estado para el desarrollo de capacidades, además de un ámbito institucional y legal favorable para que los productores respondan a los incentivos económicos.
 
– Innovación tecnológica e investigación: se puede fortalecer el manejo diversificando los usos del recurso forestal a través de la innovación tecnológica, lo que permite agregar valor a los productos y servicios del  bosque.
 
– Incentivos e inversiones: las concesiones forestales, aun cuando puedan tener un fin de carácter empresarial, pueden lograr un sano equilibrio entre los componentes social, laboral y ambiental hacia la sostenibilidad.
 
Los casos estudiados resultaron de un proceso de selección de cuatro etapas: en la primera, un grupo interdisciplinario de especialistas definió los criterios e indicadores para evaluar y seleccionar los casos; en la segunda se abrió una amplia convocatoria a nominaciones en los países de la región, las cuales fueron posteriormente sistematizados y se seleccionaron los más destacados. Finalmente, los casos elegidos fueron validados y documentados en terreno.

Deja un comentario