• WhatsApp Image 2017-05-08 at 5.18.35 PM
  • LaMartinizing
  • van
  • whatsapp_image_20170131_at_4.46.59_pm

Familias productoras de café, multiplicadoras de la innovación

Familias productoras de café, multiplicadoras de la innovación

10/08/2020

Más de 40 familias productoras de café del oriente de El Salvador están replicando las buenas prácticas adquiridas en los procesos de desarrollo de capacidades para el Sistema de Innovación Agrícola Salvadoreño, que se realizan con el apoyo de la FA, la Agencia Italiana de Cooperación para el Desarrollo (AICS) y otras instancias aliadas, entre ellas la municipalidad de San Simón (Morazán), instituciones académicas, CONAMYPE y la División de Asociaciones Agropecuarias del Ministerio de Agricultura y Ganadería.

Como resultado de este proceso, que ha incluido giras de intercambio y talleres técnicos, las productoras y productores han comenzado a darle un valor agregado muy importante a su cultivo, mediante la aplicación de nuevas técnicas como el uso de camas africanas para el secado del grano, gracias a las cuales su café conserva todas las cualidades organolépticas de una buena cosecha.

“No nos hemos quedado con los brazos cruzados ante la situación que estamos viviendo. Todos nos hemos visto afectados por la pandemia. Pero hemos aprovechado estas circunstancias para prepararnos con tiempo a la temporada de cosecha, construyendo nosotros mismos nuestras propias camas africanas y, sobre todo, enseñándole a las otras familias productoras cómo pueden hacerlo utilizando los materiales que ya tenemos aquí en nuestras parcelas”, comentó Luis Alonso Guevara (don Loncho, como es conocido en la comunidad), productor de café de la Cooperativa ABAD (San Simón, Morazán) y Facilitador Nacional de Innovación.

Así como don Loncho, Marvin Velásquez es otro productor de café que le apuesta a la innovación. Originario de Ciudad Barrios, San Miguel, de la recién conformada Cooperativa Cerro Pelón, Marvin ha logrado mejorar significativamente la calidad de su café gracias a estas prácticas, llegando a mercados más exigentes pero con mejores precios de venta.

“Luego de estos procesos formativos, hemos comprendido mejor la relevancia de realizar un adecuado secado de los granos, ya que define en gran medida la calidad del grano y por ende de la taza; ahora sabemos cómo conservar las diferentes nota y cualidades de un buen café y el método de las camas africanas nos ha sido muy útil para este propósito. Esto ha sido una innovación para nosotros, ya que antes no lo hacíamos así”, expresó el líder de Cerro Pelón.

Al igual que la Cooperativa ABAD, los miembros de la Cooperativa Cerro Pelón están multiplicando los conocimientos adquiridos con las demás familias productoras de la zona, asumiendo su rol como Facilitadores de Innovación en sus comunidades y como promotores de acciones que potencien la agricultura en su localidad.

Actualmente, la red de Faciltadores Nacionales de Innovación, formados por la FAO y AICS, está conformada por 50 personas, entre productoras y productores de café, plátano, tomate y frijol; así como representantes de instituciones públicas, académicas, municipalidades, organismos no gubernamentales y la banca. Todos con la misión de contribuir al desarrollo de sus territorios y de ser multiplicadores de la innovación.

Sobre el uso de camas africanas

  • Son estructuras fáciles de elaborar con materiales de la finca como reglas pachas, soportes y otros materiales como malla llamada “sarán”, alambre y tela de gallinero, las que pueden tener dimensiones de 2.50 mt de largo por 1,25 de ancho.
  • Su elaboración es de bajo costo, se pueden colocar en espacios abiertos sin terracería y sin la contaminación de los animales domésticos.
  • Se evita el sobrecalentamiento del grano, como puede suceder con la técnica de los patios de secado.
  • Permiten una buena circulación de aire por debajo. Ya que los cafés naturales se arrebatan con el calor.
  • El café es colocado en una capa de unos 10 a 15 centímetros, de esta manera el café se va secando de forma gradual y uniforme hasta tener unos 12 a 13 grados de humedad, con lo que está listo para ser almacenado y luego procesado.
  • Los pequeños productores podrán manejar sus cosechas, de una forma más adecuada, con un alto valor agregado, por lo tanto, podrán ofrecer su producto a un mercado preferencial o trabajarlo para el mercado de consumo local, pero con un mejor precio.

Deja una respuesta