• WhatsApp Image 2017-05-08 at 5.18.35 PM
  • LaMartinizing
  • van
  • whatsapp_image_20170131_at_4.46.59_pm

Evaluación de la tecnología accesible para la salud en Taiwan: un modelo para los países de ingresos medios

Taiwan alcanzó la meta de suministrar una cobertura generalizada en la atención de salud al iniciar el programa del Seguro Nacional de Salud (NHI, siglas en inglés) en 1995. Cubriendo 99,9 por ciento de la población, incluyendo a los encarcelados, el NHI ofrece acceso a la atención médica que incluye desde los medicamentos y procedimientos occidentales hasta la medicina china tradicional. La iniciativa estuvo a la vanguardia en sus tiempos, tanto que la Asamblea Mundial de la Salud (AMS) –el ente encargado de toma de decisión de la Organización Mundial de la Salud– aprobó la resolución WHA58.33 en 2005, que insta a los Estados a desarrollar sistemas de financiación de la salud como parte de los esfuerzos para proveer cobertura generalizada de salud.

Entre otras cosas, la resolución WHA58.33 insta a los sistemas de atención generalizada de la salud a ofrecer igual acceso a los recursos de salud. Los tratamientos deben ser accesibles a todos, y eso coloca presión sobre los sistemas de atención de salud para controlar los costos. Taiwan comenzó en 2007 a realizar evaluaciones sobre la tecnología de salud (HTA, siglas en inglés) para determinar la idoneidad de los nuevos medicamentos dentro del contexto financiero del sistema del NHI. Las HTA fueron expandidas a los aparatos médicos en 2011 y a los servicios de salud este año. Las evaluaciones son usadas para apoyar las decisiones de reembolso de la Administración del NHI (NHIA, siglas en inglés).

El proceso del desarrollo de las HTA en Taiwan puede ser dividido en una etapa preliminar y dos etapas de ejecución. Durante la etapa preliminar de 1995 a 2007, el Comité de Beneficio de Medicamentos (DBC, siglas en inglés) evaluó si los nuevos medicamentos eran aptos para el reembolso bajo el sistema del NHI, pero no se llevaron a cabo HTA formales. En la primera etapa de ejecución, de 2007 a 2012, el DBC evaluó expedientes de los fabricantes de medicinas e informes de los grupos de trabajo de las HTA que operaban bajo el Centro para Evaluación de Medicamentos.

Este análisis, que incluye también el estudio de las HTA en Australia, Canadá y el Reino Unido, rindió frutos durante la segunda etapa de ejecución. Esta se inició en 2013, cuando el Ministerio de Salud y Bienestar creó el Instituto Nacional de Evaluación de la Tecnología de Salud (NIHTA, siglas en inglés), una organización médica independiente sin fines de lucro que realiza las HTA libre de la influencia de las agencias gubernamentales y los fabricantes. El avance más reciente en la segunda etapa fue el establecimiento del Esquema de Beneficio y Reembolso Farmacéutico (PBRS, siglas en inglés), un comité de evaluación conjunta integrado por 29 miembros, que incluyen funcionarios gubernamentales, profesionales del área de salud, fabricantes y miembros del público en general. El PBRS reemplaza al DBC como el árbitro definitivo de la idoneidad de un nuevo medicamento dentro del sistema del NHI.

El NIHTA tiene cuatro características. Primero, el instituto da prioridad a la calidad, eficiencia y satisfacción del usuario. Desde la fundación del instituto, ese enfoque ha ganado el reconocimiento de los fabricantes, proveedores de servicio médico, la NHIA y el público.

Segundo, el NIHTA mantiene su enfoque en la calidad, a la vez que realiza las HTA a un costo relativamente bajo. Por ejemplo, el instituto es capaz de cumplir su misión con un presupuesto anual equivalente a apenas el 20 por ciento y 4 por ciento de los fondos anuales de sus homólogos en Canadá y el Reino Unido, respectivamente.

Tercero, la independencia de la influencia por parte del Gobierno y los fabricantes asegura que el NIHTA presente informes imparciales al NHIA. En otras palabras, la decisión del instituto acerca de la idoneidad del tratamiento para el reembolso bajo el programa del NHI está basada solamente en la evidencia empírica.

Cuarto, la extensiva cooperación entre el NIHTA y la NHIA ha resultado en una confianza mutua. Aunque el NIHTA no hace recomendaciones directas a la NHIA, los informes del NIHTA se han convertido en materiales de referencia vitales para las decisiones del PBRS sobre la idoneidad del tratamiento para el sistema del NHI.

De 2007 a 2013, los grupos de trabajo de las HTA y del NIHTA han ayudado a la NHIA en la evaluación de 204 nuevas medicinas, 38 medicamentos avanzados y ocho aparatos médicos, al mismo tiempo que han proporcionado 108 consultas para los fabricantes.

Las HTA evalúan típicamente los tratamientos basados en la efectividad comparada, eficiencia del costo e impacto presupuestario. En cuanto a las categorías recién añadidas de aparatos y servicios médicos, dos estudios pilotos están evaluando en este momento la cirugía asistida por robot y los tratamientos por rayos láser para la hiperplasia prostática benigna.

Además de la presente cooperación entre la NHIA, el NIHTA ha comenzado recientemente a trabajar con los Centros para el Control de Enfermedades y la Administración para la Promoción de la Salud, los cuales operan bajo el Ministerio de Salud y Bienestar; así como con la Fundación de Servicios de Sangre de Taiwan, a fin de llevar a cabo evaluaciones sobre política.

El NIHTA participa activamente en los organismos mundiales y regionales con el fin de promover el desarrollo institucional e intercambiar experiencias. Por ejemplo, el instituto es uno de los miembros fundadores de HTAsiaLink, una red creada en 2011 para apoyar la colaboración entre las agencias de HTA en Asia. Hoy en día, el NIHTA es también miembro de la Sociedad Internacional de Farmacoeconomía e Investigación de Resultados (ISPOR, siglas en inglés), y de Health Technology Assessment International. La institución jugó un papel clave en la realización de la Conferencia ISPOR de Asia y el Pacífico de 2012 en Taipei, y la venidera conferencia anual HTAsiaLink 2015 en Taiwan.

            La experiencia de las HTA en Taiwan ha demostrado que se pueden lograr sobresalientes resultados con un presupuesto anual que es significativamente más bajo que aquéllos de muchos países occidentales. Para los países con ingresos medios que buscan desarrollar un esquema de HTA, el NIHTA de Taiwan sirve como un buen modelo.

 

 

 

 

 

 

 

Comentar