• WhatsApp Image 2017-05-08 at 5.18.35 PM
  • LaMartinizing
  • van
  • whatsapp_image_20170131_at_4.46.59_pm

FAMILIAS PRODUCTORAS CUENTAN SU TRANSFORMACIÓN A 10 AÑOS DE ACOMPAÑAMIENTO TÉCNICO AGROPECUARIO

Con un acompañamiento técnico de varios años en la transferencia de tecnologías agropecuarias a las familias en el campo, la agencia de extensión del Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal “Enrique Álvarez Córdova” (CENTA) en Candelaria de la Frontera, Santa Ana, continúa fortaleciendo las capacidades de los productores locales y brindando herramientas para destacar en la productividad y comercialización.

El Ing. Ronald Martínez, coordinador de agencia de extensión del CENTA en Candelaria de la Frontera, explicó que desde hace 10 años se ha venido ejecutando una serie de proyectos a nivel territorial en cuatro municipios: San Antonio El Pajonal, El Porvenir, Candelaria de La Frontera y Santiago de La Frontera, donde paulatinamente se ha visto el progreso de las familias y la mejora en sus condiciones de vida.

“Se ha trabajado con proyectos en áreas de riego, nos han dado capital semilla, incentivos para poder establecer parcelas de hortalizas y hacer la transición de granos básicos a hortalizas, luego metimos los frutales con un buen manzanaje de papaya, piña y plátano, para beneficio de 100 familias con el proyecto de frutas”, expresó Martínez

Así mismo, el CENTA empezó a introducir variedades de semillas mejoradas de frijol, implementación de parcelas demostrativas que fueron de gran impacto para los productores porque ahí pudieron ver color, tamaño, muchas características de preferencia que les persuadió a adoptarlas.

De igual forma las familias productoras atendidas por la agencia de extensión, están viviendo la transición de una agricultura convencional a un enfoque agroecológico con el fin de conservar los recursos locales, ya que de estos elaboran sus productos orgánicos para el manejo integrado de los cultivos y contribuyen a la recuperación de la microbiología del suelo.

David Antonio Godínez, productor de cantón La Parada, caserío Santa Gertrudis, en Candelaria de la Frontera, comentó, “el CENTA nos ha apoyado desde hace unos 12 años que nos empezó a dar unos palos de papaya, en ese tiempo nosotros regábamos por gravedad y hacíamos desperdicios de agua, pero después con la coordinación de proyectos nos dieron sistemas de riego por goteo, casa malla y ahora somos productores de hortalizas que las vendemos a mercados formales”.

En apoyo de las familias productoras también se ejecutó el Plan de Agricultura Familiar (PAF) donde se benefició alrededor de 900 familias en el municipio de Candelaria de la Frontera, y en los últimos 5 años la agencia ha sido co-ejecutora de proyectos con enfoque de desarrollo rural, con adaptación al cambio climático donde ha participado la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), atendiendo 3 microcuencas a nivel de municipio y beneficiando a 600 familias con incentivos y recursos.

Otro productor que reconoce la labor del CENTA y su asistencia técnica es César Oswaldo Aquino, de Casas de Tejas en el caserío Los Lotes, Candelaria de la Frontera, expresó que “gracias al CENTA pude tener este reservorio para recopilar agua y regar mis cultivos, también tengo tilapia para aprovechar el agua; desde hace tres años empecé a sembrar hortalizas a cielo abierto, pero con el apoyo y la asistencia técnica del CENTA,  ahora cultivo en ambiente protegido y de dos años para acá ha cambiado mi vida y estoy progresando”.

Muchos productores atendidos por el CENTA, solo cultivaban granos básicos y con la asistencia técnica de muchos años, ahora han diversificado sus cultivos, cosechan hortalizas perennemente y comercializan a mercados formales, tal es el caso de José Vidal Rivas, productor de caserío San Rafael, en Candelaria de la Frontera, quien se siente satisfecho de haber dado el paso de no solo cultivar granos básicos como lo hacían sus padres 35 años atrás.

“Si vamos a 10 años atrás no pensaba que estaría cultivando bajo techo, con sistema de riego y vendiendo a mercados formales, pero gracias a la asistencia técnica y con las ganancias de las producciones hemos podido superarnos y estar cultivando de esta forma, porque hoy estoy elaborando los productos orgánicos y cultivando pepino en ambiente protegido, pero agroecológico”, externó con satisfacción su experiencia.

Con la transferencia de tecnologías y el acompañamiento técnico agropecuario, podemos asegurar que las familias productoras han logrado un mejor bienestar social en la comunidad, hay mejor calidad de vida y una comercialización a mercados formales, impactando en una estabilidad comercial productiva.

Por: CENTA

 

Comentar