• WhatsApp Image 2017-05-08 at 5.18.35 PM
  • LaMartinizing
  • van
  • whatsapp_image_20170131_at_4.46.59_pm

ESTADOS UNIDOS: COLABORACION INTERNACIONAL EN MATERIA DE CAMBIO CLIMATICO

 Por Daniel Gorelick Redactor

A finales de noviembre de 2010, representantes de casi 200 países se reunirán en Cancún (México) para intentar alcanzar un acuerdo internacional de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero que causan el cambio climático. En una charla electrónica con America.gov, Jeff Miotke, coordinador para cambio climático del enviado especial de Estados Unidos para cambio climático, habló sobre los esfuerzos de Estados Unidos para alcanzar un acuerdo internacional sobre cambio climático. Con posterioridad al programa, America.gov habló con Benjamin Zaitchik, profesor adjunto de Ciencias Terrestres y Planetarias en la Universidad de Johns Hopkins, quien, en su anterior cargo en el Departamento de Estado, participó en las negociaciones de 2009 en Copenhague.

Zaitchik responde a algunas de las preguntas que no se pudieron contestar en la charla electrónica y ofrece su perspectiva sobre las perspectivas de la colaboración internacional. Pregunta:

 ¿Qué países tienen que hacer los mayores cambios para proteger el medio ambiente: los países ricos o los países en desarrollo?

Respuesta: ?Todo el mundo tiene que hacer grandes cambios?, dijo Zaitchik a America.gov. ?Si medimos el cambio en relación con la infraestructura existente y las tendencias de consumo, los cambios deben ser probablemente más grandes para un país desarrollado como Estados Unidos que para una economía emergente?. Los países ricos tienen que reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero y otros contaminantes, pero los países en desarrollo pueden reducir la velocidad a la que emiten gases de efecto invernadero mientras sus emisiones globales siguen creciendo.

Para el año 2020, Estados Unidos se ha comprometido a reducir sus emisiones en un 17 por ciento en comparación con los niveles de 2005, según dijo Miotke en su charla electrónica, mientras que China trata de reducir la cantidad de emisiones de dióxido de carbono por unidad de producto interno bruto en un 40 a 45 por ciento. En esos contextos, las emisiones totales de Estados Unidos se reducirían y las emisiones totales de China aumentarían, pero en el corto plazo, esto es ?perfectamente posible y es justo permitir que los países en desarrollo que afrontan un evidente desafío de desarrollo sigan aumentando sus emisiones?, dijo Miotke. La reducción de las emisiones es difícil. En Estados Unidos, ?hay una enorme flota de infraestructura de energía y transporte que actualmente no es compatible con nuestros objetivos relativos al cambio climático?, dijo Zaitchik. Los países en desarrollo puede ser que sostengan que necesitan aumentar su tasa de emisiones para alcanzar sus objetivos de desarrollo. ?El reto es colaborar para que los países en desarrollo hagan la transición a economías de bajas emisiones de carbono de manera coherente con el desarrollo y con nuestros objetivos comunes relativos a la protección del clima?, dijo Zaitchik. ?En cierto sentido, este desafío puede parecer abrumador, pero existe también una oportunidad enorme. Las economías en surgimiento no están ligadas a infraestructuras viejas de la misma manera en que lo están Estados Unidos y otros países, por lo que a menudo es posible conseguir un ahorro notable en las emisiones a un costo relativamente bajo?.

P: ¿Cree usted que los países que dan el mayor apoyo monetario debe tener la mayor influencia en cómo se gasta el dinero?

R: ?Es importante que tanto los países destinatarios como los países donantes desempeñen un papel en dirigir los fondos?, dijo Zaitchik. Las medidas de mitigación variarán según el país, y los países destinatarios deben tomar la iniciativa a la hora de determinar la mejor manera de invertir las donaciones. ?Este tipo de enfoque impulsado por los países es simplemente la manera más eficaz de lograr programas sostenibles de energía limpia y de adaptación al cambio climático?. Si bien el enfoque impulsado por los países puede ser eficaz, plantea cuestiones con respecto a la fiscalización y la credibilidad. No es ni políticamente viable ni práctico ?entregar un cheque en blanco a los países destinatarios para cualquier cosa que consideren relevantes en cuanto al clima?, dijo Zaitchik. Los gobiernos donantes y sus ciudadanos quieren asegurarse de que su dinero se gaste con eficacia y responsabilidad, mientras que a algunos países destinatarios ?les molesta la idea de la fiscalización externa?. En los organismos internacionales que financian programas de adaptación y mitigación climática, los países ricos a menudo quieren la representación se asigne en proporción a la cantidad de dinero donado, mientras que los países en desarrollo prefieren que los países destinatarios tengan la mayor representación. ?Creo que lo esencial es que los donantes tengan representación suficiente para garantizar que el organismo no tome decisiones que perjudiquen el apoyo interno en los países donantes de fondos para el clima?, dijo Zaitchik.

P: En las conversaciones sobre cambio climático celebradas en Tianjin (China) en octubre, muchos negociadores se refirieron a llegar a un consenso sobre un ?plan equilibrado? en Cancún. Para Estados Unidos, ¿cuáles son los elementos clave de un plan equilibrado de estrategias de reducción del cambio climático?

 R: ?No cabe duda de que los países que tienen interés en alcanzar un acuerdo sobre el clima coinciden en la necesidad de lograr algún tipo de equilibrio en el resultado?, dijo Zaitchik. ?Pero la decisión en cuanto a lo que entraña ese equilibrio es un problema grave y que a menudo divide a los países. Los países desarrollados deben dirigir con el ejemplo –reduciendo sus emisiones– y ayudando a los países en desarrollo en su transición a economías de bajas emisiones de carbono. La clave es que los acuerdos deben ser creíbles, dijo Zaitchik.

Según éste, la credibilidad significa que existe un mecanismo que proporciona cierta confianza de que los países están teniendo éxito en sus actividades de reducción de las emisiones. En un acuerdo equilibrado, los países acordaran las normas para la supervisión, informes y verificación de las reducciones de emisiones. ?Encontrar el camino hacia el consenso en lo que atañe a los detalles plantea un reto importante?.

 Daniel Gorelick es científico y redactor de textos científicos. Recibió su doctorado en Química Biológica de la Universidad de Johns Hopkins.

Comentar